¿Es bueno el Pilates para las personas de la tercera edad?

El método Pilates es bueno para las personas de la tercera edad; de hecho, es un tipo de ejercicio que está ganando popularidad entre este colectivo, entre otras cosas por la capacidad que tiene este método para adaptarse a las necesidades de quienes lo practican. Además, los beneficios del método Pilates -aumento de la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio y el tono musculuar, entre otros- lo hacen un sistema ideal para las personas mayores.

Cada vez hay más clases de Pilates pensadas específicamente para personas de la tercera edad, aunque por lo general, un instructor preparado puede adaptar la clase a cualquier necesidad. En cualquier caso, es muy recomendable que cualquier persona acuda a clases de iniciación al Pilates antes de incorporarse a un grupo avanzado para poder ser consciente de lo que puede y no puede hacer y para, en cierto modo, se autorregule en la práctica del Pilates y entienda las señales del instructor en cuanto a las modificaciones de los ejercicios.

anciana practicando pilatesEn general, los adultos, con el paso del tiempo, perdemos equilibrio, flexibildiad y resistencia si no lo trabajamos, lo cual se hace más evidente cuando se supera cierta edad. La práctica regular del Pilates en la tercera edad ayudará a ir recuperando poco a poco esas facultades, lo que ayuda a prevenir lesiones, desgaste y caídas, así como aumentar la seguridad en uno mismo y la autonomía.

Uno de los grandes beneficios de practicar Pilates es que ayuda a prevenir la osteoporosis, una de las grandes preocupaciones de hombre y mujeres a medida que nos hacemos mayores. La osteoporosis es un debilitamiento de la estructura del hueso, lo que los hace más frágiles y susceptibles de fracturarse. En este sentido, cualquier persona con riesgo de osteoporosis o que tenga más de 60 o 65 años debería hacerse una prueba de densidad ósea antes de proceder a la práctica de Pilates para regular los ejercicios, evitar lesiones y trabajar para de forma adecuada para fortalecer los huesos sin riesgos.

A menudo se recomienda hacer Pilates como parte de los programas de fortalecimiento de los huesos para prevenir la osteoporosis. Sin embargo, una vez que la osteoporosis está presente, el escenario cambia considerablemente, lo que supone que ciertos ejercicios no se deben hacer o deben hacerse de manera diferente. Para saber más sobre este tema, lee el artículo Pilates y osteoporosis: prevención y rehabilitación.

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…