Radiofrecuencia bipolar o monopolar: ¿cuál es mejor?
Sesión de radiofrecuencia en clínica estética
Foto: MAD_Production en Shutterstock

Radiofrecuencia bipolar o monopolar: ¿cuál es mejor?

La radiofrecuencia es un tratamiento estético dirigido al rejuvenecimiento de la piel, en el que se utilizan ondas electromagnéticas de alta frecuencia para activar la producción de nuevo colágeno. Esto se consigue mediante el calentamiento de la dermis, lo que favorece también la circulación.

Existen diferentes clasificaciones de tratamiento por radiofrecuencia, dependiendo de los diferentes aspectos de esta tecnología. Una clasificación importante se basa en los polos activos (electrodos) que se utilizan para tratar la piel. Si se utiliza un electrodo activo (polo eléctrico) para el tratamiento, tenemos radiofrecuencia monopolar. Con dos electrodos activos tenemos radiofrecuencia bipolar.

Es habitual preguntarse qué método es mejor, así que vamos a entender para qué sirve cada uno y cómo funcionan.

Tratamientos con radiofrecuencia monopolar

En los aparatos de radiofrecuencia monopolar, los polos (+) y (-) están ubicados bastante separados entre sí. Como resultado, la corriente no tiene otra opción que atravesar todas las capas de la piel después de entrar en la piel. Es decir, viaja a través del cuerpo hasta el otro polo, para salir por allí.

Una fracción de segundo después, la polaridad cambia y la corriente se ve obligada a atravesar todas las capas de piel nuevamente en la dirección opuesta. A medida que la polaridad cambia de unos pocos cientos de miles a unos pocos millones de veces por segundo, se produce una vibración / rotación molecular. Esto produce calor.

El hecho de que la corriente se vea obligada a atravesar todas las capas de la piel significa que con la radiofrecuencia monopolar se puede tratar no solo la superficie de la piel (epidermis), sino también la capa media de la piel (dermis), la más profunda (hipodermis / subdermis) e incluso los depósitos de grasa subcutánea debajo de la piel.

La profundidad con la que tratamos con la radiofrecuencia monopolar también depende de otros factores, no solo de la disposición bipolar o monopolar. Sin embargo, en la mayoría de las configuraciones, la radiofrecuencia monopolar ofrece la oportunidad de profundizar bastante. Desafortunadamente, este no es el caso de la radiofrecuencia bipolar, que está restringida a un tratamiento bastante superficial.

Tratamiento de radiofrecuencia bipolar

Con la radiofrecuencia bipolar, los polos más (+) y menos (-) están ubicados muy cerca el uno del otro, demasiado cerca para un tratamiento profundo. Debido a que los polos (+) y (-) están cerca uno del otro, la corriente no tiene otra opción que penetrar breve y superficialmente en la piel y luego volver a salir de la piel por el otro polo, no muy lejos de donde entró. Muchas veces la «trayectoria» de la corriente se extiende solo por la epidermis.

Esto significa que si queremos tratar adecuadamente la dermis, primero debemos quemar literalmente la epidermis, que está en el camino, y absorbe casi la totalidad de la corriente. Como nadie querría quemar la epidermis, la intensidad del tratamiento se ajusta a niveles más bajos. Esto mantiene en buenas condiciones a la epidermis, pero las capas más profundas de la piel reciben un tratamiento muy ligero, si es que reciben alguno.

El calentamiento epidérmico da la impresión de un tratamiento muy fuerte, con mucho enrojecimiento, sensación de calor y muy a menudo irritación. De hecho, da como resultado un estiramiento superficial. Sin embargo, no se estimula mucha producción de colágeno ni de elastina en la dermis y la subdermis, y definitivamente no se produce ninguna reducción de grasa de celulitis o grasa profunda (que se encuentra aún más profunda).

Si aumenta la intensidad, para que el tratamiento funcione en las capas más profundas de la piel, donde se encuentran las células de colágeno, y produzca algo de reafirmación / elevación de la piel, la epidermis se quema o irrita y / o se experimenta un dolor intenso.

Si intentamos separar los dos polos, el tratamiento es un poco más profundo; pero aún no lo suficientemente profundo, ya que la mayor parte de la corriente todavía se conduce por el camino más corto posible de (+) a (-). Además, el producto de tratamiento utilizado en esos casos suele llevar su propia impedancia (resistencia eléctrica), lo que da como resultado un calentamiento más superficial.

Esto en algunas máquinas, pero no en todas, se contrarresta con enfriamiento, pero aun así el tratamiento sigue siendo bastante superficial con la mayoría de las aplicaciones de radiofrecuencia bipolar.

Ver todos los artículos de Sanidad

Deja un comentario