Planificación de la animación geriátrica
mayores-bailando

Planificación de la animación geriátrica

Para las personas mayores es muy importante mantenerse activos, porque eso ayuda a mantener su estado de salud y bienestar, tanto física como mental y emocional. Sin embargo, los cambios que se sufren a medida que progresa el envejecimiento provocan que se entre en una etapa en el que aumenta la vulnerabilidad en muchos aspectos. De ahí que mantener una vida activa física y mentalmente ayude a los mayores a disfrutar de una buena calidad de vida y un buen estado de salud.

Para favorecer esto, en los centros residenciales y centros de mayores se desarrollan planes de animación geriátrica. La animación geriátrica bien organizada y planificada favorece el ocio de los mayores para favorecer en estos un envejecimiento que potencie su salud y bienestar.

Planificación de la animación geriátrica 1
Foto: John Moeses Bauan en Unsplash

Preparación para la jubilación

La vejez es una etapa que empieza en un periodo incierto. De hecho, la edad no es siempre el ingrediente más importante. Las coyunturas económicas, como la jubilación, o el entorno social y familiar, así como la salud, influyen notoriamente en cuándo y cómo cada persona empieza a experimentar la vejez. En cualquier caso se trata de un momento muy heterogéneo.

Al inicio de la vejez  algunas cosas continuarán igual, pero otros aspectos sufrirán cambios. Por eso se habla de prepararse para la jubilación, tanto a nivel individual como colectivo. Abordaremos este tema siguiendo algunas de las consideraciones de psicológa Assumpció Ros Florenza, directora de la Fundación Santa Susanna y especialista en animación sociocultural para personas mayores.

Un programa de preparación a la jubilación es una buena forma de empezar a dinamizar un colectivo de personas próximas que pronto llegarán a esta etapa. Ros Florenza propone que es muy importante que los contenidos de este programa incluyan:

  • Espacios de formación sobre temas de interés: aspectos físicos, psicológicos y sociales del envejecimiento.
  • Espacios participativos para la expresión de emociones y para el diálogo entre los participantes.
  • Espacios para la reflexión sobre la necesidad de la participación de las personas mayores en espacios colectivos.
  • Espacios para la reflexión de la continuidad en el aprendizaje y el crecimiento personal de las personas mayores.

Personas mayores y atención a la dependencia

Convertirse en una persona dependiente es un proceso difícil que necesita tiempo y apoyo. Esto puede ocurrir en cualquier momento, de forma gradual o de forma brusca, así como en diferentes grados.

En lo que se refiere a la dependencia crónica, esta puede adquirirse de manera gradual o ser consecuencia de una enfermedad aguda. También puede ser funcional   y/o cognitiva. La depedencia funcional es la que tiene que ver con degeneración osteomuscular y/o neurológica, así como   insuficiencia cardiorrespiratoria, fracturas óseas, etc. Por su parte, la dependencia cognitiva  deriva prioritariamente de la enfermedad de Alzheimer y de otras demencias.

El diagnóstico de dependencia será el punto de partida para iniciar un conjunto de decisiones relacionadas con el cuidado de la persona mayor afectada.

Es muy importante dinamizar en los grupos de personas mayores la necesidad de pensar en las personas dependientes que se quedan en su domicilio, especialmente aquellas que antes participaban en actividades socioculturales y han dejado de hacerlo a causa de su dependencia.  Por eso sería recomendable pensar este proyecto con el colectivo de personas mayores. En relacióna esto, en este proyecto es muy importante priorizar la solidaridad, el respecto a la diferencia y la promoción de la autonomía de las personas atendidas.

 En lo que se refiere a la animación sociocultural en las instituciones de personas mayores dependiente, es muy importante, por una parte, promover la relación entre las personas y, por otra, es necesario cuidar y potenciar la convivencia. Además, hay que considerar cuestiones como suscitar intereses e ilusiones,  ocupar el tiempo con actividades artísticias, lúdicas y formativas, así como dar valor al uso del tiempo de la persona mayor institucionalizada, crear espacios de opinión y de participación y promover un entorno adecuado para desarrollar las actividades socioculturales y facilitar la participación de los residentes.

