¿El método Pilates mejora la flexibilidad?

Popularmente se asocia la práctica del método Pilates con la mejora de la flexibilidad. Pero ¿realmente nos hace más flexibles? Tal vez debamos empezar por aclarar que significa ‘ser flexible’.

Con frecuencia, cuando la gente piensa en la flexibilidad imagina a un gimnasta haciendo flexiones imposibles o un artista de circo retorciéndose y colocando su cuerpo en posturas completamente antinaturales. Otros visualizan a bailarines arqueando su cuerpo de maneras increíbles o a yoguis en posturas ciertamente complejas. Pero esto son ejemplos extremos, fruto de una predisposición física y de un duro trabajo que dura décadas y no acaba nunca.

La flexibilidad y el método Pilates

La flexibilidad es para todos

Lo cierto es que la flexibilidad es una cualidad física que nos debe importar a todos. Tal vez no seamos tan flexibles como las personas de los ejemplos anteriores, pero eso no significa que no tengamos flexibilidad.

De hecho, nos movemos porque somos flexibles. La flexibilidad es fundamental para el movimiento y la postura, y hay que cuidarla para hacer movimientos eficientes y prevenir lesiones. Un músculo está mucho más protegido cuando es flexible. Es más, cualquier cantidad de movimiento y estiramiento te ayudará a mantenerte flexible y móvil.

Y si bien es cierto que la flexibilidad se va perdiendo con el paso del tiempo, también lo es que una de las maneras más fáciles de mantenerse flexible o de recuperar algo de flexibilidad es haciendo pilates, ya que combina el estiramiento, la resistencia, la construcción de músculos y la respiración en una excelente rutina que mejora la flexibilidad.

Lo que dice la ciencia

Mucha gente cree que como no es muy flexible no puede hacer pilates, pero no es así. No necesitas ser flexible para empezar a practicarlo. Y lo que es seguro es que poco a poco irás ganando flexibilidad, aunque necesites adaptar los ejercicios a tus necesidades personales.

En este sentido, diversos estudios han demostrado que practicar el método Pilates mejora la flexibilidad. Por ejemplo, un estudio sobre los efectos del entrenamiento en la estabilidad y flexibilidad lumbo-pélvica publicado en el Asian Journal of Sports Medicine en 2011, encontró que el grupo de entrenamiento de pilates mejoró significativamente la flexibilidad  durante intervalos de tiempo.

Este efecto también fue significativamente mayor que el grupo de control durante las 4 semanas y las 8 semanas del período de entrenamiento. Además, entre 65% y el 85% de los sujetos del grupo pilates pasaron la prueba de estabilidad lumbo-pélvica a las 4 y 8 semanas de los períodos de entrenamiento, respectivamente. Ningún sujeto del grupo de control no pasó la prueba en ninguna etapa.

Según los autores de este estudio, el método Pilates puede usarse como un programa de ejercicios complementarios para mejorar la flexibilidad, mejorar el control y la movilidad de los segmentos del tronco y la pelvis. También puede prevenir y atenuar la predisposición a lesiones musculoesqueléticas axiales.

Otro estudio sobre la efectividad del método para reducir el grado de escoliosis no estructural y mejorar la flexibilidad y el dolor realizado en estudiantes universitarias, encontró que el método Pilates producía una reducción en el grado de escoliosis no estructural, aumento de la flexibilidad y disminución del dolor respecto al grupo de control. El estudio fue publicado en 2012 en el Journal of Bodywork and Movement Therapies. 

 

 

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…