Por qué duele la zona lumbar y cómo solucionarlo

El dolor en la zona lumbar no solo es molesto, sino que también resulta muy debilitante. Además, es una causa habitual de incapacidad temporal. Si te duele la zona lumbar hay varias cosas que puedes hacer para aliviar las molestias, como te contaremos en este artículo.

En dolor en la zona lumbar puede aparecer a cualquier edad, aunque es más probable que aparezca a medida que nos hacemos mayores debido a factores como el tipo trabajo o actividad y al desarrollo de problemas en las vértebras. Problemas en las vértebras, en los ligamentos que rodean la columna o en la musculatura lumbar, abdominal y/o pélvica pueden estar relacionados con el dolor de espalda baja.

Por qué duele la zona lumbar y cómo solucionarlo 1
Mujer haciendo Pilates para fortalecer las lumbares. Foto: Patrick Malleret en Unsplash

Causas de dolor en la zona lumbar

La espalda está compuesta por una compleja estructura de músculos, ligamentos, tendones, discos y huesos. Todas estas estructuras trabajan juntas para dar soporte al cuerpo y permitir el movimiento.  Además, hay que considerar las vértebras y los discos intervertabrales que ‘amortiguan’ y facilitan los movimientos de la columna.

Los problemas con cualquiera de estos componentes pueden dar lugar a dolor de espalda.

Dolor por tensión o presión

El dolor de espalda baja con frecuencia está relacionado con algún tipo de tensión o presión en músculos o ligamentos o relacionada con un espasmo muscular, discos dañados o lesiones.

Las actividades que pueden provocar tensiones o espasmos tienen que ver con levantar algo incorrectamente o algo demasiado pesado y hacer movimientos bruscos.

Dolor por problemas estructurales

Ciertos problemas estructurales en la columna o en alguna otra estructura u órgano interno provocan importantes dolores de espalda en general y de espalda baja en particular. Es el caso problemas relacionados con discos rotos, discos abultados, ciática, artritis, curvatura anormal de la columna vertebral, osteoporosis y problemas renales

Dolor por el movimiento y la postura

El dolor de espalda también puede ser el resultado de algunas actividades cotidianas o de una mala postura mantenida en el tiempo. Por ejemplo, adoptar una posición sentada muy encorvada delante del ordenador puede provocar un aumento de los problemas de espalda y hombros con el tiempo.

Además, puede producir dolor de espalda un movimiento brusco realizado al toser o estornudar, el estiramiento excesivo, movimientos intensos mal realizados (cargar, tirar, levantar…), conducir mucho tiempo sin descansar o dormir en un colchón inadecuado.

Otras causas del dolor en la zona lumbar

Otras condiciones médicas que pueden provocar dolor de espalda son el cáncer de columna, infección en la columna, trastornos del sueño, el herpes zóster y el síndrome de cola de caballo (afección caracterizada por la compresión de las raíces nerviosas situadas en la base de la columna vertebral y puede provocar pérdida de sensibilidad en las piernas).

Qué hacer si duele la zona lumbar

Es muy importante acudir al médico y recibir un diagnóstico. El problema es que, probablemente, si el médico no detecta ninguna causa relacionada con alguna enfermedad tratable, receta analgésicos.

Una manera de solucionar el dolor de la zona lumbar es acudir a un quiromasajista o buscar alguna terapia de masaje que alivie el dolor. Esta es una buena solución, ya que si no se va a la raíz del dolor, este progresará, independientemente de la cantidad de medicamentos que se tomen.

En cualquier caso, es muy importante acudir al médico y consultarle, en caso de que no haya ningún problema que lo impida, si es recomendable un masaje.

Además, es muy interesante realizar ejercicio con regularidad para prevenir el dolor de espalda. Esto es especialmente interesante para las personas que pasan mucho tiempo sentadas, en posturas forzadas o que tienen que cargar pesos. Ejercicios de Pilates son muy recomendables, ya que, entre otros beneficios, aumenta la fuerza muscular, la flexibilidad y el rango de movimiento.

En cualquier caso, si acudes a una clase de Pilates o a cualquier tipo de actividad con dolor de espalda debes avisar al instructor para que este te aconseje cómo realizar el ejercicio y, en su caso, las modificaciones que debes aplicar o si hay algún tipo de ejercicio que no debes hacer.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…