Qué objetivos persigue la animación geriátrica

La animación geriátrica es un tipo de animación sociocultural en colectivos de la tercera edad cuyo objetivo principal es diseñar y ofrecer actividades de animación que se adapten a las distintas tipologías de personas. Para ello, la animación geriátrica tiene en cuenta las limitaciones y posibilidades del colectivo al que se dirige, así como las limitaciones y posibilidades de la institución donde se desarrolla la acción de animación.

Teniendo eso en cuenta, el papel de la planificación es incuestionable, puesto que es fundamental analizar dichas limitaciones y posibilidades, tanto del colectivo concreto como de las instalaciones disponibles.

Promoción de la autonomía en las personas mayores

La promoción de la autonomía en las personas mayores es uno de los factores que están detrás del éxito de los programas de animación sociocultural para personas mayores. Este tipo de programas es importante ponerlos en marcha a tiempo, que realmente ayuden a prevenir. La dinamización en grupo facilita la consecución de este tipo de objetivos relacionados con el envejecimiento activo y el envejecimiento saludable.

Los proyectos de animación sociocultural dirigidos a la promoción de la autonomía de las personas mayores tienen lugar en unas estructuras determinadas; concretamente oferta socioculturadirigida a la comunidad, centros cívicos y asociaciones de personas mayores; así como hogares de ancianos, centros de recreo de personas mayores, viviendas con servicios para personas mayores y hogares-residencia para personas mayores.

En qué consiste la planificación de la animación geriátrica

Para planificar es necesario prever con antelación la organización de los diferentes medios y recursos que sean necesarios para llevar a cabo los objetivos que se propongan. De este modo, es posible adelantarse a cualquier problema o circunstancia que se plantee.

La tarea de elaborar un proyecto de animación geriátrica implica realizar diversas operaciones de planificación para intervenir con personas mayores, teniendo en cuenta el tiempo disponible, las necesidades del colectivo objeto de la acción, los recursos disponibles, etc.

De hecho, la planificación es una de las intervenciones básicas que debe desarrollar el animador geriátrico. De este modo, se concretan las ideas y se les da una forma viable de ejecución, huyendo de la improvisación.

Analizar para planificar

A la hora de planificar las actividades o planes de acción geriátrica hay que organizar todos los recursos de los que se dispone. Para ello hay que realizar, previamente, un concienzudo análisis de la realidad. De este modo, no solo podremos adaptar las acciones a la consecución de los objetivos, sino que se podrán adaptar dichos objetivos, si fuera necesario.

Como resultado de este análisis y su posterior planificación, el animador geriátrico podrá redactar un proyecto, programa o plan de acción. Esta será la herramienta que le facilite la acción en el momento de llevara a cabo.

No obstante, dicho proyecto, programa o plan de acción es un instrumento flexible. Por lo tanto, se podrá ir adaptando a las necesidades que surjan y, además, debe ser revisado constantemente para que se vaya adecuando a los cambios que se produzcan.

Cabe destacar que, aunque la planificación intenta reducir la incertidumbre en las intervenciones, las cosas no siempre ocurren como se tiene previsto sobre el papel. Es por eso que hay que mantener la mente abierta para poder adaptarse a los imprevistos, que pueden -y suelen- surgir, más allá de lo que probablemente se había analizado en el proyecto.

Actividades para planificar en la animación geriátrica

En un proyecto de animación geriátrica se pueden incluir actividades de diversos tipos, como juegos de memoria, actividades de gimnasia mental, actividades de movilización articular y gimnasia, juegos físicos e incluso actividades de meditación y relajación.

Cabe destacar la importancia de las actividades de gimnasia mental, ya que esta ayudar a prevenir o ralentizar el deterioro cognitivo, el envejecimiento cerebral y la pérdida de memoria. Ejercitar el cerebro  ayudará a las personas de la tercera edad no solo a prevenir la pérdida de memoria, sino también a mejorar la concentración y a mantener sus recuerdos activos.

La actividades físicas, incluidos los juegos de mesas, además de mantener activos física y mental mente a los mayores, le permite socializar y mantenerse en relación con otras personas.

No hay que olvidarse de otras actividades que implican movimiento, como caminar, actividades acuáticas, incluso bailar.

Ver todos los artículos de Sanidad

Deja un comentario