Qué es el envejecimiento activo

Envejecimiento activo y envejecimiento saludable son dos términos que van de la mano y que buscan promocionar un estilo de vida saludable que permita a las personas mayores envejecer lo mejor posible.

Envejecer de forma activa implica la creación de entornos y oportunidades que permitan a las personas mayores experimentar un envejecimiento saludable. Hay que aclarar que estar libre de enfermedades o achaques no es un requisito para un envejecimiento saludable. De hecho, muchos adultos mayores tienen diferentes problemas salud, pero si estos están bien controlados tienen poca influencia en su bienestar.

Qué es el envejecimiento activo 1
Foto: Keren Perez en Unsplash

Qué es el envejecimiento saludable

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el envejecimiento saludable “como el proceso de desarrollo y mantenimiento de la capacidad funcional que permite el bienestar en la edad avanzada”.

La capacidad funcional consiste en tener las capacidades que permiten a todas las personas ser y hacer lo que tienen razones para valorar. Esto incluye la capacidad de una persona para satisfacer sus necesidades básicas, aprender, crecer y tomar decisiones y tener movilidad, así como para relacionarse y para contribuir a la sociedad.

El envejecimiento saludable es el enfoque del trabajo de la OMS sobre el envejecimiento entre los años 2015 y 2030. El concepto de envejecimiento saludable reemplaza el anteriormente denominado por la OMS envejecimiento activo.

Como el envejecimiento activo, enfatiza la necesidad de actuar en múltiples sectores y permitir que las personas mayores sigan siendo un recurso para sus familias, comunidades y economías.

Cabe destacar la visión del ICAA (Consejo Internacional sobre Envejecimiento Activo). Según este organismo, el envejecimiento activo promueve la visión de todas las personas, independientemente de su edad, estado socioeconómico o salud, que participan plenamente en la vida dentro de las siete dimensiones del bienestar: emocional, ambiental, intelectual/cognitivo, físico, profesional/vocacional, social y espiritual.

Principios del envejecimiento activo

La investigación muestra que un estilo de vida activo puede disminuir los desafíos y aumentar las oportunidades asociadas con el envejecimiento de la población.  El envejecimiento activo proporciona entornos, programas y lugares que ayudan a las personas a vivir bien y a hacerse cargo de su salud y bienestar.

Por ello, el ICAA propone una serie de principios del envejecimiento activo en un modelo diseñado para guiar a los gobiernos, proveedores de productos y servicios, empleadores y la industria de la salud para responder al envejecimiento de la población. Al implementar y operar según estos principios , las organizaciones y agencias podrán construir una base para sus esfuerzos y fomentar una vida activa y comprometida para personas de todas las edades.

Estos principios son los siguientes:

Principio 1 – Poblaciones

La diversa población de adultos mayores requiere diversas soluciones. La población de más edad es extremadamente diversa, desde la capacidad y la edad, hasta los ingresos y la cultura, hasta la orientación sexual.

¿Cómo satisfaceremos las necesidades, capacidades, expectativas, sueños y deseos de individuos tan diferentes?

Principio 2 – Personas

Se necesitan personas capacitadas y comprometidas para satisfacer las necesidades, capacidades, expectativas, sueños y deseos de los adultos mayores.

¿Quién se dirigirá a la población mayor? Con menos personas ingresando a la fuerza laboral, y al campo del envejecimiento en particular, ¿de dónde vendrá la gente para satisfacer la demanda del mercado y las necesidades de una amplia gama de industrias? ¿La tecnología llenará los vacíos?

Principio 3 – Percepciones

El edadismo y los estereotipos negativos del envejecimiento impiden una sociedad inclusiva.

El envejecimiento y los estereotipos negativos del envejecimiento impiden una sociedad inclusiva. Para maximizar los dividendos del envejecimiento de la población, debemos aceptar las realidades del envejecimiento actual y dejar atrás las viejas formas de pensar.

Principio 4 – Potencial

El envejecimiento de la población está creando nuevas economías.

Con el envejecimiento de la población, los consumidores de más de 50 años dominarán las decisiones de compra en las próximas décadas, lo cual dará lugar a la aparición de innumerables  oportunidades comerciales para quienes los atraigan. ¿Cuáles serán estas oportunidades y cómo las aprovecharán las empresas?

Principio 5 – Productos

Se necesitan productos y servicios que se adapten a las necesidades y expectativas de los adultos mayores.

Muchos proveedores de hoy continúan enfocando sus productos y servicios hacia la juventud. La investigación muestra que esta falta de interés en los consumidores de más edad proviene del envejecimiento y una comprensión limitada de este mercado.

Al diseñar productos y servicios más inclusivos, las organizaciones se beneficiarán del vasto poder adquisitivo del mercado de más de 50 años.

Principio 6 – Promociones

Los adultos mayores son un mercado clave para atraer. La gran mayoría de los especialistas en marketing han descuidado a los consumidores mayores, a pesar del hecho de que dentro de cinco años, el mercado de más de 50 representará el 70% de todos los ingresos disponibles.

Las promociones y el marketing efectivos deben basarse en las realidades de la vida de los adultos mayores. Cambiar el modelo de marketing actual no solo satisfará la demanda de los consumidores, sino que también inspirará un cambio social.

Principio 7 – Lugares

Los entornos deben construirse para permitir múltiples habilidades funcionales. Los entornos pueden alentar o desalentar a las personas de todas las edades a llevar vidas activas y comprometidas. Desde el interior hasta el exterior, ¿qué entornos serán necesarios para apoyar el envejecimiento activo?

Principio 8 – Políticas

Se deben proteger los derechos humanos de los adultos mayores. Hay que considerar cómo las políticas pueden apoyar la inclusión. Sin embargo, se necesitarán políticas globales, nacionales y corporativas específicas para garantizar los derechos humanos de los adultos mayores.

Los ejemplos incluyen el acceso a la seguridad social, las leyes de discriminación por edad y la atención y vivienda asequibles. ¿Sus políticas son inclusivas? O, ¿tendrá que volver a visitarlos?

Estos principios están lejos de aplicarse, pero son recomendaciones que ya se aprenden y tratan de ponerse en práctica en los centros donde se trabaja con personas mayores, como cursos de animación geriátrica o centros para la tercera edad.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…