El ejercicio ayuda a los diabéticos a controlar los problemas de corazón

La diabetes tipo 2, junto con los problemas de presión arterial alta que a menudo se asocian a esta condición, suponen un doble impacto para el corazón, causando anormalidades en la estructura y función de este órgano, y causando daño a los vasos sanguíneos en todo el cuerpo.

Recientemente, Kerry J. Stewart, fisiólogo del ejercicio de la Universidad Johns Hopkins, sugirió que el ejercicio, principalmente la actividad aeróbica y el entrenamiento con pesas, puede proporcionar múltiples soluciones a estos problemas cardíacos. Y en último término, se puede decir que el ejercicio ayuda a los diabéticos a controlar problemas cardiovasculares.

El ejercicio ayuda a los diabéticos

El estudio indica que las actividades aeróbicas y de levantamiento de pesas regulares no solo controlan el azúcar en la sangre y disminuyen la presión arterial, sino que también proporcionan beneficios cardiovasculares. Como una ventaja adicional: el entrenamiento físico reduce la grasa abdominal y la grasa total, lo que mejora la sensibilidad a la insulina, la presión arterial y la función de los vasos sanguíneos.

Debido a que la diabetes tipo 2 puede duplicar o cuadruplicar el riesgo de enfermedad cardiovascular, la mayoría de los pacientes diabéticos mueren por complicaciones relacionadas con el corazón, incluidos accidentes cerebrovasculares o de la arteria coronaria, señala Stewart.

Hacer ejercicio ayuda a los diabéticos

“Hay un gran enfoque en la búsqueda de métodos genéticos para tratar la diabetes y otras enfermedades crónicas”, dice, “pero aunque la terapia génica aún no está disponible para diabéticos, la ‘terapia de gimnasia’ sí lo está. Los beneficios del ejercicio van más allá del control del azúcar en sangre. Los médicos deberían instar a sus pacientes a ser más activos”, ya que hacer ejercicio ayuda a los diabéticos a controlar posibles problemas del corazón.

El análisis de los estudios indica que la evidencia más sólida de los beneficios del ejercicio radica en las mejoras en la función endotelial y ventricular izquierda. El ejercicio también puede mejorar la rigidez de los vasos sanguíneos, la inflamación y el tamaño del corazón, pero la evidencia allí es más débil. Esto puede deberse a que hay menos estudios disponibles en estas categorías, dice Stewart, en lugar de a cualquier información que demuestre que el ejercicio no es beneficioso.

El ejercicio ayuda a los diabéticos

Los personas con diabetes tipo 2 deberían realizar ejercicio aeróbico, como caminar, andar en bicicleta o nadar, tres días a la semana, durante hasta 45 minutos por sesión, como mínimo. Además, el entrenamiento de resistencia con pesos ligeros y repeticiones frecuentes se debe realizar al menos dos veces por semana. El entrenamiento debería combinar de 8 a 10 ejercicios para cubrir grandes grupos musculares del inferior y superior.

En cualquier caso, Stewart advierte que todos los pacientes diabéticos deben hablar con su médico antes de realizar en un programa de ejercicio extenuante, pero casi todos los pacientes pueden, al menos, beneficiarse de un ejercicio tan sencillo como es el caminar.

El entrenamiento de intervalos para diabéticos

El entrenamiento de intervalos de resistencia, podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca tanto en adultos mayores con diabetes tipo 2 como en personas que no hacen ejercicio y hacen ejercicio regularmente. Los resultados sugieren que los planes de ejercicios de intervalos, que son  cada vez más populares, podrían usarse para tratar la disfunción endotelial en adultos mayores.

Este entrenamiento alterna periodos de ejercicio de alta y baja intensidad. Muchas personas consideran que el entrenamiento por intervalos es atractivo debido a que requiero un compromiso de tiempo relativamente corto y porque los períodos de descanso están integrados en el tiempo de ejercicio.

Mejora de la función endotelial

En este estudio, los investigadores compararon la resistencia y el entrenamiento cardiovascular para ver cómo el tipo de ejercicio afectaba la función endotelial. Treinta y cinco voluntarios (de una media de edad de 56 años) fueron asignados a tres grupos:

  • Con diabetes tipo 2,
  • Sin diabetes que no hacen ejercicio, y
  • Sin diabetes que hacen ejercicio regularmente.

Cada grupo realizó el mismo régimen de ejercicio de 20 minutos: calentamiento de tres minutos, siete ejercicios de intervalo de un minuto (resistencia o cardio) con un descanso de un minuto entre cada intervalo y tres minutos de enfriamiento.

Los investigadores encontraron que todos los deportistas, con o sin diabetes, entrenados o no entrenados, experimentaron una mejoría de la dilatación mediada por flujo DMF (una medida de la función endotelial) después del entrenamiento de intervalos basado en la resistencia.

Esto fue especialmente cierto en el grupo de personas con diabetes tipo 2, que experimentó una mejora del porcentaje de dilatación en cada período de medición. El entrenamiento de intervalos cardiovascular condujo a cambios en el porcentaje de dilatación después de una hora en el grupo que tenía diabetes tipos 2 y después de dos horas en el grupo de ejercicio regular, pero no produjo ninguna mejora en el grupo que no hacía ejercicio habitualmente.

Autor: Eva R.

Compartir

Un comentario en “El ejercicio ayuda a los diabéticos a controlar los problemas de corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…