Efectos del quiromasaje sobre la circulación sanguínea y el sistema linfático

El quiromasaje tiene una gran cantidad de beneficios en el cuerpo y en el organismo. Uno de ellos es que activa los vasos linfáticos y la circulación de la sangre en las venas. Esto se debe a que la presión ejercida sobre las paredes de las venas precipitan el vaciado de las mismas y, debido a esto, disminuye el estancamiento sanguíneo. Esto hace que la presión venosa vaya disminuyendo, lo que facilita la circulación arterial.

efectos del quiromasaje

Efectos del quiromasaje sobre la circulación sanguínea

Cuando los movimientos del masaje facilitan la circulación venosa a nivel local también se produce un estímulo del flujo sanguíneo generalizado. Esto promueve el aumento de sustancias nutricias (hidratos de carbono, lipidos y proteínas), lo que da lugar al incremento del metabolismo en la región donde se realiza el masaje.

Además, el masaje favorece que la sangre distribuya con mayor facilidad el oxígeno hacia aquellos órganos o tejidos que lo precisen, consiguiendo así una mejor regeneración de los mismos.

El efecto del masaje se produce tanto a nivel de las venas superficiales como de las venas profundas, aunque todo depende de la intensidad de dicho masaje y de si se realiza en forma más o menos profunda, siempre que las manipulaciones se realicen hacia el corazón (siguiendo la dirección de los vasos venosos).

El efecto sobre la circulación arterial es distinto. Esto se debe a que no es posible actuar de forma mecánica sobre las arterias debido a su situación profunda, lo que impiden que puedan ser estimuladas con las manos. Sin embargo, sí existe un efecto positivo del masaje sobre las arterias gracias a lo podemos denominar “rebote”.

Efectos del quiromasaje sobre el sistema linfático

efectos del quiromasaje en el sistema linfático

Por otra parte, el masaje también estimula el sistema linfático. Es similar a la estimulación venosa, ya que también se deriva del aumento del flujo sanguíneo arterial. La linfa obedece al pulso arterial, puesto que la mayoría de vasos linfáticos circulan cerca de las arterias.

Durante el masaje, la relajación que se produce debido al incremento de la profundidad de la respiración ejerce un efecto aspirante y compresor de la caja torácica. Esto favorece la circulación de la linfa profunda. Por otra parte, el sistema linfático también se ve activado por el movimiento muscular que se ejerce durante las manipulaciones.

Si te interesa conocer más acerca de los efectos del masaje, puedes informarte sobre nuestro curso de quiromasaje, en el que formamos a gente sin experiencia para que puedan dedicarse a esta profesión con total seriedad.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…