Las manipulaciones en el drenaje linfático manual
Profesional realiza un drenaje linfático en las piernas

Las manipulaciones en el drenaje linfático manual

Aunque el drenaje linfático manual puede parecer un tipo de masaje, en realidad tiene poco que ver con este. De hecho, las manipulaciones que se realizan durante una masaje y una sesión de drenaje linfático son diferentes.

Las manipulaciones en el drenaje linfático pueden parecer suaves caricias sobre la piel. Pero en realidad no se trata de eso, ya que realmente se empuja tangencialmente la piel hasta el límite de su elasticidad, pero sin friccionarla ni resbalar sobre ella.

Manipulaciones en el Drenaje Linfático Manual

Los empujes de la piel se hacen en dirección a los ganglios linfáticos, desde los que se liberarán todos los desechos hasta allí conducidos. Así, las diversas manipulaciones del drenaje linfático manual tratan de adaptar manos y dedos a la superficie de las diferentes partes del cuerpo, empujando a la linfa hacia su drenaje natural.

Manipulaciones básicas

Círculos fijos

Los círculos fijos se aplican en la cara, la cabeza, la nuca, el cuello, las zonas ganglionares superficiales, los codos, las rodillas, las manos y los pies. Su objetivo es empujar con las manos la piel y tejidos subyacentes con movimientos elípticos. Son las muñecas las que se mueven. Las manos y dedos cumplen una función pasiva.

Manipulación de bombeo

La manipulación de bombeo es apropiada para las partes curvas y largas del cuerpo, como las extremidades inferiores y superiores. La manipulación de bombeo se realiza rodeando con las manos, principalmente entre los dedos pulgar e índice, la parte curva a tratar, evitando  ejercer una presión  cortante.

Durante esta manipulación, la mano realiza una doble abducción, de manera que con una mano o dos se realizan los bombeos, empujando de forma gradual.

Manipulación combinada

La manipulación combinada resulta de la combinación de un bombeo realizando con la mano que va por detrás, con un círculo, con la mano que va por delante.

Movimiento dador

El movimiento dador es un movimiento exclusivo para las extremidades inferiores y superiores. La principal característica del movimiento dador es que la palma de la mano se coloca de cara al terapeuta. Se puede realizar con una sola mano o con las dos de forma alternativa.

Manipulación giratoria o giros

La manipulación giratoria o giros es más apropiada para tratar las grandes superficies planas del cuerpo, como las partes anterior y posterior del tronco. La manipulación giratoria se realiza con desplazamientos giratorios de los pulgares.

Con las manipulaciones de drenaje linfático manual solo es posible influir más directamente sobre el drenaje de la linfa y del líquido intersticial situados en los tejidos más superficiales del cuerpo. No obstante, la circulación linfática más profunda también se activa por las intercomunicaciones existentes y por el efecto de empuje de la linfa ejercido desde la superficie.

Manipulaciones en el drenaje de la linfa

Las presiones tangenciales de empuje de las manipulaciones en el drenaje linfático tienen un recorrido circular, elíptico o espiral. En cualquier caso, la presión solamente se hace en el sentido en que la linfa va hacia los ganglios.

De hacerse en todas direcciones se esparciría la linfa, lo que haría más difícil su drenaje. Por ello se habla de presión máxima de empuje
y de presión cero, en la que solo hay contacto, sin que la mano haga ningún tipo de presión. El paso de una a otra presión se hace de forma progresiva.

Con las presiones de empuje de tipo circular se ejerce cierto estiramiento, tanto longitudinal como transversal, de los vasos linfáticos subyacentes y parte de los vecinos. Esto favorece su automatismo, así como el hecho de que puedan transportar una mayor cantidad de líquido.

La superficie de aplicación de las manos con la piel del paciente será lo más amplia posible. Únicamente en zonas reducidas del cuerpo (muñecas, dedos, codos, etc.) se utilizarán solamente los pulgares para empujar la piel.

En este sentido, cuanto más amplia sea la superficie de contacto con las manos, no solo se empujará más y mejor, sino que se evitará realizar presiones excesivas. En el drenaje linfático manual las manipulaciones se realizan siempre de proximal a distal. Esto se hace así porque, para poder drenar sin impedimentos es importante despejar primero el líquido acumulado que hay delante, es decir en las zonas más próximas a las zonas de eliminación, como si de desatascar un desagüe se tratara.

Si te interesa saber más sobre el drenaje linfático, puedes informarte sobre nuestro curso de drenaje linfático manual.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

Añadir comentario