Mitos sobre el ejercicio físico que debes quitarte de la cabeza
mitos-ejercicio-entrenamiento-fisico-3|mitos-ejercicio-entrenamiento-fisico-1|mitos-ejercicio-entrenamiento-fisico-2

Mitos sobre el ejercicio físico que debes quitarte de la cabeza

En torno al ejercicio y al entrenamiento físico se han desarrollado una gran cantidad de mitos, muchos de ellos alimentados gracias a la facilidad que actualmente existe para transmitir y comunicar la información. Para los no especialistas es cada vez más difícil determinar qué información es correcta.

Diez mitos sobre el ejercicio

mitos-ejercicio-entrenamiento-fisico-3

El ejercicio cardiovascular por las mañanas y en ayunas ayuda a quemar más grasas

Esta estrategia fue difundida por Bill Philips en su libro “Body for Life”, pero carece por completo de rigor científico. Es más, diversos estudios han demostrado que, no solo no es cierto que se quemen más grasas por hacer ejercicio en ayunas por las mañanas, sino que es contraproducente, entre otras cosas porque entrenar con las reservas de glucógeno agotadas aumenta la proteólisis (degradación de las proteínas), con lo que perderás masa muscular, imprescindible tanto si practicas musculación como si estás interesado en bajar de peso.

Cuanto más ejercicio, mejor

Hacer mucho ejercicio puede ayudar a perder peso rápidamente, sobre todo si se acompaña de dieta. Pero existe el riesgo de perder masa muscular y de sufrir lesiones importantes, así como fatiga y debilitación. Ya se sabe, mejor calidad que cantidad.

Un ejercicio adecuado, acompañado de una dieta apropiada y proporcionada -en la que se ingieran las proteínas necesarias- y una estimulación adecuada de los músculos es vital para un entrenamiento saludable.

Es necesario utilizar cargas muy pesadas para hacerse más fuerte

Según un estudio reciente de la Universidad de McMaster en Canadá, es mejor levantar pesas con una carga manejables durante el tiempo que puedas para mejorar la estimulación muscular.

En este sentido, es mucho mejor mantener la contracción durante más tiempo y hacer más repeticiones y/o series. Seguro que has visto a más de uno o una en el gimnasio con la cara descompuesta haciendo levantamientos o movimientos en máquinas a una velocidad de vértigo y terminar con cara de “soy un crack”. Pues no, amigo/a, no.

Si no eres capaz de aguantar la contracción ni siquiera un segundo ese ejercicio no está bien hecho. Además, con la velocidad es más fácil modificar la postura y perder el control sobre la fase excéntrica del ejercicio, pudiendo sufrir lesiones importantes.

Puedes comer lo que quieras, siempre y cuando hagas ejercicio

Este es uno de los mitos más comunes y también más peligrosos. La base probablemente esté en la idea de que si quemas más calorías de las que ingieres, o al menos las mismas, todo está controlado. Así, si un día comes más, al día siguiente haces más ejercicio y punto.

El problema es que con esto justificamos la ingesta de más comida chatarra (picoteos, snacks y demás) y, sobre todo, más comida basura (cargada de grasas saturadas y grasas trans). En este sentido, diversos estudios demuestran que no toda la grasa que ingerimos a través de esta comida se presenta en la superficie y que cierta cantidad tiende a depositarse en los órganos del cuerpo en forma de grasa visceral, que es muy peligrosa para su salud. Por lo tanto, comer puedes comer, pero vigila bien qué, cómo, cuándo y cuánto comes.

Un truco: Tómate un vaso grande de agua antes de comer cualquier otra cosa. Lo mismo mientras te la bebes cambias de idea y, en vez de comerte algo cargado de grasa, eliges una pieza de fruta o un lácteo (mejor descremado, claro).

El ejercicio es para si te sobra peso o quieres ponerte cachas

El ejercicio físico es fundamental para todos, incluso para los delgados, y no solo para mantener la línea, lo cual es una cuestión meramente estética, sino para estar más sanos, prevenir lesiones, aumentar la masa muscular, la fuerza, la resistencia, aumentar la capacidad cardiopulmonar y prevenir enfermedades como la diabetes.

El ejercicio también es bueno para mejorar la actividad cerebral y prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, regular el estrés y, para los más propensos, prevenir o tratar la depresión y la ansiedad.

Con más tiempo de ejercicio pero menos intensidad se pierde más grasa

Esto es una verdad a medias. Puede que durante la ejecución del ejercicio se pierda más grasa. Al hacer ejercicio a una intensidad menor, la mayor parte de la grasa que se quema proviene de los depósitos de grasa del cuerpo.

Para quemar hidratos de carbono y, por lo tanto, quemar más calorías de forma eficiente, es necesario hacer ejercicios más intensos.

El músculo pesa más que la grasa

Un kilo es un kilo, sea de grasa, de masa, de hierro o de paja. El error seguramente tenga su origen en la justificación que se da cuando empiezas a entrenar para bajar de peso y en las primeras semanas ganas algunos kilos.

Lo que ocurre es que has ganado más masa muscular de la grasa que has perdido. Y esto es bueno, muy bueno, porque el músculo consume energía, incluso en reposo, mientras que la grasa solo estorba. Ganar músculo te permitirá quemar más combustible con el mismo ejercicio, y también te ayudará a tener fuerza y capacidad para hacer aún más.

El entrenamiento con pesas en mujeres hace cuerpos masculinos

Muchas mujeres evitan el entrenamiento con pesas para evitar que sus cuerpos se vean más masculinos, pero esta creencia es errónea. Ni siquiera para los hombres es fácil conseguir un cuerpo musculoso solamente levantando pesas.

Puede que algunos lo tengan más fácil por su constitución, pero en general no es nada fácil. Para obtener un gran volumen muscular es necesaria la testosterona, una hormona propia de los hombres y que tiene una presencia insignificante en las mujeres.

Estirar antes de hacer ejercicio es lo mejor

Si estiras con los músculos en frío aumentas las posibilidades de sufrir una rotura fibrilar o una lesión. Es más, muchos estudios demuestran que el estiramiento prolongado antes de hacer ejercicio tiende a reducir la fuerza y potencia muscular.

Por tanto, los estiramientos estáticos es mejor dejarlos para después del entrenamiento. No obstante, después de calentar, para practicar determinados ejercicios o deportes, pueden ser útiles los estiramientos dinámicos.

Para bajar de peso haciendo ejercicio hay que comer más

Para bajar de peso hay que comer bien, no se trata de comer más ni menos. Lo básico es ingerir menos calorías de las que se queman. Además, hay que reducir drásticamente el consumo de grasas saturadas y revisar que se toma la cantidad de proteínas adecuada.

También es importante tomar hidratos de carbono compuestos y evitar en la medida de lo posibles los azúcares simples. También es necesario no entrenar en ayunas o tras muchas horas sin comer y reponerse tras el ejercicio. Es fundamental hidratarse adecuadamente y tomar frutas y verduras en abundancia.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario

Añadir comentario