Frecuencia cardíaca en el entrenamiento de ciclo indoor

La frecuencia cardíaca facilita una visión sobre lo que ocurre en el cuerpo, tanto en reposo como durante el ejercicio. Tener en cuenta la frecuencia cardíaca es importante para valorar el nivel de acondicionamiento del corazón, la respuesta del mismo al esfuerzo y determinar las posibilidades de esfuerzo de los sujetos.

Cabe destacar la importancia de conocer la frecuencia cardíaca en reposo. Cuanto menor sea la frecuencia cardíaca en reposo mayor nivel de acondicionamiento del corazón habrá. De hecho, a medida que se entrena, dicha frecuencia irá disminuyendo.

Frecuencia cardíaca

Frecuencia cardíaca de esfuerzo

Es el número de latidos por minuto del corazón en situaciones de esfuerzo. En el caso del ciclo indoor, sería el número de pulsaciones durante el desarrollo de la sesión.

Conocer los latidos del corazón en cada momento es muy importante para ir adaptando el esfuerzo a las demandas del entrenamiento, para lo que usamos el pulsómetro. De hecho, gracias al pulsómetro podemos saber si estamos trabajando a la intensidad adecuada, si tenemos que incrementar o reducir el esfuerzo (por ejemplo, aumentando o reduciendo la carga) y comprobar si hemos alcanzado los objetivos de la sesión.

Frecuencia cardíaca máxima

Es el límite máximo de la función cardiovascular, es decir, el valor más alto en un esfuerzo total hasta llegar al agotamiento. Esta frecuencia máxima no debe ser sobrepasada.

Para determinarla hay varios métodos. Uno de ellos se realiza tomando como valor de partida la edad, que se resta al valor de referencia 220. Este es un método sencillo para hacer una estimación aproximada del número de pulsaciones máximo que puede valer para la mayoría de las personas que suelen acudir a un gimnasio a realizar ejercicios de tipo aeróbico, como el ciclo indoor.

En cualquier caso, en lo que a frecuencia cardíaca máxima se refiere, los valores individuales varían mucho respecto a la propuesta que acabamos de indicar, ya que depende de otros factores, no solo de la edad. No obstante, utilizar esta fórmula es perfectamente válido para personas que no tienen un alto nivel de entrenamiento y ofrece un valor orientativo de mucho valor para la práctica del ciclo indoor.

Frecuencia cardíaca basal

Indica el mínimo de pulsaciones por minuto que se necesita para mantener las funciones vitales (por ejemplo, durante el sueño). Conocer este valor es de gran importancia en el entrenamos deportivo, ya que ofrece un indicativo importante a la hora de valorar un posible sobreentrenamiento.

Un indicativo del sobreentrenamiento es, precisamente, el aumento de la frecuencia cardíaca basal. Por lo general, no es necesario contar con la medición de la frecuencia cardíaca basal, a no ser que se trate de deportistas de alto nivel de rendimiento.

Frecuencia cardíaca de reposo

Conocer la frecuencia cardíaca de reposo sí que es importante. Esta aumenta en los individuos desentrenados y sedentarios, pudiendo alcanzar valores muy por encima de lo que se considera normal. Lo normal es tener entre 60/70 por minuto en hombres y 70/80 pulsaciones por minuto en mujeres.

Sin embargo, los individuos entrenados pueden tener frecuencias menores. Así, cuanto mayor sea el nivel de entrenamiento, más baja ser la frecuencia cardíaca de reposo.

Si quieres aprender más sobre el ciclo indoor, seguramente te interesa nuestro curso de instructor de ciclo indoor presencial, con prácticas en gimnasios.

 

 

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…