Osteopatía durante el embarazo

Hay muchos cambios a los que las mujeres embarazadas deben acomodarse durante el crecimiento del feto. Esto incluye cambios no sólo en el sistema músculo-esquelético, sino también en el cardiovascular, linfático, respiratorio, circulatorio y en los sistemas gastrointestinales.

La osteopatía en embarazadas es una manera suave de ayudar al cuerpo a adaptarse a los cambios posturales y musculares durante todo el embarazo.

Osteopatía, ciática y embarazadas

Durante el embarazo es habitual que las mujeres sufran dolor de espalda, ciática, dolor de cintura pélvica, debilidad del suelo pélvico, inestabilidad pélvica, dolor de cadera, dolor en cuello y hombros y dolor de espalda superior, así como hinchazón en las piernas y las manos, entre otros.

La osteopatía en embarazadas puede ayudar a que la mujer haga frente a los constantes cambios que está experimentando. En este caso, su objetivo será minimizar las molestias y el dolor, así como crear un estado óptimo de bienestar, tanto estructural como funcionalmente. Esto puede ayudar a que la mujer embarazada se mueva mejor, se sienta mejor y esté menos cansada.

Osteopatía en embarazadas

Cambios en el embarazo

Uno de los principales cambios en el sistema músculo-esquelético que contribuye a muchas de las quejas de las embarazadas implica la liberación de la hormona relaxina. Esta hormona actúa para aumentar la elasticidad de los músculos, articulaciones, ligamentos, tendones y tejido conectivo.

Principalmente tiene efectos en la pelvis, las caderas y espalda baja, pero, como es una hormona y circula a través del flujo sanguíneo,  también afecta al resto del cuerpo. Esto significa que otras partes del cuerpo pueden cambiar también.

Tras el nacimiento del bebé, la atención osteopática también es útil para prevenir y gestionar las cuestiones más comunes relacionadas con el post-parto, como recuperación del suelo pélvico, atención a la espalda baja (que ha estado sometida a mucha presión), debilidad pélvica, etc.

Osteopatía para el dolor de espalda

Antes de la consulta

Durante el embarazo es fundamental consultar con el médico especialista antes de someterse a cualquier terapia, por inofensiva que parezca. Además, es importante realizar una actividad física adecuada durante el embarazo (consultar con el médico). En general, la actividad física ayuda a mantener un estado óptimo de salud.

Otra cuestión importante es que hay que cuidar durante el embarazo la postura. Los cambios mencionados suelen afectar a la postura y, con ellos, es fácil que los problemas se acrecienten. El osteópata puede ayudar a identificar y corregir los problemas posturales y a ofrecer alternativas saludables.

Cabe destacar que aplicar una compresa caliente a la zona lumbar puede ayudar a liberar la tensión muscular y eliminar dolores. Esto ayudará a la circulación y a disminuir el dolor asociado con espasmos musculares. Un baño caliente también puede ayudar a aliviar este dolor muscular.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…