¿Es necesario estar en forma y/o fuerte para ser entrenador personal?

Esta es una pregunta recurrente de muchos entrenadores personales: ¿necesito estar en forma y fuerte y musculoso para ser entrenador personal? El que lo esté te dirá que sí, por supuesto. No cabe duda de que si te vendes por tu imagen personal y pretendes ser el modelo de tus clientes lo necesitas.

Ahora bien, ¿seguro que todos los clientes buscan eso? Es más, ¿garantiza tu forma física que sepas llevar a los clientes para que consigan sus objetivos, tanto si están alineados con los tuyos como si lo que necesitan es otra cosa diferente?

Corredor atando zapatillas
Foto: Alexander Redl en Unsplash

No todo el mundo que busca un entrenador personal quiere convertirse en campeón de bodybuilding. De hecho, muchas personas se sienten más cómodas por personas con un aspecto más “normal” que con entrenadores que parecen sacados de una revista. Eso no significa que estar fuerte te convierta en peor, profesional ¡ni mucho menos!

Lo que tratamos de dejar claro es que tu capacitación como entrenador personal no se mide por tu estado de forma física actual. Los años pasan para todos, y los pasan factura. Lesiones que te dejan inactivo meses, la maternidad en las mujeres, diferentes enfermedades, cambios hormonales debidos a la edad… esto y mucho más puede hacer que tu forma física se vea alterada. Pero tu experiencia y tu conocimiento siguen ahí. Creciendo con el tiempo, habitualmente.

Forma física del entrenador personal

Un entrenador personal puede entrenar a muchos tipos de clientes. Es importante que tenga una forma física aceptable en relación al tipo de cliente que esté entrenando, pero si todos los entrenadores tuvieran que estar al nivel de sus clientes, muchos de los mejores entrenadores que actualmente están trabajando y entrenando con éxito estarían fuera de juego.

Que no puedas levantar 100 kg. no significa que no puedas enseñar la técnica correcta con mucho menos (incluso con una barra sin peso, si hace falta). Él no es el que tiene que entrenar, sino el cliente. Una buena explicación y una buena argumentación valen más que poder mostrar la capacidad para hacer un ejercicio con el mismo peso que el cliente, así como la capacidad para diseñar un programa adecuado.

No cabe duda que un entrenador personal no puede olvidarse de entrenar él mismo, pero tiene que hacerlo en la medida de sus necesidades y posibilidades, que irán cambiando con el paso del tiempo.

Además, el entrenador personal no es un modelo que deba ser imitado por sus clientes. Los intereses y los objetivos de uno y otro no tienen que ir en la misma línea. Eso no le quita capacidad al entrenador personal. En ese caso solo podría entrenar a una pequeña parte de los clientes potenciales.

Entrenar no es solo diseñar un programa

Un buen entrenador personal hace muchas más cosas que diseñar un programa de ejercicios. Además de hacer el seguimiento de sus logros físicos, se ocupa de hacer un seguimiento de la alimentación, de mantener al cliente motivado, de ayudarle a revisar y enfocar sus objetivos. En muchos casos tiene que ocuparse de hacer seguimiento de ciertos parámetros de salud, como pueden ser el colesterol o la presión arterial. En todo esto la forma física tiene poco que ver.

No cabe duda que estar en buena forma puede resultar mucho más “vendible”, sobre todo para entrenadores jóvenes. Sin embargo, independientemente de la forma física y el aspecto, lo que más vale de un entrenador es su capacidad de adaptarse a cada cliente y para diseñar el programa en función de lo que el cliente necesita. Esto implica, además, que el entrenador personal debe ser capaz de ayudar al cliente a marcarse unos objetivos realistas en un tiempo realista.

Reflexión final: ¿Qué significa estar en forma?

Una última reflexión que queremos hacer es sobre una cuestión que seguro que muchos lectores se han hecho. ¿Qué implica realmente estar en forma? ¿Qué significa estar fuerte?

Y es que se puede estar en buen forma física sin tener un cuerpo de concurso. Igualmente se puede estar fuerte sin tener un volumen de masa muscular muy grande. También se puede tener una buena forma física sin tener un cuerpo excesivamente definido.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…