Drenaje linfático: ese gran olvidado
drenaje-linfatico-manual-CIM-Formacion-2|drenaje-linfatico-manual-CIM-Formacion-1

Drenaje linfático: ese gran olvidado

En 1930, Emil Vodder, describió y puso en práctica un tipo de terapia manual que actuaba sobre el sistema linfático del organismo (método Vodder).

Más del 60% del cuerpo humano es de naturaleza líquida. El líquido intersticial, que rodea las células de nuestros tejidos, hace posible que estas se alimenten y eliminen sus sustancias de desecho y toxinas en él.

En caso de no funcionar correctamente el sistema linfático, el líquido intersticial, no hace su función, y puede aparecer encharcamiento, hinchazón y formación de edemas en el cuerpo.

Prácticas de drenaje linfático en CIM Formación

Base científica del drenaje linfático

Desgraciadamente, el sistema linfático es el gran olvidado de la medicina e incluso poco estudiado por el colectivo médico. Esto hace que muchos médicos y personal sanitario, se muestren escépticos al oír hablar de una terapia manual que actúa sobre el sistema linfático vascular: el drenaje linfático

Esta terapia, hoy en día, tiene una base científica que consiste en la activación manual del drenaje del líquido intersticial y de la linfa (la llamada sangre blanca), produciendo una gran limpieza de los tejidos. Por ejemplo, en la mastectomía de mama y sus ganglios axilares, observamos que a los dos años se puede producir un edema en esa zona, y la única forma no cruenta de resolverla, es aplicando D.L.M.

Otras indicaciones terapéuticas en las que es efectivo el D.L.M. son:

  • Estreñimiento
  • Dolores menstruales
  • Edemas venosos en el embarazo
  • Estrés
  • Insomnio
  • Cirugía maxilofacial
  • Quemaduras
  • Traumatismos
  • Elefantiasis
  • Post-cirugía
  • Post-radioterapia

En Alemania, este tratamiento lo cubre la seguridad social. El D.L.M., no solo es un método utilizado en problemas puramente médicos. De hecho, hoy en día, es prácticamente el método manual por excelencia en el tratamiento de la celulitis y reducción de exceso de volumen corporal.

Complemento de otras terapias

  • Quiromasaje
  • Reflexología podal
  • Quiropraxia
  • Masaje del tejido conjuntivo
  • Tratamiento de las fascias, etc.

Para aprender esta técnica, no es necesario poseer formación sanitaria ni conocimiento de otras terapias manuales. Es una técnica que, con las enseñanzas de profesionales expertos en ella, es relativamente fácil de aprender. Implica una cierta formación teórica del cuerpo humano y una gran dosis de formación eminentemente práctica.

Desintoxicación del organismo

La capacidad del cuerpo para desintoxicarse comienza en el sistema linfático. A diferencia del sistema circulatorio, que utiliza el corazón para bombear la sangre a través de las arterias y venas, el sistema linfático no tiene una bomba central, sino que se activa con el ejercicio, la respiración diafragmática o la contracción abdominal, entre otras formas. Estos movimiento empujan la linfa a través del cuerpo. El drenaje linfático también actúa como una bomba para estimular el sistema linfático y así facilita, entre otras cosas, la desintoxicación celular

Durante  la sesión de drenaje linfático se utilizan movimientos repetitivos para estimular el líquido linfático y que este fluya a través del sistema. La técnica propicia la eliminación de los residuos y la toxicidad y proporciona sustancias nutritivas y hormonas al cuerpo.

Al promover el flujo linfático, la filtración y la purificación se produce la mejora de la función hepática, el fortalecimiento del sistema inmune y el aumento del movimiento del fluido hacia y desde los órganos y tejidos.

La respuesta de cada persona frente al drenaje linfático difiere dependiendo de los niveles de toxicidad individuales del cuerpo. Algunas personas sienten una profunda sensación de relajación, mientras que otros experimentan una explosión de energía. Sin embargo también hay quienes pueden experimentar fatiga o síntomas gripales leves.

Estas son respuestas normales que pueden durar hasta dos días. En todos los casos, es aconsejable beber mucha agua tras un drenaje linfático, ya que esto puede ayudar a eliminar toxinas y limpiar el sistema.

Todas las manipulaciones, indicaciones y aplicaciones del drenaje las estudiamos en nuestro curso de drenaje linfático manual.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

Añadir comentario
  • Esta tecnica es muy buena y se acopla a las demas para complementar un mejor trabajo y resultados exelentes, es verdad que a este tema lo ha tenido apartado pero ahora es el momento de complementar en nuestras terapias esta gran ayuda para ser mas profesionales y dar un jemor servicio a nuestros pacientes