Cómo saber el tono de mi piel
Chica frente al espejo
Foto: Mathilde Langevin en Unsplash

Cómo saber el tono de mi piel

Cuando nos encontramos delante de un stand de maquillaje y vemos tantos colores o tonos, a la gran mayoría nos surge una duda. ¿Qué tono de maquillaje elijo? ¿Qué subtono de piel tengo?

Pues aunque parezca que la pregunta no tiene solución, sí la tiene y es fácil conocer qué tono de piel tenemos. Lo primero de todo: los tonos de la piel no tienen nada que ver si en ese momento estamos más morenas, si tenemos una piel muy blanca o una piel enrojecida. El tono o subtono se encuentra bajo la piel y eso se determina según la raza y genética que tengamos.

Tipos de tono de piel

Tono Cálido

Personas con una piel de color dorado, anaranjado, ámbar e incluso con tonos amarillos.

Tono Frío

La piel tiene tonos rosados, violáceos, azulados, violetas y también algunos tonos más tenues de amarillo.

Tono Neutro

Este tipo de color de piel se da en personas que tienen tonos mezclados, entre cálido y fríos. Mezclas de dorados con violáceos, rosado con amarillo…

¿Cómo averiguar cuál es mi tono de piel?

Existen varias formas para averiguar de qué tono es nuestra piel.

1.- Primero nos lavaremos muy bien el rostro y secaremos a golpecitos suaves para no enrojecer el rostro con la toalla.

Seguidamente nos observaremos en un espejo con luz natural y sostendremos un folio blanco al lado del rostro.

Si nuestra piel fuese cálida, la piel al lado del folio blanco tendrá matices amarillos o naranjas. Si vemos una piel con tonos rosados o azules, seremos de tonos fríos. Y si observamos que tiene ambos colores, estamos ante una piel con tonos neutros.

2.- En este caso observaremos las venas de las muñecas. Si son de color verde nuestro tono de piel será cálido, si la vemos de color azul seremos un tono frío. Pero si las vemos de ambos colores, tendremos un tono neutro.

3.- Por el color de nuestros ojos. Quizás el más fácil, ya que estadísticamente, si tenemos un color u otro de ojos nuestro tipo de piel será de un tono concreto.

Si los ojos son de color verdes o marrones, el tono de piel será cálido. Si el color de ojos es marrón muy oscuro o casi negros el tono de piel será frio.

Ahora que puedes conocer mejor el tono o subtono de piel que tienes, acertarás mucho mejor con el color del maquillaje o la base a la hora de aplicarla.

Cómo aclarar la piel de forma natural

La piel se puede oscurecer o apagar por muchos motivos, como la sobreexposición al sol, la contaminación ambiental, diversos problemas de salud o el uso de productos cosméticos basados en químicos, entre otros.

Esto da lugar a manchas y/o a un tono de piel desigualado. En nuestro curso de estética siempre prestamos especial atención a los cuidados de la piel. A continuación vamos a ver algunos trucos para aclarar la piel ligeramente y unificar su tono de forma natural.

Aclarar la piel con zumo de limón

El zumo de limón es un blanqueador natural de la piel gracias sus propiedades ácidas y también exfolian la capa superior de las células de la piel, las más oscuras.

Además, gracias a su alto contenido de vitamina C, el zumo de limón tiene efecto antioxidante y favorece el crecimiento de células nuevas.

Puedes aplicar el limón directamente sobre la piel o con un algodón dos o tres veces por semana. Después aclara con agua tibia y aplica una crema hidratante (si vas a salir a la calle no olvides el protector solar). Los resultados tardan en dejarse ver.

Una forma más rápida y también muy nutritiva de usar el zumo de limón para aclarar la piel es mezclándolo con una clara de huevo y aplicarlo en forma de mascarilla. La mezcla se deja actuar durante 5-10 minutos antes de retirarse con agua tibia.

Mascarilla de avena

La avena ayuda a exfoliar la piel, lo que favorece la regeneración celular.

Para preparar esta mascarilla de avena necesitarás una cucharadita de avena, una pizca de cúrcuma y algunas gotas de zumo de limón.

Tritura la avena y mézclala con los otros ingredientes. Aplícala sobre la piel y déjala actuar durante 10-15 minutos. Enjuágate frotando ligeramente para exfoliar la piel.

Puedes aplicarte esta mascarilla a diaria. Los efectos tardan en ser visibles.

Mascarilla de yogur y miel

El yogur tiene muchos nutrientes también para la piel. Además , como contiene ácido láctico, posee propiedades blanqueadoras muy interesantes.

Por su parte, la miel, además de ayudar a aclarar la piel, sino que también funciona como un humectante natural, lo que ayuda a combatir la piel seca.

Para hacer esta mascarilla, mezcla una cucharada de yogur con media cucharada de miel. Aplica la mezcla y deja reposar 10-15 minutos. Aclara después de con agua tibia. Puedes hacerlo a diario.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Deja un comentario