Cómo actuar ante las convulsiones en perros

Definimos las convulsiones en perros como la contracción involuntaria, violenta y patológica de uno o varios músculos y/o de otras partes del cuerpo. Para los dueños de los perros puede ser traumático cuando lo sufre nuestro amigo peludo pero, para ellos lo es todavía más, pues se sentirán asustados al no poder controlar su propio cuerpo.

Lo más habitual es equiparar convulsiones con epilepsia lo que no es del todo correcto ya que cuando hay convulsiones no siempre se deben a la epilepsia. En un futuro artículo hablaremos extensamente sobre los ataques epilépticos en perros.

Las convulsiones en perros se presentan con crispación de grupos musculares, pérdida del control de esfínteres, mareo, náuseas… En muchas ocasiones tras el ataque, o periodo post-crítico, podremos ver al animal desorientado.

Convulsiones en perros

Causas de las convulsiones en perros

Las causas que pueden desencadenar una crisis son variadas: desde niveles bajos de glucosa (hipoglucemia), enfermedades hepáticas, falta de riego sanguíneo en el cerebro hasta niveles bajos de calcio (hipocalcemia).

Si hablamos de edades, en los perros de menos de 8 años la epilepsia es la razón más probable y en los cachorritos, la hipoglucemia los hace convulsionar fácilmente.

Qué hacer cuando un perro tiene convulsiones

Como auxiliares veterinarios, debemos saber que cuando se produzca un ataque convulsivo en un perro nuestra actuación deberá ser tranquila y controlada. Aislaremos al perro de manera que no pueda herirse con nada de su alrededor y colocaremos las manos sobre su pecho a fin de evitar que con los movimientos pueda desplazarse por la habitación. También podemos envolverlo suavemente en una toalla para que a la vez que le amortigüe contra posibles golpes, le evite una hipotermia post-crítica.

Durante todo este tiempo trataremos de controlar el tiempo de duración de la crisis pues, será un dato significativo para el diagnóstico, ya que lo más habitual es que no duren más de 2 minutos.

En ocasiones, es recomendable alejar al perro de las luces fuertes o los sonidos estridentes porque estos fuertes estímulos cerebrales pueden empeorar la crisis, y a veces, hasta desencadenarla.

Tratamiento veterinario ante convulsiones en perros

Si las convulsiones se presentan en el centro veterinario, la terapia de elección del veterinario normalmente consiste en la administración intravenosa de benzodiacepinas (diazepam) que permitirá la relajación muscular.

Una vez que el veterinario encuentre la causa que produce estos ataques tan frustrantes para los propietarios se deberán seguir sus indicaciones al pie de la letra: puede ser medicación diaria con horario inflexible, dieta alta en proteínas y azúcares para evitar las hipoglucemias o terapia de comportamiento en casos de intolerancia a estímulos sonoros.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…