Cómo manejar las situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor
situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor|situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor

Cómo manejar las situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor

A veces pueden darse situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor que pueden dar lugar a pérdida de concentración, pérdida de motivación y malestar a los participantes. Al fin y al cabo, en un grupo donde hay varias personas siempre pueden surgir momentos complicados. ¿Qué podemos hacer cuando la situación durante el entrenamiento incomoda a los deportistas o a nosotros mismos como instructores de ciclo indoor? A continuación vemos algunos de los casos más frecuentes y cómo afrontarlos.

Manejar situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor

Situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor

Gente hablando durante el entrenamiento

La música está muy alta durante el entrentamiento de ciclo indoor. Esto provoca que las personas que quieran hablar entre ellas lo tengan que hacer muy alto, lo que da lugar a una situación muy ruidosa. En este caso, como instructor de ciclo indoor debes solicitar a los charlatanes que no hablen.

Puedes hacerlo amablemente dirigiéndote a los implicados, con un comentario general o incluso haciendo partícipes a los charlatanes de forma positiva, como por ejemplo, preguntándoles cómo están, animándoles en su pedaleo, invitándoles a que sigan el ritmo o a que suban un poco más la carga, etc.

Quejas por la música

Con la buena intención de meter variedad musical en las clases, es fácil que en algún momento elijamos música que no guste a todo el mundo o que, incluso, le desagrade. El problema real llega cuando alguien se queja, sobre todo porque puede empujar a otros a quejarse también y estropear el ambiente del entrenamiento. Ten en cuenta que esto no es algo personal, así que no te lo tomes como tal.

Recuérdales que se concentren en el entrenamiento (a lo mejor tienes que cambiar a una técnica que requiera más concentración para que no piensen tanto en la música) e insiste en que el tema en concreto acabará pronto. También puedes aprovechar, si procede, a hablarles de algún tema técnico, darles algún consejo de entrenamiento. En este caso, baja un poco el volumen de la música para que te escuchen mejor.

Alguien se siente incómodo

Tal vez sea por un comentario, una técnica, una propuesta de ejercicio, una pregunta directa, una mirada o una corrección que alguien se sienta incómodo durante el entrenamiento o siente así esas situaciones incómodas en la clase de ciclo indoor.

Ten en cuenta que cada persona es un mundo y no todas reaccionan igual ante las situaciones. Si haces algo que incomoda a alguien no insistas y, al terminar, si procede, pide disculpas. Si ves que alguien no hace un ejercicio, no insistas para forzarle a que lo haga.

Tampoco deberías fijar demasiado la atención en alguien y, por supuesto, debes evitar el contacto físico y limitarlo a lo imprescindible (siempre pidiendo permiso).

Por otra parte, si vas a hacer una corrección muy concreta, procura hacerla de manera personalizada, mejor al final de la clase. Si esto no puede ser, acércate y, sin micrófono, haz la corrección.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario