¿Por qué sentimos dolor y por qué no?
dolor|sistema-nervioso|alivio del dolor

¿Por qué sentimos dolor y por qué no?

El mensaje de dolor transmitido al cerebro se denomina mensaje nociceptivo. Una estimulación dolorosa envía una señal nerviosa al cerebro, el cual traduce la información en términos de dolor y reacciona. ¿Cómo lo hace?

Fisiología del dolor y analgésicos naturales

Transmisión nerviosa

Por qué sentimos dolor se explica a través de una serie de reacciones químicas y nerviosas transmitidas por el cuerpo. El mensaje del dolor es enviado por las terminaciones libres y amielínicas (sin recubrimiento de mielina) que se encuentran en todos los tejidos. Las reacciones de estas terminaciones nerviosas dependen de ciertas sustancias que sensibilizan al dolor (llamadas algógenas), como el potasio, la serotonina, la histamina, la noradrenalina, las citocinas y las prostaglandinas.

Algunas de ellas vuelven más sensibles a los receptores nerviosos, lo cual hace que una estimulación no dolorosa se convierta en dolorosa. Como en la inflamación local, el tacto o incluso un roce producen dolor.

Centros de recepción e integración

sistema-nerviosoLa médula espinal es el primer centro de control muy importante: es el centro del reflejo de retracción. Por ejemplo, si una persona, toca descuidadamente una superficie muy caliente, el dolor le hace retirar la mano inmediatamente.

Este reflejo es el primer comportamiento de protección y está sometido a las influencias del córtex cerebral, que pueden reforzarlo o inhibirlo; el reflejo no ocurre si hay que tocar la superficie incandescente para salvar la vida.

El mesencéfalo es el centro del estado de vigilia: pone en alerta. Es el responsable de las reacciones motoras inconscientes, como la protección de la región dolorida, la taquicardia, los temblores, los sudores, la dilatación de las pupilas, la horripilación (erizamiento del vello), los gestos y las contracciones del rostro (gestos del dolor), los reflejos vitales (la respiración, los latidos del corazón), la deglución, los vómitos y la tos.

El hipotálamo regula la temperatura del cuerpo, el sueño y los ritmos biológicos, desencadena las reacciones de cólera e interviene en el aprendizaje de las experiencias dolorosas.

El tálamo es la zona donde se concentran las informaciones sensoriales como el tacto, la presión, el dolor, el olfato, la vista y el gusto.

La corteza cerebral es la región donde se llevan a cabo los procesos conscientes, se analiza la información y se controlan los procesos de la memoria (comparación con las experiencias del pasado)

Analgésicos naturales

Los analgésicos naturales constituyen la respuesta directa que el cuerpo emite en cada etapa del dolor; dicha respuesta explica la variabilidad de los dolores que pueden llegar a sentir ante un mismo estímulo y que permite tratar mejor ciertos dolores rebeldes.

alivio del dolorNivel medular

La activación de las fibras grandes que transportan las sensaciones táctiles (A alfa y beta) inhibe la actividad de las fibras pequeñas (A delta y C) que transportan la señal del dolor. Si una persona se frota el sitio donde recibió un golpe, activa las fibras del tacto y así reduce o suprime el dolor.

Nivel mesencefálico

A éste nivel parecen existir sistemas de control muy fuertes que impiden que el dolor se prolongue después del estímulo que lo causó.

Nivel talámico

Regula los mensajes sensoriales.

Nivel cortical

A pesar de su papel protagonista en todos los procesos tanto sensoriales como motores, los fenómenos todavía no se conocen del todo.

Nivel hipofisiario

La hipófisis produce tres grandes familias de morfinas naturales: las encefalinas, las endorfinas y las diorfinas. Además de su propiedad analgésica, las endorfinas actúan sobre el comportamiento (apetito, emotividad, estrés, a nivel visceral y sobre el sistema inmunológico.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario