Alcance de la reflexología: orgánico y holístico

La reflexología entiende que los pies y las manos son un mapa en el que se reflejan todas las partes de cuerpo, incluidos glándulas, órganos y sistemas. Se basa en un concepto integrativo, siendo que el alcance de la reflexología considera todos los aspectos del ser humano: orgánicos, biológicos, psicológicos, caracterológicos, espirituales…

La reflexología es una terapia holística, en cuanto que se basa en la aplicación de estímulos manuales en las áreas reflejas de los pies, que integra todos los aspectos del ser humano.

Alcance de la reflexología: orgánico y holístico

Alcance de la reflexología: orgánico y holístico

Alicia López Blanco explica en su libro Manual de Reflexología: Método Holístico (Robinbook, 2001) que la reflexología, desde el punto de vista holístico, estimula el desbloqueo energético y favorece  la relación y alivia el estrés. Esto se debe a la profunda relajación que produce la reflexología y que estimula la producción de endorminas, que funcionan como analgésicos naturales que alivian la tensión y el dolor y, a su vez, despiertan sensaciones de alegría y placer.

Según López Blanco, la reflexología también estimula los impulsos nerviosos, la circulación sanguínea y la acción del sistema inmunológico y despierta los mecanismos naturales de depuración al favorecer la eliminación de toxinas y desechos de manera natural y ayudan a la liberación de las emociones guardadas.

Reflexología holística

Esta autora explica que la reflexología también ayuda a la naturaleza del organismo en su propio proceso de autocuración y reequilibrio y es excelente desde el punto de vista preventivo, ayudando a través de las sesiones a encontrar el equilibrio que es la ausencia de enfermedad.

También considera que es un verdadero camino de evolución ya que, al estimular el desbloqueo energético, favorece la expansión de la conciencia. Este punto es especialmente interesante, ya que afecta tanto al aspecto orgánico de la persona como a sus aspectos psicológicos y emocionales, ya que cuando se abren nuevo espacios para la circulación de la energía, la persona empieza a experimentar nuevas sensaciones y a conectar más y de distinta manera con su cuerpo, sus emociones y sus sentimientos.

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…