Combatir la ansiedad, el estrés y la depresión con fitoterapia
Lavanda y té para el estrés
Foto: Sixteen Miles Out en Unsplash

Combatir la ansiedad, el estrés y la depresión con fitoterapia

Los trastornos nerviosos y depresivos afectan a un amplio sector de la población. De hecho, se han convertido en uno de los males más comunes de nuestro tiempo.

Muchas personas prefieren los remedios herbales, como la fitoterapia, en caso de ansiedad, estrés o depresión a los medicamentos convencionales. Frente a la ingestión de tranquilizantes y antidepresivos químicos, hay una serie de plantas relajantes   que ofrecen una alternativa natural para la solución y el alivio de estos problemas.

El estrés o la ansiedad pueden tratarse con valeriana, tila, lavanda, verbena y pasiflora, por sus magníficas propiedades sedantes, hipnóticas y antiespasmódicas. Por su parte, el hipérico, también conocido como hierba de San Juan, se emplea con eficaces resultados en procesos depresivos, mientras que el ginseng está indicado en caso de agotamiento nervioso y astenia.

Fitoterapia para la ansiedad y el estrés

Cuando uno se enfrenta a una situación potencialmente peligrosa la ansiedad es una respuesta hasta saludable que nos prepara para responder adecuadamente ante situaciones de riesgo (ansiedad adaptativa o normal).

Si se percibe un peligro, el cerebro empieza a enviar señales que liberan hormonas preparando al cuerpo para defenderse. Los músculos se tensan, el ritmo cardiaco y la respiración se hacen más agitados, e incluso es más probable que la sangre coagule con mayor facilidad. El problema del estrés es cuando este cuadro se presenta en algunos individuos sin haber una amenaza obvia.

Por su parte, la ansiedad se presenta de dos maneras básicas. La primera es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que es una afección crónica que entraña la sensación periódica de presentimiento y preocupación, acompañada de síntomas físicos leves. La segunda la conforman las crisis de ansiedad, que son repentinas e inesperadas y se presentan con síntomas tan violentos que a veces se puede confundir con un ataque al corazón.

En fitoterapia, el estrés y la ansiedad se pueden aliviar con las siguientes plantas:

Melisa

La melisa es una planta perenne, de alrededor de 70 centímetros, con inflorescencias de color blanco y unas hojas que desprenden un fuerte olor a limón.  La parte de la planta utilizada son las hojas desecadas. Es una planta rica en aceites esenciales (geranial, cetral, citroneal, cariofilenos), derivados del ácido cinámico (ácido rosmarínico), flavonoides (ácidos ursólico y oleanoico) y taninos.

Las principales actividades farmacológicas son las siguientes:

  • Es sedante. En ensayos clínicos con extractos de 600 mg de melisa, se observó una reducción de la ansiedad, el estrés y el estado de alerta, a la par que mejoraba los síntomas de tristeza. No se observaron estos efectos en dosis más bajas.
  • Mejora cognitiva. Ha sido utilizado con éxito en pacientes con Alzhéimer, debido a su mejoría de la memoria, especialmente en las primeras fases de la enfermedad y como ansiolítico, debido a la reducción en la agitación los pacientes con esta enfermedad.

Las propiedades sedantes de la combinación de melisa, valeriana y azahar  han sido validadas en varios ensayos clínicos, incluso en comparación con benzodiacepinas, con menor incidencia de efectos adversos y mismos resultados clínicos. En otros ensayos clínicos de esta combinación, en este caso frente a placebo, se observó una reducción de la ansiedad y una mejoría significativa en la cantidad y calidad del sueño.

La Agencia Europea de Medicamentos, destaca el uso de la Melisa basado en usos tradicionales, para el alivio del estrés mental, y para los trastornos del sueño. La ESCOP y la comisión E avalan su uso como sedante.

L-Teanina

L-teanina (γ-glutamiletilamida) es un aminoácido único presente casi exclusivamente en la planta del té (Camellia sinensis). La teanina se sintetiza en la raíz de la planta y se concentra en las hojas, dónde la luz del sol convierte la teanina en polifenoles. Debido a esto, algunos cultivadores de té siembran sus plantas en lugares donde no llega luz del sol de forma directa, para preservar el contenido de teanina y, de esta manera, conservar también el sabor.

La L-teanina  está indicada farmacológicamente para el estrés y ansiedad. Los estudios muestran que la L-teanina induce la actividad de las ondas cerebrales alfa, que se relacionan con la percepción de un estado de relajación.

Los principales propiedades de la L-teanina son las siguientes:

  • La L-teanina se absorbe a nivel intestinal pasando al torrente sanguíneo. Una vez allí atraviesa la barrera hematoencefalica, provocando un aumento de los niveles de algunos neurotransmisores como Dopamina y serotonina a nivel cerebral.
  • Una taza de té negro contiene aproximadamente 20 mg. de L-teanina. Los efectos terapéuticos se obtienen a partir de dosis superiores.
  • Según las dosis ingeridas puede tener varios efectos en la función cerebral. En dosis de 250 mg. produce sensación de relajación, disminuye la tensión mental y emocional y mejora el estado de ánimo. Sin embargo este efecto no se consigue en estados de ansiedad. Cuando se administran dosis menores (20-40% menos) estimula la concentración y el aprendizaje.
  • Puede tener efecto hipotensor.
  • A su paso por el hígado la L-teanina se convierte en otra sustancia llamada etilamina, que produce una mayor respuesta inmunitaria frente a algunas bacterias, hongos y virus.

