Consejos para dominar el micrófono en las clases de ciclo indoor
microfono-ciclo-indoor-min

Consejos para dominar el micrófono en las clases de ciclo indoor

El micrófono es una herramienta fundamental para las sesiones de ciclo indoor. Por muy pequeña que sea la sala, sin micrófono el monitor se ve obligado a bajar el volumen constamente para poder hablar, a hablar muy fuerte (más bien gritar) para dar instrucciones y comunicarse por señas, más allá de lo que el lenguaje corporal requiere.

Pero el micrófono no es tan fácil de usar como parece. No se trata de darle al botón “on” y empezar a hablar. Si no dominas bien el micrófono en las clases de ciclo indoor vas a convertir a tu mejor aliado en tu peor pesadilla. En este artículo te vamos explicar las ventajas de usar el micrófono en tus clases de ciclo indoor de forma eficaz.

Consejos para dominar el micrófono en las clases de ciclo indoor 1

El micrófono en las clases de ciclo indoor

El micrófono proporciona a los instructores de ciclo indoor la capacidad de elevar el tono de su voz al hablar, por lo que no tienen que gritar para dar las instrucciones de la clase. Esta es la primera y más evidente ventaja. Esto, además de cuidar la voz del instructor, le permite aumentar la cantidad de información aportada, incluidas pautas técnicas de ejecución. Pero también le pone más fácil animar a los asistentes, a todos por igual (pues todos oyen, no solo los de la primera fila). Además, al no necesitar gritar, el monitor de ciclo indoor se fatiga muchísimo menos hablando.

La ventajas más evidentes para los participantes es que todos reciben la información por igual, por lo que pueden concentrarse mejor y hacer un mejor trabajo. Así, los participantes se benefician de una sesión más activa y dinámica, por lo que pueden participar más de la sesión, interactuar y aprender. El trabajo es de mejor calidad y más motivador.

Cómo usar el micrófono de manera eficaz

Lo primero que debes tener en cuenta es que el micrófono en las clases de ciclo indoor debe estar bien regulado para que tu voz se escuche por encima de la música sin acoplarse. Si tienes problemas con estos aspectos técnicos debes consultar con un especialista. Ten en cuenta que necesitarás una mesa de mezclas o un equipo que integre una salida de micrófono para que música y voz se oigan por la misma vía.

Una vez que tu micrófono está a punto, lo primero de debes tener en cuenta es el volumen de tu voz. Si gritas mucho el efecto va a ser muy desagradable. Debes modular la voz. No olvides que el micrófono debe estar bien cerca de tu boca para que sea cómodo y para que capte tu voz de manera correcta.

Otra cuestión que debes tener bien presente es la referente a la pronunciación, el tono y el ritmo a la hora de hablar. Debes vocalizar y pronunciar bien, hablar a una velocidad adecuada para que se te entienda y jugar con el ritmo de las palabras.

Además, debes aprender a proyectar tu voz. No se trata de hablar fuerte, sino de amplificar tu voz sin gritar. Esto es técnica vocal, y es la misma que utilizan los presentadores de televisión y radio, los actores y los cantantes, y está basada en el uso del diafragma para generar energía en la emisión de la voz sin excesivo volumen.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario