Planificación de la animación geriátrica

Para las personas mayores es muy importante mantenerse activos, porque eso ayuda a mantener su estado de salud y bienestar, tanto física como mental y emocional. Sin embargo, los cambios que se sufren a medida que progresa el envejecimiento provocan que se entre en una etapa en el que aumenta la vulnerabilidad en muchos aspectos. De ahí que mantener una vida activa física y mentalmente ayude a los mayores a disfrutar de una buena calidad de vida y un buen estado de salud.

Para favorecer esto, en los centros residenciales y centros de mayores se desarrollan planes de animación geriátrica. La animación geriátrica bien organizada y planificada favorece el ocio de los mayores para favorecer en estos un envejecimiento que potencie su salud y bienestar.

Planificación de la animación geriátrica 1
Foto: John Moeses Bauan en Unsplash

Qué objetivos persigue la animación geriátrica

La animación geriátrica es un tipo de animación sociocultural en colectivos de la tercera edad cuyo objetivo principal es diseñar y ofrecer actividades de animación que se adapten a las distintas tipologías de personas. Para ello, la animación geriátrica tiene en cuenta las limitaciones y posibilidades del colectivo al que se dirige, así como las limitaciones y posibilidades de la institución donde se desarrolla la acción de animación.

Teniendo eso en cuenta, el papel de la planificación es incuestionable, puesto que es fundamental analizar dichas limitaciones y posibilidades, tanto del colectivo concreto como de las instalaciones disponibles.

En qué consiste la planificación de la animación geriátrica

Para planificar es necesario prever con antelación la organización de los diferentes medios y recursos que sean necesarios para llevar a cabo los objetivos que se propongan. De este modo, es posible adelantarse a cualquier problema o circunstancia que se plantee.

La tarea de elaborar un proyecto de animación geriátrica implica realizar diversas operaciones de planificación para intervenir con personas mayores, teniendo en cuenta el tiempo disponible, las necesidades del colectivo objeto de la acción, los recursos disponibles, etc.

De hecho, la planificación es una de las intervenciones básicas que debe desarrollar el animador geriátrico. De este modo, se concretan las ideas y se les da una forma viable de ejecución, huyendo de la improvisación.

Analizar para planificar

A la hora de planificar las actividades o planes de acción geriátrica hay que organizar todos los recursos de los que se dispone. Para ello hay que realizar, previamente, un concienzudo análisis de la realidad. De este modo, no solo podremos adaptar las acciones a la consecución de los objetivos, sino que se podrán adaptar dichos objetivos, si fuera necesario.

Como resultado de este análisis y su posterior planificación, el animador geriátrico podrá redactar un proyecto, programa o plan de acción. Esta será la herramienta que le facilite la acción en el momento de llevara a cabo.

No obstante, dicho proyecto, programa o plan de acción es un instrumento flexible. Por lo tanto, se podrá ir adaptando a las necesidades que surjan y, además, debe ser revisado constantemente para que se vaya adecuando a los cambios que se produzcan.

Cabe destacar que, aunque la planificación intenta reducir la incertidumbre en las intervenciones, las cosas no siempre ocurren como se tiene previsto sobre el papel. Es por eso que hay que mantener la mente abierta para poder adaptarse a los imprevistos, que pueden -y suelen- surgir, más allá de lo que probablemente se había analizado en el proyecto.

Actividades para planificar en la animación geriátrica

En un proyecto de animación geriátrica se pueden incluir actividades de diversos tipos, como juegos de memoria, actividades de gimnasia mental, actividades de movilización articular y gimnasia, juegos físicos e incluso actividades de meditación y relajación.

Cabe destacar la importancia de las actividades de gimnasia mental, ya que esta ayudar a prevenir o ralentizar el deterioro cognitivo, el envejecimiento cerebral y la pérdida de memoria. Ejercitar el cerebro  ayudará a las personas de la tercera edad no solo a prevenir la pérdida de memoria, sino también a mejorar la concentración y a mantener sus recuerdos activos.

La actividades físicas, incluidos los juegos de mesas, además de mantener activos física y mental mente a los mayores, le permite socializar y mantenerse en relación con otras personas.

No hay que olvidarse de otras actividades que implican movimiento, como caminar, actividades acuáticas, incluso bailar.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…