Verdades y mentiras del ciclismo indoor

Actualmente, el ciclo indoor (también conocido como spinning) se ha convertido en una de las actividades colectivas de mayor popularidad en los gimnasios. Esta actividad estrella no pasa de moda, y cada vez gana más adeptos debido a que se trata de un ejercicio realmente dinámico y divertido. Este ejercicio tiene tres puntos clave que la convierten en una actividad especial:

  • Logra grandes resultados en un corto periodo de tiempo
  • La realización de esta actividad es muy sencilla
  • No tiene ningún impacto negativo en las articulaciones

Esta popular actividad tan de moda y con las clases repletas de gente ha logrado ganarse en muy poco tiempo el aprecio de los amantes de la actividad aeróbica, ya que es todo lo que precisa cualquier persona para gozar de los muchos beneficios que brinda el ciclismo de una manera diferente. Este nuevo programa realizado sobre una bicicleta estática se encarga de trabajar resistencia, fuerza y velocidad al ritmo de la música.

Conceptos erróneos en ciclo indoor

Mitos sobre el ciclo indoor

Como en prácticamente todas las actividades o ejercicios, son muchos los mitos o creencias falsas que circulan sobre el ciclo indoor que merece la pena aclarar para no dar lugar a malentendidos.

  • Mito 1. Las mujeres embarazadas no pueden practicar ciclo indoor. Las mujeres en estado de gestación también pueden disfrutar de esta actividad como cualquier otra persona, siempre y cuando el médico no haya indicado lo contrario.
  • Mito 2. Cuanta mayor sudoración, más se logra adelgazar. El sudar más no implica perder más peso o quemar más grasa. Muchas personas que practican esta actividad creen que podrán deshacerse de todo el exceso de tejido graso del cuerpo. Si realmente se desea perder peso es importante llevar una dieta saludable, equilibrada y controlada de manera conjunta a este ejercicio.
  • Mito 3. El ciclo indoor aumentará en exceso la musculatura. Muchas personas, especialmente mujeres, temen que esta actividad comience a desarrollar en exceso la musculatura de sus piernas, pero esta creencia es falsa, ya que para ello es importante realizar actividades específicas como pesas o máquinas que logren desarrollar el volumen de los músculos.
  • Mito 4. Da igual la velocidad de pedaleo si pones poca resistencia. Si la carga es inferior a la requerida, da igual lo rápido que pedalees, pues apenas generarás energía, es decir, no quemarás calorías ni obtendrás ningún tipo de beneficio muscular. A cambio, aumentarás la fatiga y, lo que es peor, el riesgo de lesión. El trabajo real lo obtienes cuando pones la carga adecuada, siempre respetando la velocidad de pedaleo impuesta por la música
  • Mito 5. Sesión más larga es mejor. El esfuerzo y, por lo tanto, el trabajo realizado, no siempre es proporcional al tiempo de trabajo. La duración de la clase debe ser coherente con el tipo de trabajo que se quiere realizar. De hecho, alargar una clase de gran intensidad puede ser contraproducente para algunos participantes. Por ejemplo, para una clase  de intervalos suele ser suficiente un trabajo total de 45 minutos (incluido calentamiento y enfriamiento). Si lo que se pretende es trabajar la capacidad aeróbica durante una sesión larga es muy importante regular bien las cargas para evitar la extenuación y la fatiga de los participantes.
  • Mito 6. Hace las piernas grandes. Un mito más entre las falsas creencias del ciclo indoor. Pero la verdad es que no hay pruebas de que esto sea así. De hecho, el ciclo indoor es una actividad con una orientación preferente más hacia la mejora del sistema cardiovascular que muscular. Eso no significa necesariamente que no se pueda producir un ligera hipertrofia. En cualquier caso, no es tan significativa como para que “se pongan las piernas grandes”.
  • Mito 7. Es preferible añadir trabajo de brazos al pedaleo. Otro mito. Siguiendo con el argumento anterior, implicar grandes y numerosos grupos musculares puede ser preferible, si lo que se busca es aumentar el gasto calórico. Sin embargo, el hecho de querer aumentar el gasto calórico no justifica tal acción, ya que modificar el ejercicio de ese modo puede disminuir los beneficios de la actividad en sí misma, así como aumentar el riesgo de lesión.

Verdades sobre el ciclo indoor

No todos los ejercicios o actividades son para todo el mundo, por ello es muy frecuente que haya personas que se digan: El ciclo indoor no es para mí.

Esta afirmación es verdadera a medias, no se trata de una frase tan disparatada como muchos pudieran pensar, aunque hay que destacar que puede tener sus matices. Y es que resulta normal que una persona completamente desentrenada no tenga la misma fuerza, resistencia y aguante que cualquier otra persona que lleve semanas practicando ciclo indoor.

La clave está en trabajar hasta donde se pueda, especialmente los primeros días, sin agobiarse ni preocuparse, ya que con el tiempo se logrará coger el truco a este ejercicio.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…