Efectos biológicos del trabajo de la fuerza
trabajo-fuerza-2-500x333|trabajo-fuerza-1-CIM-Formación|trabajo-fuerza-2-CIM-Formación|trabajo-fuerza-1

Efectos biológicos del trabajo de la fuerza

La fuerza es la capacidad que tiene un individuo para mover una masa, vencer una resistencia o, incluso, reaccionar ante ella empleando la musculatura. Se manifiesta mediante la contracción muscular y, la encontramos en las siguientes formas:

  1. Contracción dinámica concéntrica. Es la forma más frecuente de contracción muscular. El aumento de la tensión es simultáneo al acortamiento del músculo.
  2. Contracción dinámica excéntrica. El aumento de la tensión coincide con el alargamiento del músculo.
  3. Contracción estática (isométrica). El aumento de la tensión del músculo, no varía su longitud.

Factores favorecedores de la fuerza

La fuerza no debe considerarse exclusivamente desde un punto de vista físico, es decir como el producto de la masa por la aceleración, sino que hay que tener en cuenta otros factores como el metabolismo muscular, como factor bioquímico, el sistema nervioso que transmite los impulsos necesarios y la estructura músculo-tendinosa propia.

  • Estructura músculo-tendinosa. Se refiere a la superficie transversal del músculo, a la longitud, y a la calidad del tejido elástico y contráctil. Así mismo la fuerza depende del lugar de inserción, ya que esta circunstancia influirá grandemente en la longitud de los brazos de palanca.
  • Estructura nerviosa. La capacidad de inervación de las fibras musculares, tanto en número como en frecuencia provocará que algunos individuos dotados de estas características puedan desarrollar mayores tensiones.
  • Sistema energético. Las reservas y el aporte de elementos energéticos como la glucosa y el oxígeno, determinan durante cuánto tiempo se puede realizar un esfuerzo.

Evolución de la fuerza

trabajo-fuerza-1Además de por los factores antes descritos que formarían parte de la constitución física del individuo, se puede constatar que la fuerza viene condicionada por la alimentación, el entrenamiento, el sexo y la edad.

Se ha comprobado que entre los 7 y 8 años, y los 12 y 13 no hay ganancia de fuerza, por lo que la actividad física de los niños comprendidos en esta franja de edad deberá considerar la coordinación y la velocidad mediante el juego.

Sin embargo, a partir de los 14 años se produce un aumento importe de la fuerza. Los ejercicios seleccionados para trabajarla serán los que emplean exclusivamente como resistencia el peso del cuerpo, ya que, el uso de resistencias añadidas podrían causar problemas en el cartílago del crecimiento.

Entre los 17 y 20 años se completa el desarrollo de la masa muscular, de los 20 a los 28 años se mantiene y, a partir de los 28 años disminuye a razón de un 10-15% por década.

Las mujeres alcanzan unos 2-3 años antes la fuerza máxima, pero solo llegan, como media, a un 60% de la del hombre.

Efectos biológicos del trabajo de la fuerza

El entrenamiento de la fuerza provocará unos cambios en el organismo que pueden llegar a ser muy espectaculares en el aparato locomotor. No obstante, estos cambios pueden tener efectos tanto positivos como negativos. A continuación vamos a considerarlos en detalle:

Efectos positivos

  • Incrementa la irrigación.
  • Mejora el metabolismo. Aumentan la mioglobina y los depósitos de glucógeno.
  • Producen hipertrofia o aumento del diámetro de la fibra muscular.
  • Pueden producir hiperplasia o fenómeno, no totalmente aceptado, que consiste en un aumento del número de fibras musculares.
  • Mejora la reacción del músculo ante el estímulo.

Efectos negativos

  • La hipertrofia puede hacer perder movilidad.
  • En los niños inhibe el crecimiento óseo en longitud.
  • Un trabajo equivocado puede producir lesiones en el periostio.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario