Consejos de entrenamiento para corredores principiantes
corredor-playa-min

Consejos de entrenamiento para corredores principiantes

Correr es un ejercicio excelente para el cuerpo  que, además, está de moda. Sin embargo, a medida que aumenta el número de runners, también aumenta el número de lesionados. Porque una cosa es correr y otra muy diferente es correr bien.

De hecho, a pesar de que hay muy buena información disponible, también hay mucha basura informativa, así como información incompleta o que no está destinada a principiantes, generalmente destinada para aquellos que nunca han realizado deporte o que llevan mucho tiempo sin hacerlo.

Consejos de entrenamiento para corredores principiantes 1
Foto: Chander R en Unsplash

Un entrenador personal debe ser capaz de diferenciar a quien empieza de quien ya lleva unos meses o incluso años. Hay algunos consejos de entrenamiento para corredores principiantes que son básico, son instrucciones básicas para que sepan en qué deben fijarse y qué información deben ampliar.

10 consejos para empezar a correr

Estos consejos ayudarán a empezar a correr con salud y a entender a qué se enfrenta el nuevo corredor.

No tengas prisa

Si quieres llegar a correr muchos kilómetros y/o aguantar corriendo mucho tiempo deberías empezar despacio. Pero no estamos hablando de velocidad, sino de paciencia. Da igual lo que aguantes el primer día. Especialmente si ves que puedes correr mucho, es muy importante que no te quemes.

El entrenamiento para correr debe ser gradual. Correr en días alternos, a poca velocidad y haciendo intervalos y/o limitando el tiempo de carrera. Ya llegará el momento en que puedas correr todos los días.

Para empezar, puedes combinar andar rápido y trote y luego ir incorporando poco a poco carrera. Pero al principio tienes que descansar al menos uno o dos días entre entrenamientos de running. Para saber qué hacer en días alternos, échale un ojo al consejo 2.

Haz entrenamiento de fuerza

Pensarás que no lo necesitas y empezarás a correr sin problema, pero en algún momento querrás empezar a hacer más distancia y partir de ahí no podrás seguir sin hacer ejercicios de fuerza. Bien con peso corporal, bien con pesas, con máquinas o con implementos, el entrenamiento de fuerza te ayudará a desarrollar una musculatura fuerte y resistente.

Esto te previene de lesiones y conseguirás mejor resistencia. Y esto deberías hacerlo siempre, incluso cuando puedas correr todos los días.

Entrenamiento de flexibilidad

Además de los estiramientos que debes hacer al final de cada entrenamiento, del tipo que sea, es muy recomendable que hagas ejercicios de flexibilidad. La diferencia es que los ejercicios de flexibilidad te ayudan a ser más flexible, mientras que los estiramientos simplemente te ayudan a mejorar la circulación y “recolocar” todo en su sitio.

Los ejercicios de flexibilidad harán tus músculos más resistentes a las lesiones y te ayudarán a prevenir problemas importantes, como acortamientos musculares.

Busca un plan de entrenamiento

Es muy interesante contar con un plan de entrenamiento. Aunque, si bien es cierto que encontrarás mucha información en publicaciones especializadas, es mucho mejor que busques un entrenador personal que diseñe uno a tu medida.

En algunas ciudades existen grupos de corredores que salen durante varios de la semana y suelen contar con la preparación de un entrenador.

Aprender a comer y a beber

La alimentación y la hidratación son fundamentales en cualquier deporte. Comer adecuadamente y estar correctamente hidratado no solo te harán mejorar tu rendimiento, sino que son clave para que puedas entrenar sin sustos y sin riesgos.

Buscar asesoramiento profesional es la mejor opción. Eso sí, ten muy presente que no necesitas consumir productos químicos ni preparados artificiales para obtener buen rendimiento. Y no te dejes engañar: la mejor bebida para deporte y estar bien hidratado es y será siempre el agua.

Usa ropa adecuada

Elige la ropa para correr según lo que necesites. Lo primero es la funcionalidad. El diseño es accesorio. Ten en cuenta la temperatura y la climatología para elegir las prendas, así como el tipo de suelo para elegir el calzado.

Tampoco debes perder de vista el tipo de pisada, ya que muchas zapatillas están preparadas para pisar de una u otra forma. Para salir de dudas, consulta con un profesional.

Corre con pulsómetro

El pulsómetro te ayudará a analizar tu entrenamiento y a mantener un ritmo adecuado. En principiantes es especialmente útil (y necesario) para no pasarse.

Cuida tus músculos con masajes

Los masajes no solo sirven para solucionar problemas, sino también para prevenirlos. El masaje mejora la circulación, aumenta la elasticidad y tonifica, entre otros beneficios.

Disfruta del entrenamiento

No cabe duda que para mejorar el rendimiento deportivo llega un momento en el que tendrás que sufrir un poco. Pero eso déjalo para más adelante. Para empezar a correr es importante que disfrutes de la experiencia y que aprendas a entender cómo reacciona tu cuerpo para que este se acostumbre al esfuerzo.

Cuanto más sufras al principio más fácil será que abandones. Es mejor quedarse con ganas de más que con ganas de tirar la toalla.

Evita hablar mientas corres

Seguro que has visto muchas veces corredores que van en pareja o en grupo y que van hablando. Si bien es bueno salir a correr en compañía con una persona que se adapte al ritmo del principiante (y no al revés), ir hablando no ayuda, sino todo lo contrario. Se pierde el ritmo de respiración, se pierde atención a la técnica y se realiza un esfuerzo aeróbico extra que resulta inútil y contraproducente.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario