Qué deben saber los auxiliares de vuelo para sobrevivir en lugares extremos
vuelo-desierto-namibia-min

Qué deben saber los auxiliares de vuelo para sobrevivir en lugares extremos

Los auxiliares de vuelo están entrenados para afrontar situaciones de riesgo y de supervivencia. En ocasiones en lugares extremos, como zonas polares, el desierto o la jungla.

Estos lugares tienen características propias que hacen que la actuación de los TCP sea clave para sobrevivir en estas circunstancias.

Qué deben saber los auxiliares de vuelo para sobrevivir en lugares extremos 1
Foto: Didrik Johnck en Flickr

Supervivencia en el desierto

Una de las claves de la supervivencia en el desierto tras una accidente aéreo es sacar el mejor provecho a las escasas áreas de sombra, con el fin de protegerse del sol, reducir al máximo la pérdida corporal de agua y restringir cualquier actividad a las últimas horas del día o al periodo nocturno.

En algunos desiertos, la diferencia de temperatura entre las horas diurnas y nocturnas es extrema. En otros, la diferencia térmica entre el día y la noche es apenas perceptible y hay muy poca condensación por lo que la presencia de fauna y vegetación es escasa.

Evacuación

Es muy importante que tras un aterrizaje de emergencia hay que evacuar el avión rápidamente, en este caso más rápido aún, porque es necesario tener en cuenta que las probabilidades de que el avión se incendie después del contacto con la arena.

Por ello, durante la preparación de la cabina para el aterrizaje, se pondrán a mano para sacar del avión inmediatamente los elementos que
se consideren necesarios, especialmente, radiobalizas, bolsas de señales, botiquines y bolsas de supervivencia. Es importante tener en cuenta que los pasajeros que hayan tenido que quitarse los zapatos los saquen en la mano.

Señales de emergencia

Es fundamental lanzar cuanto antes señales de emergencia. Para ello, hay que poner en funcionamiento una radiobaliza y tener preparadas las restantes señales. Además, las señales pirotécnicas sólo se utilizarán cuando lo ordene el líder y siempre que se presuma que las brigadas de rescate puedan detectarlas.

Por otra parte, para producir humo denso y negro, añadir aceite de motor a cualquier recipiente metálico, trapos empapados en aceite, plásticos o trozos de goma. Los fuegos de queroseno en las colinas o altos son muy visibles durante la noche.

Por otra parte, si se dispone de raíces, ramas secas o cualquier otro material combustible, apilarlas para que se puedan prender fuego cuando se necesite (humo blanco). Además, el espejo de señales es una excelente señal en el desierto. Por último, hay que tener en cuenta que las linternas son muy útiles para lanzar destellos durante la noche.

Supervivencia en la jungla

La selva es el lugar que ofrece mayores recursos naturales para sobrevivir comparándola con otras regiones. Sin embargo, no cabe duda de que la jungla encierra mayores peligros. Además, el clima es uno de los peores del mundo.

El calor es tremendo y no ofrece alivio durante la noche. La humedad ambiente contribuye a empeorarlo. Por otra parte, las lluvias pueden ser muy intensas.

En este clima cálido, los más pequeños arbustos se convierten en árboles de fuerte tronco, pero ello favorece la proliferación de los insectos, aves, reptiles, peces, mamíferos, etc. Los insectos pueden resultar muy peligrosos.

Por otra para parte, en la jungla el problema del agua casi no existe, generalmente abunda y sobra, pero no en condiciones potables. Beber agua sin haberla hervido previamente es muy peligroso. Y eso en unas circunstancias en las que el cuerpo demanda mucha agua, ya que el calor sofocante obliga a una copiosa transpiración.

Señalización en la selva

  • Fuego y humo: resultan muy eficaces para atraer la atención. Por eso, una de las tareas primordiales, después de ocuparse de los heridos y una vez resuelto el tema del refugio, es establecer fuegos de señalización. Tres fuegos dispuestos en forma triangular representan una señal de socorro internacionalmente reconocida. Si no se puede mantener encendidos los fuegos por escasez de combustible, mantenerlos preparados para ser activados en el menor tiempo posible. Los fuegos se deben vigilar constantemente para evitar el riesgo de propagación.
  • Ruido: es una excelente forma de llamar la atención, si se tiene la certeza de que nos pueden oír.
  • Radiobalizas: todos los aviones llevan algún modelo de estos transmisores. Las frecuencias de emisión de estos transmisores están preseleccionados en las frecuencias internacionales de los servicios de búsqueda y salvamento y que transmiten las señales a los satélites del sistema SARSAT.
  • Heliógrafo: es un reflector que aprovecha el sol y sirve para hacer señales. Cualquier objeto brillante puede servir , aunque lo mejor es usar un espejo. Los destellos tienen la ventaja de que se ven a gran distancia, por lo que es un método que no requiere mucho esfuerzo y sus resultados pueden ser positivos.

Supervivencia en zonas polares

La información más importantes que debe transmitirse por radio antes del aterrizaje de emergencia o amaraje en aguas heladas es la siguiente:

  • Señal internacional de socorro.
  • Identificación y tipo del avión.
  • Causa de la emergencia.
  • Hora estimada y lugar del contacto.
  • Número de personas a bordo.
  • Equipo emergencia disponible.

Algunas características climatológicas de estas regiones que conviene conocer son las siguientes:

  • Existen dos estaciones: un invierno muy largo y un verano muy corto.
  • Las temperaturas medias pueden alcanzar los 18ºC, aunque en invierno, estas temperaturas bajan hasta los – 56ºC.
  • Los fuertes vientos reinantes tienen un efecto adverso sobre el ser humano, ya que aumentan la sensación térmica de frío.

Una evacuación en zonas heladas tiene el inconveniente de la dureza del entorno. No obstante el rescate o alguna clase de ayuda por parte de los servicios del SAR  se producirá antes de que transcurran 24 horas. Las posibilidades de supervivencia se incrementarán según la cantidad y calidad del equipo que pueda utilizarse del existente del avión, especialmente el hacha para cortar o excavar en la nieve o hielo.

En el curso de Técnico de Cabina de Pasajeros se aborda este tema con detalle. Lo anterior es sólo una pequeña introducción a la supervivencia en estas zonas.

Ver todos los artículos de Aeronáutica

Comentanos