¿El Shiatsu es eficaz para aliviar la fibromialgia?

Un estudio realizado en el año 2013 demostró el potencial del masaje shiatsu en la mejora de la intensidad del dolor, el umbral del dolor por presión, la calidad del sueño y el impacto de los síntomas en la salud de los pacientes con fibromialgia. El protocolo de tratamiento propuesto con el masaje shiatsu fue factible y bien aceptado por los pacientes.

El estudio tenía como objetivo evaluar los efectos potenciales del masaje en los síntomas de pacientes adultos con fibromialgia primaria, proponer un protocolo de tratamiento con Shiatsu, verificar la aceptabilidad del paciente y evaluar la viabilidad de un estudio más amplio.

Shiatsu para aliviar la fibromialgia

Mejoras en el dolor

Las personas con fibromialgia que recibieron 16 sesiones de Shiatsu de cuerpo completo durante ocho semanas experimentaron mejoras estadísticamente significativas en la intensidad del dolor, el umbral del dolor por presión, la calidad del sueño y el impacto de los síntomas de la fibromialgia en su salud general.

El estudio involucró a 34 sujetos, de 33 a 62 años de edad, a quienes se les había diagnosticado fibromialgia. Estos sujetos se dividieron en el grupo de control o el grupo de shiatsu. Los participantes en el grupo de control recibieron un folleto educativo el primer día del estudio de ocho semanas. Este folleto contenía información sobre la fibromialgia y formas de controlar la condición, junto con instrucciones para un programa de ejercicios de estiramiento.

Los sujetos recibieron una sesión de shiatsu de cuerpo completo de 40 minutos dos veces a la semana durante ocho semanas, para un total de 16 sesiones. Un especialista todas las sesiones, aplicando presión con las manos y los dedos de acuerdo con los comentarios de cada sujeto.

Según los investigadores, la presión aplicada era la misma que cada sujeto podía tolerar sin sentir un dolor incómodo, y las sesiones abordaban todos los meridianos principales del cuerpo C en diferentes posiciones. Cada sesión de shiatsu se cerró con dos minutos de presión sostenida en los cinco puntos más dolorosos del sujeto.

Los resultados de la investigación revelaron mejoras significativas entre los sujetos en el grupo de shiatsu en todas las medidas de resultado, excepto la ansiedad.

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…