Beneficios terapéuticos de bañarnos con agua fría
mujer duchandose

Beneficios terapéuticos de bañarnos con agua fría

Si supiéramos los beneficios que nos aporta una ducha con agua fría, seguro que no dejábamos escapar esa oportunidad y estaríamos todo el tiempo en la bañera con el agua helada.

mujer duchandoseEl agua no solo nos mantiene hidratados y sanos por dentro. También puede ser usada en modo terapéutico para aliviar o prevenir varias dolencias.

Cuando hablamos de baños con agua fría nos referimos a someter el cuerpo o una zona como las piernas y los brazos bajo agua a una temperatura de unos 15-20 grados. Nunca inferior de 15, ya que podríamos entrar en hipotermia (bajada brusca de temperatura). Por un corto periodo de tiempo, nunca sobrepasando el minuto.

Esta actividad terapéutica se conoce con el nombre de hidroterapia (terapia con agua) y ayuda a activar el organismo, mejorar la circulación, reafirmar, mejorar el aspecto de la piel, mejora el sistema inmunitario, etc.

Aunque no parezca nada apetecible practicar esta terapia de duchas con agua fría en inverno, es igual de aconsejable que hacerlo en épocas más calurosas como el verano. Solo es cuestión de ir acostumbrando al cuerpo a terminar las duchas diarias con agua fría y así activar el organismo.

¿Cuáles son los beneficios de ducharnos con agua fría?
  • Mejora la concentración
  • Activa el metabolismo
  • Favorece la eliminación de toxinas
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Reduce el dolor
  • Reduce la inflamación
  • Tonifica la piel
  • Aumenta la energía
  • Disminuyen el estrés y la ansiedad
  • Aumenta la testosterona y la fertilidad
  • Mejora las varices
  • Reafirma la piel
  • Ayuda a despertarnos
  • Ayuda en estado depresivos

Como se puede apreciar, son múltiples las ventajas de tomar una ducha de agua fría habitualmente. Aunque hay ciertas personas con determinadas patologías que deberían conocer los posibles inconvenientes que puede tener esta terapia en su organismo.

Un ejemplo de ello son las personas con hipertiroidismo. Estas personas tienden a ser bastantes frioleras y si se realizan baños con agua fría conseguiremos bajar aún más la temperatura corporal y poner en riesgo su salud.

Otra dolencia para tener en cuenta son las personas con problemas cardíacos. Un cambio brusco de temperatura en este tipo de personas puede ser perjudicial.

Lo más responsable es preguntar directamente al médico si podemos realizar esta terapia si tenemos alguna enfermedad crónica.

Pero por lo general, la mayoría de las personas pueden practicar la hidroterapia desde su casa sin ningún tipo de problema físico.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Comentanos