Tratamiento osteopático para trastornos de la articulación temporomandibular

Los trastornos de los músculos y la articulación temporomandibular, también llamados trastornos de la ATM, afectan las articulaciones y músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo. Se ha estimado que hasta un 30% de los adultos experimentarán un trastorno de la articulación temporomandibular  en algún momento de su vida.

La articulación temporomandibular es una especie de bisagra que conecta la mandíbula con los huesos temporales del cráneo y permite mover la mandíbula arriba y abajo y de lado a lado, para que podamos hablar, masticar y bosteza.

Articulación temporomandibular

Tenemos dos articulaciones temporomandibulares, una a cada lado de la cabeza, localizadas justo al frente de los oídos. La abreviatura ATM se refiere literalmente al nombre de la articulación, pero con frecuencia se utiliza para referirse a cualquier trastorno o síntoma de esta zona.

Tratamiento osteopático

Los trastornos de la ATM suelen tratarse con medicamentos (analgésicos y antiinflamatorios, así como relajantes musculares). También pueden emplearse férulas bucales o protectores bucales (dispositivos oclusales).

La terapia física también es muy beneficiosa, incluyendo ultrasonidos, calor húmedo y hielo, junto con ejercicios para estirar y fortalecer los músculos de la mandíbula. La educación y el asesoramiento también pueden ayudar a comprender los factores y las conductas que pueden agravar el dolor, para poder evitarlos.

La osteopatía ofrece también una interesante solución de tratamiento para los trastornos de la articulación temporomandibular. El osteópata puede aplicar técnicas para relajar toda la musculatura que participa en la masticación, especialmente el masetero, que es el principal responsable de la masticación y que, además, tiene gran influencia a nivel emocional.

Y es que, especialmente durante el sueño, es muy común apretar los dientes, lo que técnicamente se denomina bruxismo, algo que suele suceder cuando acumulamos muchos estrés y/o rabia o estamos emocionalmente afectados por algo.

Las técnicas más afectivas para mejorar los resultados clínicos (dolor y rango de movimiento de la ATM) incluyen terapia articular combinada (por ejemplo, movilización mandibular,  movimientos accesorios mandibulares, movilización cervical, empuje cráneo-cervical) y extraarticular (liberación miofascial en el músculo elevador de la mandíbula, liberación miofascial general, terapia craneal-sacra, estiramiento muscular, entre otros).

Si te interesa aprender más sobre el tratamiento de la articulación temporomandibular, puedes informarte sobre nuestro curso de corrección craneomanibular y ATM.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…