Tu columna vertebral, tu eje central

La columna vertebral es una interconexión compleja de nervios, articulaciones, músculos, tendones y ligamentos, todos ellos capaces de causar dolor. Los nervios largos que tienen su origen en la columna vertebral y van hacia las piernas y los brazos, pueden hacer que el dolor se irradie a las extremidades. A veces, el dolor también se produce cuando no hay ningún problema anatómico evidente.

La tensión muscular es la causa más común del dolor de espalda, que suele desaparecer entre las 2 y 6 semanas. La columna vertebral es el eje del cuerpo. Se requiere en casi todos los movimientos y también funciona como un conducto de haces de nervios que conecta los diversos órganos y otras partes del cuerpo al cerebro.

Principales problemas en la columna vertebralTu columna vertebral, tu eje central 1

Cifosis

Es también una desviación de la columna vertebral, más fácil de ver cuando la persona está de lado, porque la espalda queda arqueada, el pecho retraído y los hombros proyectados hacia adelante.

Lordosis

Desviación característica de la columna vertebral en la región lumbar, causando una curvatura exagerada ahí.

Hernia de disco intervertebral

La parte más central del disco, que se encuentra entre las vértebras, sobresale de la estructura de la columna, causando fuerte dolor e incluso la paralización de los movimientos generalmente en la L4 y L5, aunque puede ocurrir en todos los discos.

Artrosis

También conocida como osteoartritis, es causada por la fricción entre las vértebras. Tras un tiempo, degenera y puede crear deformidades, que pueden comprimir algunos vasos sanguíneos o los nervios.

Escoliosis

La columna se desplaza hacia el lado y presenta una deformidad. Surge por mala postura al utilizar de manera prolongada un solo lado del cuerpo.

Consejos para proteger tu columna

  • Corrige tu postura cada poco tiempo.
  • Si fumas, deja el tabaco: fumar reduce el flujo sanguíneo a la columna lumbosacra, aumentando el riesgo de degeneración de las superficies articulares y el desarrollo de dolor en la ciática y hernia de disco .
  • Tu columna vertebral, tu eje central 2La mejor manera de acostarse en la cama es colocando una almohada entre la cabeza y el hombro y otra entre las piernas.
  • Cuando estés boca arriba, coloca una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la cabeza.
  • Evita dormir sobre tu estómago, ya que además de forzar la columna, dificulta la respiración.
  • Cuando te levantes de la cama, gírate, y apóyate en tus brazos para sacar las piernas de la cama.
  • Para recoger un objeto pesado del suelo, baja con las piernas flexionadas.
  • Utiliza un colchón ortopédico o semi-ortopédico, acorde a tu peso y a tu altura.
  • La almohada no debe ser demasiado delgada ni demasiado blanda, para no cambiar la curvatura de la columna vertebral. Lo ideal es que sea de la altura que hay entre la cabeza y el hombro.
  • Al estar de pie, contrae los músculos del estómago y los glúteos periódicamente. Utiliza esta técnica de relajación cuando quieras aliviar el dolor.
  • Tu columna vertebral, tu eje central 3Cuando se trabaja delante de una mesa, o tecleando en el ordenador, mantener la espalda recta, a ras contra la parte posterior de la silla, y mantener las piernas debajo de la mesa evitando cruzarlas.
  • Si realizas actividades de pie, descansa alternativamente un pie sobre un objeto.
  • Procura dejar a tu alcance los objetos que debas manejar.
  • Si conduces durante varias horas seguidas, es importante mantener la espalda recta, apoyada perfectamente contra el respaldo del asiento.
  • No cargues mochilas o bolsos sobre un lado. La mochila debe ser apoyada en ambos hombros y las bolsas de asas, divididarlas entre las dos manos.
  • Al caminar, mantener la espalda recta, el abdomen contraído, y mirar hacia hacia el frente. El talón del zapato debe tener un máximo de 4 cm.
  • Para realizar tareas domésticas, evita inclinar totalmente el tronco.
  • Cuando trabajes agachado, flexiona las rodillas y mantén la espalda recta.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…