Ginseng coreano

El efecto tónico de la raíz de ginseng (Panax ginseng) se describió ya en un texto chino del siglo I A.C. Esta planta posee un efecto adaptogénico, el cual produce un incremento no específico en las defensas del organismo frente a los factores estresantes externos y los químicos nocivos. Además, la planta promueve una mejora general en el rendimiento físico y mental. Se trata de una hierba que ayuda a normalizar la forma en la que el organismo responde a los desencadenantes del estrés y actúa regulando la fabricación y secreción de hormonas adrenales.

El ginseng coreano es el más estimulante de todos los ginseng, lo que contrasta con el efecto calmante asociado al ginseng americano (Panax quiquefolium). Esta diferencia está asociada con la distinta proporción que presentan las dos especies de sus gingenósidos activos Rb1 y Rg1. El gingenósido Rb1 del ginseng americano es hipotensor y sedante, mientras que el gingenósido Rg1 del ginseng coreano es hipertensor y estimulante central.

El ginseng coreano se recomienda en casos de estrés, fatiga, poca resistencia física durante el ejercicio y cuando hay falta de atención. Está contraindicado en casos de hipertensión arterial y no se debe combinar con otros estimulantes como el café.

Fitoterapia para la depresión

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es un trastorno mental frecuente caracterizado por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa, falta de autoestima, trastornos del sueño o apetito, sensación de cansancio o falta de concentración.

Cuando los trastornos depresivos afectan de tal manera a la persona que la incapacita para el desarrollo normal de sus tareas habituales muchas veces se les da un tratamiento farmacológico. Dentro de los fármacos que se suelen utilizar para tratar la depresión están los medicamentos que elevan los niveles de serotonina en el cerebro ya sea impidiendo su recaptación (ISRS), impidiendo su destrucción con los inhibidores del enzima monoamino oxidasa (IMAO), o también promoviendo la síntesis de este neurotransmisor. De forma general, las guías médicas no recomiendan el uso de antidepresivos para el tratamiento de la depresión leve.

La planta estrella para tratar la depresión es el hipérico o hierba de San Juan. Su uso está ampliamente extendido en países como Alemania, donde se prescribe para el tratamiento de depresiones leves y moderadas.

Hipérico

El hipérico es una planta herbácea de pequeño tamaño, ampliamente distribuida en toda España, y que crece en los lindes de los caminos y de las carreteras. De flor amarilla, se utilizan las sumidades floridas, las cuales, son recolectadas en plena floración.

La composición del hipérico es compleja. Es rica en:

  • Naftodiantronas, entre las que se incluye la hipericina, y la pseudohipercina
  • Flavonas y flavonoles como la quercitina y el hiperósido
  • Derivados del floroglucinol como la hiperforina
  • Taninos, aceites esenciales y protoantocionidinas

No se ha determinado con exactitud cuál de los principios activos del hipérico es el responsable de la acción antidepresiva. En un principio se pensaba que era una acción sinérgica de la hipercina, los flavonoides y la hiperforina.

Sin embargo, recientes investigaciones aseguran que es la hiperforina la responsable de esta actividad antidepresiva, ya que se ha comprobado que, de manera aislada inhibe la recaptación de serotonina, dopamina y noradrenalina, el mismo mecanismo farmacológico que realizan los antidepresivos sintéticos, sin embargo, no es el único mecanismo de acción que le concede actividad antidepresiva.

El hipérico a nivel tópico actúa como cicatrizante y antibacteriano, y por vía oral, se ha observado que mejora la función cognitiva y la memoria, por lo que está siendo investigado su uso en la enfermedad de Alzheimer.

Los principales mecanismos de acción del hipérico son los siguientes:

  • Inhibidor de enzimas que degradan los neurotransmisores. La MAO (monoamino oxidasa)  y la COMT (catecol-O-metiltransferasa) tienen como función principal la degradación de neurotransmisores (dopamina, noradrenalina y serotonina). La hipericina y los flavonoides tienen la capacidad de inhibir este grupo de enzimas, generando un aumento de los niveles de neurotransmisores en el espacio sináptico.
  • Inhibidor no competitivo de la recaptación de neurotransmisores. La hiperforina y otros principios activos del hipérico (se desconoce exactamente cuáles) inhiben la recaptación de neurotransmisores de forma no competitiva. La inhibición que provocan los antidepresivos sintéticos es de tipo competitivo. Esto hace que aumente la tolerancia a estos medicamentos, requiriendo en tratamientos crónicos el aumento paulatino de la dosis. La hierba de San Juan ejerce una inhibición no competitiva, aspecto diferencial respecto a los antidepresivos, ya que se limita la tolerancia.
  •  Modulación de los niveles de citocinas. El hipérico inhibe la liberación de citocinas. En recientes publicaciones se ha observado una relación entre los niveles altos de citocinas y la depresión. Niveles elevados de citocinas provocan una hiperactividad sostenida del eje HPA por el factor liberador de corticotrofina, este es también el motivo por el cual, el estrés puede desencadenar una depresión.

La Agencia Europea de Medicamentos y la OMS, consideran como bien establecido el uso del hipérico, para el tratamiento de la depresión leve y moderada.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario