El peligro de la ceniza volcánica para el transporte aéreo
avion-volar-ceniza-volcanica|ceniza-volcanica|avion-ceniza-volcanica

El peligro de la ceniza volcánica para el transporte aéreo

Cada vez que un volcán entra en erupción o simplemente “despierta”, las compañías aéreas de todo el mundo se ponen a templar. La columna de cenizas volcánicas es muy peligrosa para el transporte aéreo y pone en peligro a quienes vuelen en un espacio aéreo invadido por estas.

La ceniza volcánica, compuesta por microfragmentos de roca y vidrio pulverizados de unos 2 milímetros de diámetro, es dura y abrasiva, y puede causar en poco tiempo un desgaste significativo de las hélices y las palas de turbocompresores.

Daños de la ceniza en los aviones

avion-ceniza-volcanicaPor otra parte, la ceniza volcánica contamina los sistemas de combustible y de agua, y puede atascar los engranajes así como obstruir los motores. Sus partículas tienen un bajo punto de fusión, por lo que se derriten en la cámara de combustión y la masa resultante se pega a turbinas, a los inyectores de combustible y a las cámaras de combustión, lo cual puede llevar a un fallo total del motor.

Sin llegar a consecuencias tan dramáticas, la ceniza volcánico puede ensuciar los sensores de velocidad aérea de un avión, bloquear la visión de los pilotos a través del parabrisas, y ensuciar el aire de la cabina, todo lo cual hace que volar sea más difícil.

Menos peligroso, pero también importante, es la erosión de los componentes externos, la contaminación de los sistemas de ventilación y presurización, y la reducción de enfriamiento de los sistemas electrónicos.

El límite para volar con cenizas volcánicas

avion-volar-ceniza-volcanicaAntes de 2010, los motores de las aeronaves no habían definido los niveles de partículas específicas por encima de los cuales se considera que los motores en riesgo y, ante los riesgos, se cerraba el espacio aéreo cuando se observaba actividad volcánica.

Pero los costos de interrupción de un viaje aéreo en Europa después de una erupción volcánica en 2010 obligaron a los fabricantes de aviones a especificar los límites de  la cantidad de cenizas que consideraban aceptable que entrara en un motor a reacción sin causar daños.

En abril, la Civil Aviation Authority (CAA) del Reino Unido, en colaboración con los fabricantes de motores, estableció el límite máximo seguro de densidad de cenizas en 2 mg por metro cúbico de espacio aéreo. Ee mayo de 2010, la CAA revisó el límite de seguridad y lo elevó a 4 mg por metro cúbico de aire.

Para minimizar aún más la interrupción que ésta y otras erupciones volcánicas podrían causar, el CAA ha creado una nueva categoría de espacio aéreo restringido llamado Time Zone Limited (TLZ). El espacio aéreo clasificado como TLZ es similar al espacio aéreo bajo condiciones climáticas severas, en que las restricciones deben ser de una corta duración.

Sin embargo, una diferencia clave con  el espacio aéreo clasificado como TLZ es que las compañías aéreas deben presentar los certificados de conformidad de los aviones que quieren entrar en estas áreas. Cualquier espacio aéreo donde la densidad de cenizas supere los 4 mg por metro cúbico está prohibido para volar.

Ver todos los artículos de Aeronáutica

Comentanos