5 consejos para perros ancianos
golden-retriever-viejo-CIMFormacion|perro-viejo-CIMFormacion|perro-nadando-CIMFormacion

5 consejos para perros ancianos

En la actualidad los perros tienen una esperanza de vida mayor y además alcanzan la vejez  en óptimas condiciones sanitarias debido a la mejora constante de la profesión veterinaria.

Las dietas para perros mayores, medicamentos específicos para ancianos y sobre todo, nuestro mayor conocimiento y compresión hacen que los perros puedan vivir más años y con más calidad. De todas maneras siempre está bien recordar algunos consejos, y hoy os presentamos nuestros cinco favoritos para que su vejez sea lo más larga y saludable posible.

1. Dieta específica

Al envejecer un perro también lo hacen sus órganos, haciéndolo más vulnerable a enfermedades y sobre todo a problemas articulares. También empiezan a aparecer los problemas de salud comunes a ciertas razas.

Las antiguas carreras, saltos y sobrecarga de ejercicio pueden conducir a artrosis. Una de las mejores maneras de velar por la salud de un perro anciano es aportarle una dieta especialmente seleccionada para él y su estilo de vida, con proteínas de alta calidad o suplementos beneficiosos como las glucosaminas, excelentes para las articulaciones.

Hay alimentación específica para apoyar a perros con osteoartritis, enfermedad renal, obesidad, deterioro cognitivo, letargia y muchos otros problemas de salud comunes en ancianos.

2. Examen veterinario

Por regla general, los perros más grandes entran en la vejez antes que las razas más pequeñas, pero el tamaño no lo es todo y cada perro es diferente. El veterinario es el mejor juez para dictaminar cómo envejece un perro en concreto.

Los perros viejos deberían ser examinados dos veces al año a fin de registrar los cambios en su estado de forma y su salud en general. Sin embargo el propietario es el mejor indicador del estado de salud, ya que conoce a su perro más que nadie y puede detectar cualquier cambio, cualquier signo de que su perro está envejeciendo: se cansa, cojea, gana peso, sordea, aparecen opacidades en los ojos…

La comunicación entre el propietario y el veterinario será esencial para detectar precozmente cualquier problema de salud. En los exámenes de perros ancianos se suelen valorar la función hepática, la renal, el páncreas y el estado hormonal.

También son necesarios análisis de sangre para controlar los recuentos de glóbulos blancos y rojos, junto con una radiografía de tórax para asegurar que el corazón tenga su tamaño normal y que los pulmones están libres de masas.

3. Ejercicio

perro-nadando-CIMFormacionEl ejercicio es fundamental en cualquier etapa de la vida: ¡incluso en la vejez! Ahora bien, debemos tener presente que un perro anciano no debe estar sometido a un sobrejercicio, caminar y nadar sería lo ideal.

El movimiento suave y continuado reducirá la rigidez articular y el dolor y a su vez ayudará a controlar el peso. Si no se mueve engorda, y si engorda se cansa y no se mueve. Para salir de este bucle lo mejor es iniciar un plan diario de ejercicio moderado y suave, que además de ayudarle a él nos beneficiará a nosotros.

En perros con movilidad limitada puede ser interesante la realización de masajes a fin de activar la circulación sanguínea y de movilizaciones articulares para mejorar la movilidad de las extremidades y prevenir artrosis.

4. Juegos

Ejercitar de la mente de un perro mayor es tan importante como el ejercicio físico. Los perros ancianos tardan más en aprender una nueva orden o un juego nuevo, pero lo disfrutarán tanto como lo hicieron cuando eran cachorros. Un nuevo juego o truco añadirán emoción a la vida de un perro mayor y mostrará mayor interés por las actividades diarias.

Hay que asegurarse de utilizar un juguete nuevo para el nuevo truco, así añadiremos más diversión al juego.

5. Higiene

Los cuidados higiénicos no conocen de edades. Los baños deben proseguir incluso en edad avanzada, cuidando que el perro no pase frío durante los mismos. Champús de uso frecuente, queratorreguladores, hipoalergénicos, etc. pueden usarse siempre que aclaremos bien al finalizar el baño.

No debemos olvidarnos de la higiene de la región anogenital, los ojos y las orejas, así como inspeccionar periódicamente las plantas de los pies para asegurarnos que no haya cuerpos extraños incrustados y que podrían provocar dolor, malos apoyos y cojera.

También es importante mantener una correcta higiene bucodental, ya que la gingivitis y la enfermedad periodontal aumentan su presentación a partir de la edad adulta.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario
  • Mi perra tiene 16 años, se llama taca y es de raza dálmata. Desde hace unas semanas le cuesta mucho levantarse, las cuatro piernas muy abiertas (para aguantar el equilibrio), la cabeza la pone de lado, se orina etc.
    Estos dos últimos días esta mucho peor, ya no come casi nada.

    • Antonio, teniendo en cuenta que se trata de una perra anciana, deberías llevarla cuanto antes a su veterinario a fin de poder realizarle un control de salud, ya que el cuadro que describes podría tener un origen neurológico y habría que descartar otros problemas. Os deseamos mucha suerte.