Ejercicios de Pilates de pie para mejorar el equilibrio y la postura
ejercicios-de-pilates-de-pie-equilibrio|ejercicios-de-pilates-de-pie

Ejercicios de Pilates de pie para mejorar el equilibrio y la postura

Los ejercicios de Pilates de pie son más que recomendables para desarrollar el equilibrio. Además de trabajar la buena postura a través de la fortificación de los músculos abdominales y los extensores de la espalda, estos ejercicios también trabajan los músculos de las piernas.

Los principios básicos para el trabajo de los ejercicios de Pilates de pie permiten la realización de los ejercicios tanto a principiantes como a personas avanzadas en la técnica. Estos mismos principios funcionan como patrones de movimiento que pueden aplicarse también a la vida diaria, incluido el trabajo y el entrenamiento.

Postura básica para los ejercicios de Pilates de pie

Para establecer la postura básica de los ejercicios de Pilates de pie colócate frente a una pared. La distancia debe ser la adecuada como para que puedas apoyar las manos sobre la pared con los brazos extendidos dejando los hombros asentados sobre tu espalda, sin forzar los codos, de forma que la pared te ofrezca un equilibrio adicional.

Tus tobillos, caderas, hombros y orejas deben estar en una línea mientras los pies apuntan hacia delante, con las piernas paralelas y la pelvis neutra. Aprieta los músculos abdominales hacia dentro y hacia arriba, colocando la caja torácica en línea con las caderas. La columna debe respetar sus curvas naturales, el pecho debe permanecer abierto, los hombros relajados y la mirada al frente.

ejercicios-de-pilates-de-pie-equilibrio

Comienza a trabajar el equilibrio

Con las manos apoyadas sobre la pared flexiona las rodillas hasta la línea que formen con los dedos de los pies, no más allá. Baja sintiendo oposición a la  elevación a través de tu centro. No dejes que nada más que cambie. No te inclines hacia adelante o hacia atrás ni dejes que tus piernas pierden su alineación.

Recupera la postura inicial lentamente. Después, eleva los talones sin perder la postura ni cambiar el nivel de altura, sin dejar que este movimiento te lleve hacia delante o hacia atrás. Las rodillas siguen sobre los dedos de los pies.

Son los abdominales los protagonistas del ejercicio y los que ayudan a mantener el equilibrio. Podrás sentir los muslos internos y los isquiotibiales en funcionamiento y la conexión con los talones. Eso es bueno. Se trata de conseguir la plena participación de la pierna, no sólo la parte superior del muslo.

Cuando domines estos ejercicios pasa a realizar la elevación de los talones sin extender las piernas. Primero flexiona las rodillas y después eleva los talones. Recupera la postura. Realiza el ejercicio a la inversa, es decir, eleva los talones y, sin apoyarlos, flexiona las rodillas.

ejercicios-de-pilates-de-pie

Variantes

Estos ejercicios se pueden realizar también juntando los talones y con los dedos de los pies apuntando ligeramente a los lados. Para mejorar más aún el equilibrio, una vez que se esté seguro, se pueden realizar estos ejercicios sin apoyo en la pared, apoyando las manos en la cadera.

La realización de este trabajo previo permitirá coger las bases para todos los ejercicios de pie del método Pilates y para mantener una buena postura equilibrada durante todo el día.

Si estás interesado en ponerte del otro lado y convertirte en monitor de Pilates, infórmate sobre nuestro curso de Instructor de Pilates suelo Mat Work.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario