Remedios caseros para tener unos pechos más firmes
entrenamiento-pectorales-pechos-firmes|pechos-firmes

Remedios caseros para tener unos pechos más firmes

La flacidez en los pechos es un proceso natural. Con el paso del tiempo los senos pierden flexibilidad y elasticidad. Algunos factores pueden hacer que este proceso comience antes o tenga más efectos, como falta de atención (sujeción adecuada, falta de ejercicio, etc.), embarazo y lactancia, menopausia, deficiencias nutricionales o determinadas enfermedades, entre otros.

En nuestro curso de Estética y Belleza, nuestras alumnas aprenden las técnicas profesionales más efectivas para combatir este proceso, pero hoy os presentamos unos consejos caseros para aplicar en el día a día y conseguir unos pechos más firmes.

Ejercicios de tonificación

Algunos ejercicios pueden ayudar a tonificar los músculos y los tejidos conectivos presentes en los senos, evitando que se hundan y se caigan. También pueden ayudar a recuperar parte del tono muscular y, en consecuencia, elevar ligeramente los senos.

entrenamiento-pectorales-pechos-firmesExisten muchos ejercicios para tonificar los músculos pectorales que puedes hacer con peso (barras y mancuernas), resistencia (gomas) o con peso corporal. Lo mejor es que consultes con un entrenador personal o acudas a un gimnasio para que te preparen un programa de ejercicios adecuado y equilibrado.

Masajes

Masajear los pechos en un movimiento hacia arriba durante al menos 15 minutos cada día puede ser muy beneficioso para los senos caídos. El masaje puede generar calor y energía y mejorar la circulación de la sangre a los pechos. Esto, a su vez, puede fortalecer los músculos y los tejidos conectivos, evitando así la flacidez y mejorando la forma de los senos de manera efectiva.

Se pueden usar aceites esenciales para los masajes. Por ejemplo, el de semillas de hinojo, el de menta verde, el de zanahoria, el de limón y el de ciprés contienen propiedades para el rejuvenecimiento celular de la piel que ayudan a restaurar la flexibilidad y la elasticidad de la piel. También se pueden usar aceites vegetales, que ayudan a nutrir los tejidos.

También puedes optar por los masajes de agua fría con la ducha. El agua fría sobre la piel del cuerpo actúa como un tensor. Acabar la ducha con agua fría reactivará la circulación sanguínea, lo que tensará la piel al máximo y la mantendrá joven y elástica. Si esta ducha se hace después de una sesión de deporte los músculos recuperan mejor.

Mascarillas

Al igual que las mascarillas faciales, aplicando mascarillas a los senos se pueden conseguir excelentes resultados. Una muy interesante y popular es la que se hace a base de yogur y huevo. Mezcla una cucharada de yogur natural con un huevo entero y una cucharada de aceite de vitamina E (de venta en farmacias y parafarmacias). Cubre con la mezcla los senos aplicando un suave masaje y deja actuar entre 20 y 30 minutos. Enjuaga después con agua tibia.

Cuida tu peso

Muchas mujeres se quejan de que, cuando inician un régimen para perder peso, el primer lugar de donde pierden es del pecho. Como es evidente, al perder grasa y líquidos los pechos tienden a caerse. Precisamente por eso es necesario cuidar el peso corporal. Una vez que se haya eliminado la grasa de más acumulada en los senos, se pueden empezar a ver resultados con el ejercicio focalizado en los músculos pectorales.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Comentanos