Dolsa, una perrita encantadora

Hoy vamos a hablaros de Dolsa, una perrita que ha necesitado mucho cariño para poder salir de una situación difícil y es nuestra nueva apadrinada.

Dolsa llevaba muchos días vagando por los caminos, buscando como sobrevivir. Su estado era crítico y una señora del lugar comenzó a alimentarla, pero necesitaba más. Su aspecto era delgado, llevaba una cadena al cuello, estaba enferma y débil.

Dolsa, una perrita encantadora 1
Dolsa cuando fue rescatada

La Asociación en Defensa y Ayuda de Animales Abandonados (Adaana) tomó cartas en el asunto e inició un pedido de acogida, pero nadie en ese momento pudo ocuparse de ella. Adaana la trasladó a la residencia para poder ayudarla y ella respondió dejándose cuidar y querer.

Los primeros análisis revelaron Lehismania, así que tuvo que iniciar un tratamiento que le ayudó a mejorar poco a poco. Dos meses después una persona se ofreció para acogerla y prosiguió con su mejora.

Dolsa, una perrita encantadora 2
Dolsa, muy mejorada

Poco después le detectaron Pénfigo, un problema en la piel que le obligó a medicarse y le hizo perder masa muscular. Afortunadamente este problema se le ha podido controlar, pero la Lehismania se ha reactivado.

Dolsa ahora está bien, los cuidados recibidos le han sentado muy bien y ha perdido el miedo, pero necesita un nuevo tratamiento.

Sobre Adaana

La Asociación en Defensa y Ayuda a los Animales Abandonados nació en 2008 con el objetivo de ayudar a otras asociaciones y protectoras dando a conocer la labora realizada, ayudado en la organización de eventos y concienciando sobre la situación de animales abandonados en la Comunidad Valenciana.

Pero, según fueron avanzando los meses, Adaana comenzó a gestionar por su cuenta sus propios casos. A pesar de no contar con refugio propio, sus perros quedan bajo el cuidado de acogida particulares y residencias caninas.

Como otras muchas asociaciones sin ánimo de lucro, la salud de los perros depende de la ayuda que reciben externamente. Cualquiera puede ayudar haciéndose socio, apadrinando un animal, o patrocinando parte de los gastos de mantenimiento.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…