Influencia del tabaco en la respiración de las personas mayores

El proceso de envejecimiento provoca alteraciones en el sistema respiratorio, tales como la reducción de la movilidad de la caja torácica y de la elasticidad pulmonar, así como disminución en los valores de la fuerza o presión inspiratoria y espiratoria máximas, con la consiguiente reducción en la eficiencia de la tos y disminución de la movilidad de los cilios que recubren las vías respiratorias y extraen microbios.

Otra característica asociada con el proceso de envejecimiento es la disminución de la función muscular respiratoria, lo que provoca hipoventilación, baja la tolerancia al ejercicio y disnea (falta de aire o dificultad para respirar).

Se ha demostrado en varios estudios diferencias en las características de los músculos esqueléticos entre fumadores y no fumadores. El porcentaje y el diámetro de las fibras tipo I son más bajos en los fumadores. Por otra parte, la capacidad oxidativa de los músculos esqueléticos es también menor en los fumadores.

Sin embargo, no estaba claro si la fuerza de los músculos respiratorios se ve influida por el tabaquismo. En un estudio realizado por la Universidad Norte de Paraná (UNOPAR) en Brasil, se evaluó la influencia del consumo de tabaco sobre la fuerza muscular respiratoria (presión inspiratoria máxima y espiratoria máxima) en ancianos físicamente independientes, comparándolos con los no fumadores.

Resultados

influencia-tabaco-personas-mayores-4Los resultados de este estudio mostraron que la fuerza muscular inspiratoria era más reducida en los ancianos fumadores que en los no fumadores. En particular, el diafragma, que sabemos que está compuesto principalmente de fibras musculares de tipo I, provocando contracción lenta, alta capacidad oxidativa y la baja capacidad glucolítica, relacionadas con el rendimiento y la resistencia aeróbica.

La fuerza muscular espiratoria no difirió entre los grupos.

Conclusión

influencia-tabaco-personas-mayores-2Estos resultados sugieren que fumar reduce la fuerza de los músculos respiratorios, especialmente del músculo inspiratorio y del índice de masa corporal.

Aunque no se presenta correlación completamente significativa, tales reducciones pueden indicar cambios en la masa grasa y magra y la densidad mineral ósea, lo que puede precipitar una mayor predisposición a la reducción de la capacidad funcional, la aparición de la enfermedad pulmonar y la disminución de la calidad de vida.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…