Cómo actuar con un pasajero que tiene miedo a volar
Vista de pasajeros en el pasillo del avión

Cómo actuar con un pasajero que tiene miedo a volar

Los viajes en avión despiertan sensaciones diferentes en cada persona. No todos los viajeros son iguales. Algunos tienen miedo a volar, en muchos casos porque se trata de la primera vez. En realidad, a pesar de que se trata de algo cada vez más habitual, lo cierto es que es normal tener miedo a volar. Se estima que uno de cada tres pasajeros tiene miedo a volar.

Este miedo a volar puede surgir por diversos motivos, como pérdida de control al estar sentado en un asiento estrecho, la altura a la que se eleva el avión sobre la tierra las sacudidas del avión al pasar por una zona de turbulencias.

Aerofobia: miedo a volar

El miedo a volar se conoce como aerofobia. La aerofobia es un tipo de fobia específica que implica miedo a volar o viajar en avión. Si bien las estadísticas sugieren que viajar en avión es en realidad más seguro que viajar por otros medios, incluidos el automóvil y el tren, volar sigue siendo una fuente común de miedo.

Es importante tener en cuenta que, aunque muchas personas tienen miedo de volar hasta cierto punto, solo una parte cumple con los criterios para un diagnóstico de fobia.  Las personas que tienen aerofobia experimentan una ansiedad intensa y persistente cuando piensan en volar o cuando viajan en avión. Los síntomas de la aerofobia,  son similares a los de otras fobias específicas. Concretamente, los síntomas físicos del miedo a volar pueden incluir:

  • Escalofríos
  • Sensaciones de asfixia
  • Pensamiento nublado
  • Desorientación
  • Piel enrojecida
  • Molestia gastrointestinal
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Irritabilidad
  • Náusea
  • Sacudida
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración

En algunos casos, las personas pueden incluso experimentar un ataque de pánico en toda regla. Un ataque de pánico es un episodio de miedo intenso que puede ir acompañado de síntomas como palpitaciones del corazón, sentirse separado de la realidad y miedo a morir.

Algunas personas con miedo a volar se sienten razonablemente cómodas en el aeropuerto, pero comienzan a experimentar síntomas justo antes de abordar el avión. Otros tienen dificultades que comienzan en cuanto llegan al aeropuerto. Además, la ansiedad anticipatoria, en la que comienza a experimentar el miedo a volar mucho antes de un vuelo programado, es extremadamente común.

Las aerolíneas entrenan a sus trabajadores para afrontar estos casos, por lo que deben saber identificar en primer lugar de donde procede el miedo, ya que, a veces, la aerofobia es una consecuencia de otras fobias, como la claustrofobia o miedo a los espacios cerrados.

Causas del miedo a volar

Se desconocen las causas exactas del miedo a volar, pero varios factores diferentes pueden influir en la aerofobia. Según las investigaciones, el miedo varía mucho de un individuo a otro y está influenciado por una compleja variedad de factores fisiológicos, psicológicos y sociales que son únicos para cada persona.

Algunos de estos factores pueden incluir:

  • Experimentar un vuelo traumático o un accidente de avión.
  • Ver noticias sobre los desastres de las aerolíneas puede ser suficiente para desencadenar el miedo a volar.
  • Convivir con personas que tienen miedo a volar
  • Volar de manera recurrente por motivos que le resultan estresantes (por ejemplo, niños que vuelan frecuentemente por causa del divorcio de sus padres).
  • Despegar con mal tiempo, turbulencias y otros problemas que dificulten el ascenso.
  • Retrasos a la hora de despegar.
  • Miedo a espacios cerrados.
  • Miedo a las alturas.
  • Sensación de no tener el control.
  • Miedo a tener ataques de pánico en un lugar cerrado.
  • Miedo a las turbulencias.
  • Miedo a volar por la noche o sobre el mar.

Cómo actuar ante la aerofobia

En cualquier caso, si un pasajero sufre un ataque de pánico es necesario atenderlo, tanto por su propia seguridad como por el estado de ánimo general del resto de pasajeros. El miedo es bastante contagioso y puede producir situaciones de tensión muy incómodas.

Es muy importante actuar en el momento que se detecta cualquier situación de miedo o tensión para que no se desencadene el pánico. En este sentido, es esencial hablar con los pasajeros en general para detectar situaciones de tensión, y acercarse con frecuencia a comprobar el estado de los que estén más asustados.

El auxiliar de vuelo encargado debe explicarles lo que va a ocurrir en los momentos clave del despegue y el aterrizaje y tranquilizarlos les ayudará a tomar control sobre su situación. También les ayudará recibir elogios por la superación del momento y hablar de cómo se sienten para liberar tensiones.

Recomendar a los viajeros más asustados que escuchen música es una manera de mantenerlos ocupados durante el trayecto. En algunos casos, pueden ser útiles las infusiones a base de tila para que se relajen todo lo que puedan.

Lo que no se debe hacer es dar o recomendar a ningún pasajero que tome medicamentos relajantes o tranquilizantes. Si el pasajero lo desea y toma una medicina quedan bajo su responsabilidad las consecuencias.

En cualquier caso, la amabilidad, el buen humor y la atención hacia los pasajeros ayudan a calmar los nervios. La primera experiencia es fundamental, y en ella los auxiliares de vuelo juegan un papel importante.

Cómo tratar con un pasajero ansioso

Muchos pasajeros sufren ansiedad por el vuelo, sin llegar a tener un ataque de pánico. En estos casos, las azafatas de vuelo también pueden ayudar a que la persona o personas tengan una mejor experiencia. Esto puede marcar la diferencia entre desarrollar una verdadera fobia o no, y también en la propia experiencia con la aerolínea.

En los casos en los que se detecte ansiedad, especialmente si esta es manifestada abiertamente a través de preguntas o formas de actuar, los TCP pueden ayudar con palabras de apoyo, así como enseñando estrategias de distracción para que el pasajero con ansiedad se concentre en otra cosa.

Explicar lo que ocurre o cómo funciona el despegue, el vuelo o el aterrizaje también ayuda a muchos pasajeros a tranquilizarse, puesto que es la incertidumbre lo que, en la mayoría de los casos, causa esta ansiedad.

Ver todos los artículos de Aeronáutica

Deja un comentario