Mitos de la aviación

Los viajes en avión están rodeados de mitos que pueden llegar a confundirte y crearte más ansiedad mientras preparas un viaje o te diriges al aeropuerto. La publicidad de las agencias de viajes también puede aumentar la incertidumbre respecto a algunos aspectos relacionados con los vuelos.

Por otro lado, los accidentes aéreos son poco frecuentes, pero sus consecuencias son tan espectaculares, que pueden provocar miedo a volar, así como despertar temores entre los que valoran la posibilidad de trabajar como auxiliares de vuelo.

Mitos de la aviación 1
Foto: Elvis Ray en Unsplash

No obstante, el número de accidentes de avión, en comparación con los accidentes producidos en otros medios de transporte, nos devuelve una conclusión muy clara: el avión es el medio de transporte más seguro. De hecho, más de tres millones de personas en todo el mundo vuelan con seguridad en aviones comerciales cada día.

Los accidentes aéreos graves son extremadamente raros. El riesgo de estar involucrado en un accidente en un avión comercial con múltiples víctimas mortales es aproximadamente de uno por cada tres millones. En otras palabras, tendríamos que volar una vez al día durante más de 8.200 años para acumular tres millones de vuelos. De cualquier forma, se sigue trabajando para que viajar en avión sea aún más seguro.

De hecho, la aviación comercial ha sido siempre el modo más seguro para hacer viajes de larga distancia. Pero se ha vuelto aún más seguro. Hace treinta años, los accidentes mortales en aviones comerciales ocurrían aproximadamente una vez de cada 140 millones millas voladas. Hoy en día, es de 1.400.000.000 millas voladas por cada accidente mortal, lo que supone una mejora de la seguridad de diez veces.

Mitos de los viajes en avión

El asiento más seguro

En cuanto al lugar más seguro para viajar en el avión en caso de accidente, algunos defienden que es más seguro estar sentado cerca de las alas o en la parte trasera de la cabina. Sin embargo, no hay evidencia de que haya una parte del avión más segura que otra, puesto que varía en función de las condiciones y situaciones específicas.

El aterrizaje es el momento más peligroso

Los momentos en los que se corren más riesgo de accidente en un vuelo son el despegue y el aterrizaje. Dicho de forma sencilla, el despegue exige el máximo rendimiento de un avión -en términos de empuje del motor y de integridad estructural-, mientras que la aproximación final y el aterrizaje exigen un trabajo muy cuidado por parte de la tripulación de la cabina.

Alrededor de tres cuartas partes de todos los accidentes graves ocurren durante estos dos relativamente breves fases de un vuelo, sin que por ello tenga que haber consecuencias graves para los pasajeros o la tripulación.

Si tu vuelo se cancela, te devolverán el dinero o te compensarán de alguna forma

Si se trata de un problema mecánico, la tripulación no está disponible o se trata de alguna otra razón cuya responsabilidad sea de la compañía, es posible que te devuelvan el dinero.

Sin embargo si se trata de un problema relacionado con el clima u otras causas de fuerza mayor, la compañía aérea no tiene obligación de compensar a los viajeros de ninguna manera. Si esto te preocupa es mejor que contrates un seguro de viaje.

Si pierdes un vuelo, puedes tomar el siguiente

No necesariamente, y no necesariamente de forma gratuita. Todo depende de la razón por la que hayas perdido el avión y de las condiciones de cada compañía.

Si el vuelo se cancela por causas de fuerza mayor, podrás viajar en el siguiente

Cuando se cancela un vuelo a causa de algo más allá del control de una compañía aérea es muy probable que puedas coger otro vuelo, pero no tiene que ser necesariamente el siguiente, ya que puede que no haya asientos disponibles.

Si tu vuelo se cancela, puedes viajar en otro posterior, aunque sea de otra compañía

Las compañías pueden realizar las gestiones que consideren oportunas, pero en principio esto no tiene ninguna fundamentación. Puede que en algunos casos se dé la situación, pero eso es algo que debe determinar la compañía.

Si una compañía cierra, puedes viajar en otro avión o pedir la devolución del importe

Estaría bien, pero cada compañía es independiente y no tiene por qué hacerse cargo de los pasajeros de los demás. En cuanto a la devolución del importe, si la empresa ha cerrado, esto es inviable.

Si realizas una reserva doble o de grupo, te darán todos los asientos juntos

Esto sería ideal, pero no siempre es así. Si puedes elegir tú mismo los asientos cuando reservas o compras el billete puedes pedir los que quieras entre los que queden libres. Pero muchas veces no es posible.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…