Manipulación osteopática para el dolor lumbar crónico

El dolor de espalda afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de su vida, especialmente en la zona lumbar o espalda baja. Ese dolor desaparece con frecuencia tras varios días, especialmente si se realizan acciones específicas, como reposo relativo o aplicación de tratamientos farmacológicos. Pero en muchos casos esto no es así, y el dolor puede empeorar y dificultar la vida diaria.

En general, los estudios han demostrado que la manipulación de la columna vertebral es una de las varias opciones que incluyen el ejercicio, el masaje y la terapia física, que pueden brindar a algunas personas un alivio leve a moderado del dolor lumbar. La manipulación espinal parece funcionar tan bien como estos otros enfoques de tratamiento.

dolor lumbar crónico

Según un estudio reciente, entre los pacientes con dolor lumbar agudo, la terapia de manipulación espinal se asoció con mejoras modestas en el dolor y la función hasta seis semanas, con daños musculoesqueléticos menores temporales.

Las estimaciones de prevalencia de por vida de dolor lumbar superan el 50%. Los tratamientos para el dolor de espalda agudo incluyen analgésicos, relajantes musculares, ejercicios, terapia física, calor, terapia de manipulación espinal y otros, sin que ninguno haya sido establecido como superior a otros.

Manipulación espinal para el dolor de espalda baja

manipulación espinal

La manipulación espinal es una técnica utilizada por osteópatas y otros profesionales de la salud para el tratamiento del dolor lumbar crónico, un trastorno común e invalidante que reduce drásticamente la calidad de vida.

Ensayos clínicos

Los investigadores que realizaron el estudio evaluaron la efectividad y los daños asociados con la manipulación espinal en comparación con otros terapias no manipulativas para adultos con dolor lumbar agudo (seis semanas o menos).

De los 26 ensayos clínicos aleatorios elegibles, 15 proporcionaron pruebas de calidad moderada de que la terapia de manipulación espinal tiene una asociación estadísticamente significativa con mejoras en el dolor. Doce produjeron evidencia de calidad moderada, de que la terapia de manipulación espinal tiene una asociación significativa con mejoras en la función.

Ninguno informó de ningún evento adverso grave. Los eventos adversos transitorios menores, como el aumento del dolor, la rigidez muscular y el dolor de cabeza, se informaron del 50% al 67% del tiempo en series de casos grandes de pacientes tratados con terapia de manipulación espinal.

La técnica

La terapia consiste en la manipulación y movilización de la columna de forma manual, de modo que el terapeuta mueve la columna del paciente respetando su rango de movimiento, mediante movimientos lentos y pasivos, va dando poco a poco una mayor amplitud a este movimiento. Se trata de una técnica pasiva en la cual el terapeuta aplica un impulso o empuje manual dirigido específicamente a una articulación, al final o cerca del final de la amplitud pasiva de movimiento.

Según estudios recientes sobre la efectividad de la manipulación espinal en el tratamiento del dolor lumbar crónica, esta terapia es igual de válida para el tratamiento de este problema que otras terapias comunes prescritas, como ejercicios concretos, la atención médica estándar o la fisioterapia.

Sin embargo, cuando se compara con intervenciones inertes o tratamientos simulados (placebo) esta efectividad está menos clara debido a que hay sólo unos pocos estudios y los que hay muestran un alto riesgo de sesgo, lo cual significa que no es posible confiar completamente en sus resultados. En cualquier caso, no se ha observado ninguna complicación grave por manipulación espinal en el tratamiento del dolor lumbar crónico.

En general, las técnicas de manipulación osteopáticas son muy valoradas para el tratamiento del dolor de espalda baja. En este sentido, un estudio reciente realizado por la Asociación Americana de Osteopatía concluye que el tratamiento con manipulación osteopática reduce el dolor y mejora la función en los pacientes que sufren de dolor crónico lumbar inespecífico.

Además, los pacientes que sufrían los dolores más intensos y altos grados de discapacidad fueron los que recibieron los beneficios más importantes con los tratamientos.

El osteópata utiliza técnicas manuales para tratar de reducir el  dolor lumbar. Las técnicas de osteopatía tienen como objetivo aumentar el movimiento en las articulaciones y aliviar la tensión muscular.

Algunas de las técnicas principales que se pueden utilizar en osteopatía para el dolor lumbar son las siguientes:

  • Masaje. El osteópata aplica presión directamente a los tejidos blandos de la espalda. El objetivo es reducir la tensión en la espalda y aliviar el dolor.
  • Manipulación. En la manipulación, el osteópata realiza una acción de empuje más rápida con sus manos en un punto particular de la columna vertebral. Es posible que se escuche un sonido  cuando hace esto.
  • Técnica de energía muscular. Esta es una técnica en la cual el osteópata pide al cliente que empuje contra él, mientras aplican fuerza hacia atrás. Esto tiene como objetivo aumentar el rango de movimiento en la articulación afectada.
  • Técnica funcional. Con esta técnica, el osteópata mueve suavemente las articulaciones del sujeto a posiciones que reduzcan la tensión y dolor, antes de volver a colocarlas gradualmente  en la posición original.
  • Contraesfuerzo. Esto implica que el osteópata  mueve al cliente lentamente a la posición que le causa menos dolor. Lo mantendrá en esta posición por un corto tiempo mientras revisa los ‘puntos sensibles’, áreas del cuerpo que están causando el dolor.
  • Terapia de liberación miofascial. Este es un tipo de técnica de masaje profundo, en el que e osteópata tiene como objetivo liberar la tensión y la tensión en los músculos.
  • Técnicas de bombeo linfático. Estas técnicas ayudan con el movimiento del líquido conocido como linfa, alrededor del cuerpo, corrigiendo cualquier bloqueo. Se basan en la teoría de que una acumulación de linfa en los tejidos puede provocar problemas de salud.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…