Ejercicio aeróbico y ejercicio anaeróbico en ciclo indoor
ejercicio-anaerobico-en-ciclo-indoor|ejercicio-aerobico-y-anaerobico-en-ciclo-indoor

Ejercicio aeróbico y ejercicio anaeróbico en ciclo indoor

Los términos ejercicio aeróbico y ejercicio anaeróbico forman parte de la jerga del fitness para identificar diferentes tipos de ejercicio. Sin embargo, estos términos pueden dar lugar a confusión. También está presente el ejercicio anaeróbico en ciclo indoor, y eso a pesar de que muchas personas asocian esta actividad con un ejercicio puramente aeróbico.

Una de las principales confusiones que se producen se debe al hecho de que “aeróbico” significa “con oxígeno” y que “anaeróbico” se relaciona con “sin oxígeno”. Pero, ¿cómo puede ocurrir esto, si no paramos de respirar? La respuesta no tiene nada que ver con la respiración, sino con la capacidad del organismo de suministrar oxígeno a las células.

Esta situación se da con frecuencia en los entrenamientos de ciclo indoor, incluso en más ocasiones de las que el instructor planifica. También es la causa por la que muchas personas no consiguen los objetivos que buscan en esta disciplina.

El umbral anaeróbico

Durante una fase de alta intensidad de ejercicio el cuerpo está trabajando tan duro que el sistema cardiovascular ya no puede suministrar oxígeno a los músculos lo suficientemente rápido, lo que significa que ha cruzado la zona anaeróbica. Cuando se llega al punto en que el cuerpo ya no puede satisfacer la demanda de oxígeno, se cruza lo que se llama el umbral anaeróbico. Reconoces el momento de ejercicio anaeróbico en ciclo indoor cuando estás sin aliento. Cuando no eres capaz de mantener ese nivel de alta intensidad más que durante un corto periodo de tiempo, es cuando sabes que has alcanzado esta zona.

Durante un intervalo aeróbico, por el contrario, se trabaja a una intensidad más manejable. Esto significa que tu sistema cardiovascular será capaz de seguir suministrando a tus músculos oxígeno suficiente, por lo que serás capaz de mantener tu ritmo e intensidad actuales. Cabe destacar que para realizar ejercicio en la zona aeróbica el organismo usa la grasa almacenada (concretamente, ácidos grasos) e hidratos de carbono (en forma de azúcar en la sangre o glucógeno almacenado) para obtener energía.

Ejercicio anaeróbico en ciclo indoor

Ejercicio anaeróbico en ciclo indoor

Cuando en las sesiones de ciclo indoor se supera el 80% de la frecuencia cardíaca máxima entramos en fase anaeróbica. Es ese momento en el que sentimos que vamos “a tope”. Ese momento de máximo esfuerzo no debe durar más de 30 segundos, y debe ir siempre seguido de un periodo de recuperación. Estas fases son las que reservamos para trabajar a intervalos de alta intensidad (HIIT), para los sprints, para las fases de llano de pie más exigentes, para los periodos de más carga, etc.

En esta fase, el organismo consume principalmente hidratos de carbono, que son más fácilmente accesibles a corto plazo, pero se pueden agotar rápidamente, lo que lleva a la fatiga con relativa rapidez. Además, al producirse ácido láctico, la sensación de fatiga llega antes.

Lo bueno de incorporar momentos de ejercicio anaeróbico en ciclo indoor es que se fortalecen los músculos y se mejora la resistencia. El trabajo de quema de calorías también aumenta.

Ejercicio aeróbico y anaeróbico en ciclo indoor

Ejercicio aeróbico en ciclo indoor

El ejercicio aeróbico es el que se realiza cuando el corazón late al 60-80% de la frecuencia cardíaca máxima. Un buen trabajo aeróbico sobre la bicicleta durará unos 15 minutos a esta intensidad, combinando fases de escalada de pie y sentados a velocidad moderada con carga media o media-alta, así como periodos de llano a una velocidad más elevada y cargas más reducidas.

Cuando trabajamos con menos intensidad, el cuerpo utilizará como combustible una combinación de grasa e hidratos de carbono almacenado. Si trabajamos a intensidades aeróbicas más altas el cuerpo sacará energía grasa almacenada, que es una fuente mejor a largo plazo. Sin embargo, dado que el metabolismo de las grasas es más lento, es necesario hacer un buen calentamiento y una fase aeróbica inicial moderada.

En general, el ejercicio aeróbico mejora la aptitud cardiovascular y la resistencia, mejora el VO2 max (consumo máximo de oxígeno), ayuda a quemar una gran cantidad de calorías (lo que puede ayudar a perder peso) y ayuda a quemar grasa acumulada.

Que no falte el pulsómetro

Para saber en qué momento estamos, el pulsómetro es un buen aliado. De hecho, en un buen entrenamiento de ciclo indoor nunca debería falta el pulsómetro. Por eso no deberías dejar de leer el artículo funcionamiento del pulsómetro y trabajo por umbrales en ciclo indoor. También deberías leer el artículo titulado usando el pulsómetro en las sesiones de ciclo indoor para mejorar el rendimiento cardiovascular.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario