Control de la salud de los participantes en ciclo indoor

Hacer ejercicio, en condiciones adecuadas, es bueno para el cuerpo, en la mayoría de los casos. Sin embargo, las personas con problemas de salud deben ser muy cuidadosas a la hora de empezar a hacer ejercicio. Las lesiones articulares o musculares son delicadas. Si nos pasamos, el resultado es el empeoramiento de la lesión en diversos grados.

Pero cuando el problema es de tipo cardiovascular, lo que puede ocurrir es mucho más grave. En disciplinas como el ciclo indoor, en las que se necesita realizar un esfuerzo cardiovascular tan grande, valorar la condición física de los participantes es una cuestión muy seria.

Control de la salud de los participantes en ciclo indoor 1

De ahí la importancia de realizar un control inicial tanto a los saben que están en riesgo de sufrir un accidente cardiovascular durante el ejercicio como a los que no lo saben.

Cuestionarios de salud

Una forma de realizar este control inicial de salud es a través de un cuestionario en el que el cliente declara su estado de salud respondiendo a una serie de preguntas. En dicho cuestionario el cliente debería responder a preguntas como si tiene conocimiento de tener algún problema de salud cardiovascular, si le duele el pecho al hacer ejercicio, si se ha mareado o caído en alguna ocasión o si tiene algún problema musculo-esquelético.

El cliente también debería dejar reflejado en dicho cuestionario si toma o ha tomado alguna vez medicamentos para la tensión o para el corazón y si tiene algún problema de salud que requiera supervisión médica en cuanto a la realización de ejercicio físico. En función de las respuestas, si estas apuntan a un posible o evidente problema de salud, es conveniente recomendar al cliente que acuda al médico.

Estos cuestionarios no deben ser obligatorios, sino voluntarios, y las respuestas deben cumplir la normativa relativa a la ley de protección de datos. Su función es prevenir posibles problemas posteriores.

Ahora bien, si pasa algo, ¿el centro deportivo o el monitor de ciclo indoor son responsables? ¿Cómo evitar posibles problemas legales?

Descargo de responsabilidad

Cada cliente debe ser responsable de su propia salud. Pedir información sobre la salud es un servicio que ayuda a los profesionales a entender la situación de cada cliente para individualizar la práctica en la medida de lo posible o desaconsejar la práctica de determinadas actividades.

Independientemente de si se conoce o no una patología cardiovascular, hay muchos factores de riesgo que pueden predecir o aumentar el riesgo de este tipo de patologías, como son el sobrepeso, el hábito de fumar o el sedentarismo. Empezar a hacer ejercicio es bueno para contrarrestar todo esto, pero puede ser problemático si no se hace adecuadamente.

Para determinadas lesiones también se recomienda a menudo a hacer ejercicio. Y como ‘dar pedales’ ayuda en la recuperación de muchas lesiones, muchos son los que se animan con el ciclo indoor. Pero en caso de lesión es necesario hacer modificaciones que el cliente debe llevar a cabo diligentemente ya que, en caso contrario, su lesión se agravará. El problema es muchos no siguen los consejos y, más aún, no todos informan de sus problemas, con lo que no reciben consejos de adaptación.

Otra cuestión importante tiene que ver con todos esos clientes que hacen lo que les parece, sin atender a las explicaciones y a los consejos del instructor. Esto puede ocurrir en cuestiones como la configuración de la bicicleta, la intensidad de trabajo, la postura, etc.

En cualquier caso, para no tener problemas, se recomienda que los centros deportivos exijan la firma de un descargo de responsabilidad por parte del cliente en el que eximen al centro y al monitor de responsabilidad, haciéndose él mismo responsable del riesgo que asume con la práctica.

Además, en ese descargo, o en otro documento aparte, el cliente debería reconocer que se encuentra en perfecta forma física para realizar la actividad o actividades físicas en las que se matricula y/o que cuenta con el consentimiento/supervisión médica pertinente para realizar dicha actividad o actividades.

Prescripción para una buena salud cardiovascular

Diversos estudios han concluido que el ciclismo, tanto de interior como de exterior, es bueno para su cuerpo y mente. Se sabe que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y que, además, ralentiza el envejecimiento y ayuda a reducir el peso e incluso el estrés.

El ciclo indoor es una actividad física de tipo cardivascular. Esto no significa que el ejercicio que se hace durante el entrenamiento de ciclo indoor sea aeróbico. Lo puede ser, por supuesto, pero practicar ciclo indoor también suele implicar mucho trabajo anaeróbico, incluso máximo. Esto depende de las pulsaciones por minuto. De ahí la importancia de entrenar con pulsómetro.

Mucha gente cree que cuanto más duro e intenso se entrene mejor. Pero eso está muy lejos de la realidad. Un buen entrenamiento de ciclo indoor para potenciar la salud cardiovascular debería centrarse en un entrenamiento aeróbico con periodo de trabajo anaeróbico para mejorar la condición física y la resistencia.

En cualquier caso, los objetivos, así como el tipo de trabajo, depende tanto de la forma física inicial y el estado de salud de cada persona como de los objetivos que se persigan.

La ACSM (American College of Sports Medicine) planteó en 1998 una serie de criterios generales en cuanto a la prescripción de la frecuencia, intensidad y duración del entrenamiento. Son los siguientes:

  • Combinar la frecuencia, la intensidad y la duración del ejercicio es efectivo para producir un entrenamiento cuanto al estímulo de sobrecarga. Esto supone programa diferentes tipos de sesiones de ciclo indoor para poder progresar, ya que esto permite que el organismo se adapte al recibir estímulos diferentes y variados.
  • El entrenamiento de resistencia aeróbica realizado menos dos veces por semana, menos de 10 minutos, y con una intensidad inferior al 40-50% del VO2R (consumo máximo de oxígeno de reserva) no es estímulo suficiente para desarrollar y mantener la condición física en adultos.
  • Se recomienda un periodo adecuado de calentamiento y vuelta a la calma con estiramientos.

Por otra parte, según el ACSM, el factor más importante es diseñar un programa de entrenamiento para obtener un entrenamiento aeróbico suficiente con el menor riesgo posible. Adaptando las recomendaciones del ACSM al ciclo indoor, Muyor Rodríguez (2010) plantea los siguientes criterios para la prescripción de sesiones de ciclo indoor para una buena salud cardiovascular:

  • Hacer de 3 a 5 entrenamientos de ciclo indoor por semana
  • Entrenar con una intensidad que oscile entre el 55-65% y el 90% de la frecuencia cardíaca máxima o del 40-50% al 85% del consumo máximo de oxígeno de reserva.
  • La duración del entrenamiento debería ser de entre 20 y 60 minutos de trabajo continuo.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…