¿Qué tipo de ejercicio puede ayudarte a mantenerte joven?

El ejercicio de resistencia está destinado a ayudar a una persona a mejorar su resistencia, e incluye actividades como correr, nadar y montar en bicicleta. El ejercicio de intervalos de alta intensidad es similar, pero requiere que una persona se someta a breves ráfagas de entrenamiento intenso, seguidas de descanso y recuperación, y luego de nuevo entrenamiento intenso. Finalmente, el entrenamiento de fuerza está destinado a aumentar la fuerza física de una persona e implica actividades como levantamiento de pesas.

Una nueva investigación revela cuál de todos es el que puede ayudarte a mantenerte más joven.

El ejercicio para mantenerse joven

Ejercicio para mantenerse joven

Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de Leipzig en Alemania, en colaboración con colegas de otras instituciones de investigación, han estado analizando si los diferentes tipos de ejercicio físico pueden retardar los procesos de envejecimiento biológico. El estudio se publicó en el European Heart Journal a finales de noviembre de 2018.

El equipo estudió la duración de los telómeros y la actividad de la telomerasa en participantes que realizaron uno de los tres tipos de ejercicio durante el estudio, a saber, ejercicios de resistencia, entrenamiento de intervalos de alta intensidad o entrenamiento de resistencia.

Los investigadores reclutaron inicialmente a 266 participantes jóvenes y sanos, pero que no tenían estilos de vida activos. Los investigadores dividieron al azar a los participantes del estudio en cuatro grupos, de la siguiente manera:

  • Entrenamiento de resistencia, lo que implicaba correr.
  • Entrenamiento de intervalos de alta intensidad, que incluyó sesiones que incorporaron ejercicios de calentamiento, seguidos de cuatro ciclos de carreras de alta intensidad alternadas con carreras lentas y un período de descanso para terminar.
  • Entrenamiento de fuerza, que incluyeron ejercicios con máquinas, como extensiones de espalda, abdominales, desmontes, remo sentado, flexiones y extensiones de piernas sentadas, press  de pecho y press de piernas.
  • Grupo de control, que siguió con un estilo de vida sedentario.

El período de intervención fue de seis meses, y los participantes que estaban probando varios tipos de entrenamiento tuvieron que realizar tres sesiones de ejercicios de 45 minutos semanalmente. Del total inicial de participantes, 124 pudieron completar el estudio.

Para verificar qué tipo de entrenamiento fue el más efectivo para apoyar un envejecimiento saludable, los investigadores recolectaron muestras de sangre de los participantes, una vez en la línea de base y luego de 2 a 7 días después de la última sesión de entrenamiento al final del estudio.

Al observar la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa en los glóbulos blancos de los participantes, los investigadores encontraron que los individuos que habían participado en entrenamiento de resistencia y entrenamiento de intervalos de alta intensidad disfrutaron de los mayores beneficios.

“Nuestro principal hallazgo es que, en comparación con el inicio del estudio y el grupo de control, en voluntarios que realizaron entrenamiento de resistencia y de alta intensidad, aumentaron la actividad de la telomerasa y la longitud de los telómeros, que son importantes para el envejecimiento celular, la capacidad de regeneración y, por lo tanto, envejecimiento saludable”, dicen los investigadores. “Curiosamente, el entrenamiento de fuerza no tuvo estos efectos”.

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…