Usos de la caléndula en fitoterapia

La caléndula (calendula officinalis) es una planta nativa del sur de Europa, pero es ampliamente cultivada en toda Europa, en América del Norte y en el norte de África. Durante siglos se ha utilizado medicinalmente para curar heridas, quemaduras y erupciones, interna y externamente. Las flores también se han usado tradicionalmente para reforzar el sistema inmunológico y levantar el ánimo.

Uso caléndula en fitoterapia

Uso interno de la caléndula

La caléndula se usa de modo interno en fitoterapia para tratar alteraciones de la menstruacción (amenorreas, dolores menstruales o dismenorreas, trastornos de la menopausia), afecciones hepatobiliares (disquinesias hepatobiliares, falta de bilis, ictericia, hepatitis, etc.), afecciones digestivas (gastritis, úlceras gastroduodenales, espasmos gastrointestinales, dolor de estómago, parasitosis intestinales, etc.) y algunas enfermedades infecciosas. También se emplea en el tratamiento de la hipertensión.

Se utiliza principalmente para tratar los espasmos musculares, bajar la fiebre, y estimular o facilitar la digestión. Además, también puede utilizarse para los siguientes casos:

  • Bajar la tensión y por su acción vasodilatadora periférica.
  • Evitar trombos y coágulos.
  • Estimular es sistema inmunológico.
  • Regular los períodos menstruales.

Es también beneficiosa:

  • Por su acción estrogénica durante la menopausia.
  • Por su acción colerética y colagoga.
  • Por su acción diurética suave y depurativa.
  • Por su acción antiinflamatoria y antiedematosa.
  • Por su acción antiviral  y antifúngica.
  • Por su actividad antibacteriana, especialmente frente al Staphylococcus aureus y el Streptocuccus fecalis.
  • Por su acción antitumoral.

Uso externo de la caléndula

En fitoterapia se usa de modo externo para tratar afecciones de piel, como acné, irritaciones cutáneas, quemaduras superficiales, contusiones, picaduras de insectos y medusas, para desinfección y ayuda a la cicatrización de heridas, ulceraciones dérmicas, forúnculos, abscesos, quistes sebáceos, eccemas, hongos, pie de atleta, herpes, úlceras varicosas, entre otras muchas. También se emplea para tratar afecciones bucofaríngeas (gingivitis, faringitis, alveolitis, periodontitis, pericoronaritis, etc.) y afecciones genitales, así como conjuntivitis y prurito ocular.

Se utiliza principalmente como:

  • Antiinflamatorio.
  • Antiséptico.
  • Reepitelizante y cicatrizante.
  • Astringente.
  • Para tratar picaduras de insectos y de medusas.

Cabe destacar que no se ha encontrado aún una correlación entre los principios activos que posee la caléndula con las propiedades medicinales que presenta.

Si tienes interés en ampliar tus conocimientos sobre otras plantas que pueden ser utilizadas medicinalmente, puedes informarte sobre nuestro curso de Fitoterapia presencial.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…