Protocolo de supervivencia para un aterrizaje de emergencia
avion-desde-abajo-min

Protocolo de supervivencia para un aterrizaje de emergencia

La parte más peligrosa de cualquier vuelo es el aterrizaje. De hecho, casi la mitad de todos los accidentes fatales ocurren en esta fase del vuelo, según el fabricante estadounidense Boeing. Y aunque a ojos de los viajeros no se aprecie tanto como en el resto del vuelo, el papel del tripulante de cabina de pasajeros es fundamental también en el aterrizaje.

El Resumen Estadístico Boeing de Operaciones Mundiales de Accidentes de Aviones Comerciales entre 1959 y 2016 revela que en el período que va de 2007 a 2016, el 24% de todos los accidentes mortales ocurrió en el acercamiento final a tierra y que otro 24% ocurrieron durante el propio aterrizaje.

Protocolo de supervivencia para un aterrizaje de emergencia 1
Foto: Jordan Sanchez en Unsplash

Esta proporción de accidentes resulta aún más llamativa cuando consideramos que las fases finales de aproximación y aterrizaje representan solo el 5% del vuelo, promedio según los datos de Boeing.

En este sentido, otro dato interesante que revela el informe es que solo el 11% de los accidentes ocurrieron en la fase de crucero del vuelo, que representa el 57% de la exposición en función del porcentaje de tiempo de vuelo estimado para un vuelo de hora y media.

accidentes de avión por fases de vuelo

Actuación del tripulante de cabina en el aterrizaje

El descenso es la fase del vuelo previa al aterrizaje. En esta fase los tripulantes de cabina de pasajeros tienen un papel fundamental para poder llegar a la fase de aterrizaje sin problemas. Durante esta fase, los auxiliares de vuelo deben suspender todo servicio, leer los anuncios correspondientes establecidos, asegurar los galleys y preparar la cabina y revisión de zonas.

También deben mantener las salidas despejadas, asegurarse de que los pasajeros tienen el cinturón de seguridad abrochado y asegurado y de que las mesas estén plegadas. Además, deben comprobar que los respaldos de los asientos están en posición vertical, que el equipaje de mano está guardado en los compartimientos superiores o debajo del asiento delantero y de que las cortinillas de las ventanas están subidas.

Así mismo, deben guardar todos los elementos y assegurar todos los compartimientos y los trolleys. Por último, deben informar al jefe de cabina de que la zona está preparada y después sentarse en la ubicación asignada, haciendo uso del cinturón de seguridad y del arnés y hacer un repaso silencioso o revisión silenciosa (silent review), donde recuerde los procedimientos en caso de cualquier situación inesperada.

Durante el aterrizaje, la tripulación permanecen en sus posiciones, dan anuncio de bienvenida y siguen guardando la cabina. Se mantienen en alerta situacional y “silent review” mientras esperan órdenes de la cabina de mando, atentos a transmitir instrucciones en caso de emergencia y evaluando condiciones externas e internas ante la posibilidad de una evacuación imprevista.

En el rodaje final, permanecen en su asiento con el cinturón debidamente abrochado y guarda control de la cabina de pasajeros, hasta que el avión este completamente detenido. Cuando recibe orden por parte del piloto de desarmar deslizadores la ejecuta, procede a abrir la puerta e inicia el desembarco.

Actuación ante un aterrizaje de emergencia

Para un tripulante de cabina de pasajeros es fundamental conocer los protocolos de actuación y supervivencia en todos los escenarios posibles. Este es uno de los contenidos fundamentales que deben demostrar aprendidos cuando realizan el examen oficial de AESA para poder convertirse en auxiliares de vuelo.

Aunque solemos pensar en actuaciones de emergencia en el aire o en el agua, la mayor parte se producen en tierra. A continuación, vamos a repasar los puntos más importantes de lo que el auxiliar de vuelo debe hacer en caso un hipotético caso de un aterrizaje de emergencia lejos del aeropuerto.

Antes del aterrizaje

Antes del aterrizaje de emergencia, es necesario transmitir la siguiente información por radio:

  • Señal internacional de socorro
  • Identificación y tipo de avión
  • Causa de la emergencia
  • Hora estimada y lugar de contacto
  • Número de personas a bordo (incluyendo tripulación y pasaje)
  • Equipo de emergencia disponible.

Estas indicaciones, en principio, las realizará el piloto al mando. En caso de que ninguno de los pilotos pueda transmitir la información, deberá ser alguno de los tripulantes de cabina.

Tras el aterrizaje

Es aconsejable permanecer junto al avión o lo más cerca posible. Esta afirmación está respaldad por el hecho de que la mayoría de salvamentos exitosos se produjeron cuando los pasajeros y las tripulaciones permanecieron junto a la aeronaves. Permanecer junto al avión facilita la localización de los pasajeros.

Solo debe abandonarse el avión en los siguientes casos:

  • Cuando se tenga certeza de que una posición geográfica en la que haya disponible o accesible refugio, alimentación y socorro.
  • Después de varios días de espera, cuando haya pocas posibilidades de socorro y se tenga disponible el equipamiento necesario para el viaje.

Actuación inmediata

Después de proceder a la evacuación rápida del avión hay que permanecer lejos de este hasta que se enfríen los motores y desaparezca la posibilidad de incendio.

Después, hay que verificar la gravedad de las lesiones y la naturaleza de las heridas, así como prestar asistencia a los más graves, protegiéndolos del frío, la viento y/o la lluvia.

Por otra parte, es importante preparar un fuego. Además, en tiempo frío hay que preparar bebidas caliente (no alcohólicas). Por último, es fundamental intentar descansar, física y mentalmente, para favorecer la recuperación y estar preparados en caso de necesidad.

Actuación posterior

Tras haber descansado, se deben inspeccionar los alrededores para buscar un lugar próximo y seguro donde organizar un campamento. El personal de cabina debe asignar responsabilidades a todos los pasajeros que estén en condiciones para mantenerlos ocupados.

Para ello hay que rescatar todos los elementos del avión que sea posible, así como reunir todo el material combustible que haya, y con él preparar varias fogatas.

También hay que reunir todos los elementos de señalización que sea posible.

Construcción de refugios

En la construcción de refugios hay que tener en cuenta los siguiente:

  • Si es posible, es recomendable utilizar los restos del avión para construir un refugio.
  • No se debe acampar en zonas de inclinación pronunciada o en zonas donde haya peligro de avalanchas o inundaciones, ni en lugares expuestos a vientos.
  • Es aconsejable elegir un lugar elevado o, si no, en zonas apartadas de charcas y pantanos.
  • Si es necesario construir el refugio con elementos naturales, es recomendable hacer una armadura con ramas en forma de uve invertida y cubrirla de hojas anchas, para que la lluvia no penetre.
  • Es muy importante evitar dormir sobre un suelo húmedo o sin protección contra los insectos.
  • Además, es fundamental ventilar bien los refugios para evitar el envenenamiento por dióxido de carbono cuando se ha encendido una fogata dentro.

Ver todos los artículos de Aeronáutica

Comentanos