Uso del drenaje linfático manual en el tratamiento del linfedema

El drenaje linfático es una técnica que tiene muchos beneficios para la salud, y es especialmente interesante su utilización para el tratamiento del linfedema, que es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático.

En comparación con el masaje tradicional, la presión aplicada con el drenaje linfático manual es de mucha menor en intensidad. Con el fin de lograr el efecto deseado, la presión en la fase de trabajo debe ser suficiente para estirar los tejidos subcutáneos en contra de la fascia (la estructura que separa la piel de la capa muscular) situados debajo, pero no para manipular el tejido muscular subyacente.

Drenaje linfático manual para el tratamiento del linfedema

En la fase de reposo se libera la presión, lo que favorece la absorción de líquido linfático en los vasos linfáticos.

El linfedema es un signo clínico de deterioro del sistema linfático con respecto a la formación y drenaje de la linfa. Esto lleva a una acumulación de macromoléculas y líquidos en el espacio intersticial, lo que puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las extremidades.

Las principales formas de terapias empleadas en el tratamiento del linfedema son el drenaje linfático, los mecanismos de restricción, los ejercicios y actividades miolinfocinéticos y el cuidado higiénico. Estas terapias se pueden realizar de forma aislada o asociativa.

Drenaje linfático manual y linfedema

El objetivo general del drenaje linfático manual en el tratamiento del linfedema es reencaminar el flujo de líquido linfático hacia los vasos linfáticos, que finalmente desembocan en el sistema venoso.

Por ejemplo, en el caso de linfedema en la extremidad superior causado por la cirugía del cáncer de mama, es necesario volver a encaminar el flujo de la linfa estancada en los tejidos subcutáneos del brazo alrededor de la zona axilar hacia  los ganglios linfáticos axilares en el lado opuesto y la ganglios linfáticos inguinales en el mismo lado donde se realizó la cirugía.

Estos grupos de ganglios linfáticos representan las áreas de drenaje para el fluido linfático estancado situado en la extremidad superior afectada y necesitan ser manipulados antes de iniciar el tratamiento del propio brazo.

Preparación y prevención

La manipulación de estas áreas de drenaje crea un “efecto de succión” en los vasos linfáticos sanos situados en las áreas de drenaje, lo que permite al líquido linfático acumulado pasar de una región con drenaje linfático insuficiente a un área con drenaje linfático normal, y finalmente, de nuevo en el sistema venoso.

Después de esta preparación, la extremidad en sí se trata en segmentos: se descongestiona desde la parte proximal de la extremidad afectada haica la parte distal. Este enfoque segmentado asegura que los vasos linfáticos situados en zonas más proximales de las extremidades estén adecuadamente preparados para manejar el líquido linfático entrante de zonas situadas más distales.

Con el fin de prevenir la reacumulación del fluido evacuado desde el extremo, es necesario que al tratamiento de drenaje linfático le siga una etapa de compresión, ya sea con vendajes acolchados especializados o prendas de compresión.

El drenaje linfático manual presenta una oportunidad única para los profesionales de la salud para especializarse y les abre la puerta para tratar y manipular una variedad de condiciones asociadas con disfunciones del sistema linfático. Sin embargo, las técnicas únicas de drenaje linfático manual son muy diferentes a las técnicas manuales tradicionales y, por lo tanto, requieren una formación especializada en drenaje linfático manual.

Drenaje linfático para prevenir el linfedema después de la cirugía de cáncer de mama

Un estudio publicado en el Journal of Lymphology demuestra el efecto significativo del drenaje linfático manual en la prevención de la aparición de linfedema secundario de la extremidad superior en el lado operado después de una cirugía de cáncer de mama. El estudio mostró que la aplicación profiláctica del drenaje linfático manual inmediatamente después de la cirugía de cáncer de seno ayudó a prevenir o aliviar considerablemente el linfedema secundario del brazo, independientemente del método de tratamiento del cáncer de seno.

Este estudio demuestra la efectividad del drenaje linfático para prevenir la aparición de linfedema secundario, independientemente del tipo de cirugía realizada, el número de ganglios linfáticos extirpados  y si se aplicó radiación. Además, aunque se necesitan más estudios, este en concreto muestra que el drenaje linfético aplicad directamente después de la cirugía para el cáncer de mama y durante un cierto tiempo debería ser considerado para la prevención del inicio del linfedema secundario.

Drenaje linfático manual para linfedema en la pierna

Los factores de riesgo para el linfedema en las piernas incluyen:

  • aumento de peso o sobrepeso
  • infección en la pierna afectada
  • radioterapia en la pelvis
  • reincidencia de cáncer

Además, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo, como estar inactivo, viajar avión y compresión de la pierna (por ejemplo, por el uso de ropa), así como exposición a temperaturas extremas.

Si eñ linfedema empeora, la hinchazón se mantendrá por más tiempo o no desaparecerá en absoluto. Levantar las piernas puede ser útil en un principio, pero dejará de funcionar con el tiempo.

El drenaje linfático manual es uno de los tratamientos más beneficiosos para tratar el linfedema, también en las piernas. Usar medias de compresión o realizar ejercicios específicos son otras formas de ayudar a reducir el linfedema.

El drenaje linfático manual puede estimular el flujo de líquido linfático de la pierna.  Sin embargo, debe evitarse en caso de infección de la piel, coágulos sanguíneos o una enfermedad activa en las áreas de drenaje linfático involucradas.

Autor: Eva R.

Compartir

7 comentarios en “Uso del drenaje linfático manual en el tratamiento del linfedema

  1. Buenas tardes. Me indicaron drenaje linfático manual, por edema venoso, después de haber tenido un trombo superficial venoso en miembro superior derecho.
    El comentario es que en la practica del tratamiento me ponen con las vendas frías y pierna elevadas, antes del masaje, y no luego como vuestras técnicas indican.
    ¿Es eso correcto?

    1. Hola Teresa, las indicaciones del artículo son las adecuadas. Primero se ha de activar y limpiar con drenaje linfático y después se podrán aplicar vendas frías, de esta manera el trabajo es mucho más efectivo.
      Saludos.

  2. Hola quisiera saber cuantas sesiones se recomiendan y con que frecuencia en el.caso de miembros inferiores. ? Es decir si tengo mal funcionamiento del sistema linfático en miembros inferiores, se puede reparar con un número estimado de sesiones. ?
    Aguardo sus recomendaciones. Saludos

    1. Hola Teresa, no se puede hacer una previsión de las sesiones que serán necesarias, en tu caso o en cualquier otro, sin haber hecho previamente una historia clínica completa. Si visitas a un profesional experto en drenaje linfático, podrá realizarla y hacer una estimación.

  3. Tengo un linfedema en los tobillos desde hace muchos años y siempre he creido que eran esguinces mal curados y ahora al hacerme una ecografia venosa me lo han detectado

    1. Hola Cristina
      El DLM en linfedema está indicado y los resultados son buenos
      Si lleva años como indicas no se obtiene tanto resultados pero sí se puede mejorar y evitar que la acumulación de líquido vaya creciendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…