Dedicarse al fitness a tiempo completo y sin quemarse es posible

Para muchos personas que se plantean centrar su carrera profesional en el sector del fitness, las expectativas son fantásticas. La idea de pasarse el día escuchando buena música, en un ambiente positivo y alegre, haciendo las cosas que más te gustan y manteniendo una forma física estupenda es, como poco, tentadora. Pero la verdad es que las cosas no son así.

Muchos monitores de fitness se queman a los pocos años, especialmente si dan muchas horas de clase a la semana. Por ejemplo, muchos de los que aguantan tienen mucho problemas físicos y/o lesiones por sobrecarga. También los hay quienes descuidan su propio entrenamiento, lo que les hace perder la ilusión. El estrés tampoco le es ajeno a los profesionales del fitness, por muchos motivos.

Dedicarse al fitness a tiempo completo y sin quemarse es posible 1
Foto: Victor Freitas on Unsplash

Sin embargo, también hay muchos profesionales del fitness a tiempo completo a los que estos problemas no les afectan de esa manera y pueden seguir trabajando sin quemarse. ¿Cómo lo hacen? Cada uno tendrá su estrategia, pero hay algunas cosas que tienen en común. Lo vemos a continuación.

Consejos para profesionales del fitness a tiempo completo

Está muy bien dedicarte a lo que te gusta, pero, como en cualquier otra profesión, tienes que cuidarte y protegerte para mantener la ilusión y la energía. Y cuidarse no solo en lo físico, sino también en lo mental y en lo emocional.

No descuides tu propio entrenamiento

Si crees que por dar clase ya no tienes que entrenar, estás muy equivocado. Incluso si das clases en las que tienes que trabajar tú, todavía te queda mucho por hacer. Revisa tus clases y plantéate qué te falta. Tal vez algo más de tonificación focalizada, de estiramientos, de fortalecimiento de alguna zona en concreto. Puedes organizar las clases teniendo en cuenta tus necesidades, y eso está muy bien, pero no dejes de evaluar tu situación.

No descuides tu salud mental

Tu mente es tan importante como tu cuerpo. Practicar alguna disciplina que te ayude a relajarte, incluso practicar meditación o mindfulness es muy beneficioso. En este caso no vale que des clase de Pilates, de Yoga, de Balance o de cualquier otra disciplina cuerpo-mente. Tienes que tener tiempo para ti también.

Empatía y asertividad a partes iguales

El entorno en el que se desarrolla la labor de los profesionales del fitness requiere de grandes habilidades de empatía para conectar con los clientes. Pero también de grandes dosis de asertividad para mantener los límites. No te impliques demasiado, no hasta el punto de que se puedan confundir las cosas, de implicarse demasiado, más de lo que corresponde a una relación profesional.

Organiza tus clases respetando tu salud

Que tengas energía para dar 4 o 5 clases de alta intensidad al día no significa que eso sea bueno para tu salud. Organiza tus clases de tal forma que dejes descansar a tu cuerpo. No te expongas al sobreentrenamiento. Y no olvides el riesgo de sufrir lesiones, incluidas las de uso repetitivo. Si es necesario, completa tu formación para dar clases más tranquilas. Y no olvides que algunas clases no tienes por qué hacerlas tú completas.

Regaáate un masaje de vez en cuando

Incluso aunque no te sientas sobrecargado, acudir a un especialista que te dé un masaje te ayudará a mantener tus músculos mucho más saludables. Además, el masaje también te ayudará a relajar tu mente y a sentirte mucho mejor.

Come adecuadamente

No descuides tu alimentación. No se trata solo de no ingerir cierto tipo de alimentos poco saludables, sino de comer lo suficiente y de la manera correcta para tener energía suficiente y tener un aporte de proteínas, vitaminas y minerales adecuado.

Diversifica

Diversificar no es solo ampliar tu formación para dar diferentes clases. Significa hacer otras cosas en el entorno del fitness, además de dar clase. Una opción es ofrecer servicios de entrenamiento personal.

Pero hay otras muchas, para las que la experiencia es fundamental: organizar grupos de coaching, formarte como experto en nutrición,  convertirte en formador o formarte como entrenador deportivo para trabajar con niños y jóvenes son algunas opciones.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…