El ejercicio aeróbico preserva el volumen cerebral y mejora la función cognitiva
beneficios-del-ejercicio-aerobico-para-el-cerebro|beneficios-del-ejercicio-para-el-cerebro

El ejercicio aeróbico preserva el volumen cerebral y mejora la función cognitiva

Los beneficios del ejercicio aeróbico son muchos, y son muchas las investigaciones que se han hecho (y se harán, de eso no cabe duda) sobre dichos beneficios. En los últimos años, los investigadores están poniendo mucho interés en averiguar los beneficios que tiene la actividad física para el cerebro.

Utilizando una nueva técnica de resonancia magnética, los investigadores han encontrado recientemente que los adultos con deterioro cognitivo leve que se ejercitaban cuatro veces por semana durante un período de seis meses experimentaron un aumento en el volumen cerebral en áreas específicas o locales del cerebro. Además, los adultos que practicaron ejercicio aeróbico experimentaron mayores ganancias que los que solo se estiraron.

Beneficios del ejercicio para el cerebro

La actividad aeróbica ayuda a preservar el volumen total del cerebro

“Incluso durante un corto período de tiempo, vimos que el ejercicio aeróbico conduce a un cambio notable en el cerebro”, explican los investigadores. “Utilizamos imágenes de resonancia magnética de alta resolución para medir los cambios anatómicos dentro de las áreas del cerebro para obtener tanto datos volumétricos como información direccional”.

El análisis reveló que tanto en el grupo aeróbico como en el otro, que realizó ejercicios de estiramiento, el volumen cerebral aumentó en la mayoría de las regiones de materia gris, incluido el lóbulo temporal, lo que favorece la memoria a corto plazo. Los investigadores observaron que el grupo de actividad aeróbica tenía una mayor preservación del volumen total del cerebro, aumento del volumen local de materia gris y aumento del tramo direccional del tejido cerebral.

Beneficios del ejercicio aeróbico para el cerebro

El ejercicio aeróbico mejora la función cognitiva

Entre los participantes del grupo de estiramiento, el análisis reveló una contracción local, o atrofia, en las fibras que conectan la materia blanca. Según los investigadores, tal deformación direccional, o cambio de forma, está parcialmente relacionado con la pérdida de volumen, pero no siempre.

“Los cambios direccionales en el cerebro sin cambios de volumen locales podrían ser un nuevo biomarcador para la enfermedad neurológica. Puede ser un marcador más sensible para los cambios minúsculos que ocurren en una región específica del cerebro antes de que los cambios volumétricos sean detectables en una resonancia magnétia”.

Se comprobó también el efecto de la intervención de ejercicio en el rendimiento cognitivo en los participantes del estudio. Los participantes en el grupo de ejercicio aeróbico mostraron mejoría estadísticamente significativa en la función ejecutiva después de seis meses, mientras que el grupo de estiramiento no mejoró.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario