Los aparatos electrónicos a bordo del avión

Seguramente todos hemos podido comprobar alguna vez el efecto interferencia al acercar un teléfono móvil a un receptor de radio o a un ordenador. En el receptor de radio se escucha un “clic-clic” característico, acompañado normalmente de un pequeño zumbido.

¿Has pensado que quizá tenga algo que ver con que no te permitan volar con ciertos aparatos encendidos? Aunque los modernos smartphones se parecen poco a un walkie-talkie, su principio de funcionamiento es básicamente el mismo, son emisores-receptores de radiofrecuencia con una potencia de salida en antena de más de 3 watt.

Estos radiotransmisores, como todos, a parte de transmitir en su banda asignada de UHF (entre 900 y 2100 MHz), tienden a emitir también señales de baja potencia en la banda de los sonidos armónicos que producen distorsiones en otros equipos electrónicos.

Por qué no puedes usar el teléfono en el avión

Los aparatos electrónicos a bordo del avión 1Cuando el teléfono móvil se mantiene encendido, aunque no se utilice, produce los mismos efectos de una llamada, pues normalmente cada cierto periodo de tiempo su circuito electrónico envía ráfagas de datos por la antena, bien para tratar de no perder la cobertura o bien para tratar de recuperarla cuando la ha perdido.

Lo normal es que en un avión en crucero no haya cobertura por la velocidad y distancia a tierra superior a 10 km, por eso el terminal estará continuamente emitiendo señales en busca de un repetidor accesible y además consumirá mucha más batería de lo normal.

La dependencia electrónica

Por otra parte, los modernos aviones de transporte son unas máquinas realmente complejas que, cada vez más, basan sus capacidades en sistemas electrónicos. Hemos de tener en cuenta que no solamente se utilizan para las comunicaciones y los sistemas
de navegación (ILS, VOR, ADF, RADAR, RA, GPS, etc.) mediante ondas radioeléctricas, sino que en la mayoría de aviones modernos el control de los mandos de vuelo se efectúa a través de varios ordenadores (sistema fly by wire).

Esto implica que el piloto ya no actúa directamente con sus controles sobre las superficies aerodinámicas a través de un sistema mecánico o hidráulico, sino que los controles dan la orden a un computador (o varios) y éste, una vez procesadas dichas señales y otros muchos parámetros como velocidad, altitud, configuración, etc., decide qué superficies mover y en qué medida para obtener los resultados requeridos por el piloto, enviando señales eléctricas al sistema hidráulico o eléctrico que mueve las superficies necesarias.

Hay que destacar también que la presentación de datos en cabina ha pasado en las últimas décadas de ser mayoritariamente analógica, menos susceptible a interferencias, a pantallas electrónicas multifuncionales, más eficaces pero más delicadas también, desde el punto de vista electromagnético.

Todos estos sistemas basados en ondas eléctricas o radioeléctricas (fly by wire, comunicaciones, navegación, radar, piloto automático, radio-altímetro, pantallas, etc.) están diseñados en origen y certificados tras cientos de horas de ensayo para no interferirse entre ellos, pero al introducir elementos electrónicos externos, no se puede predecir cómo van a interactuar, sobre todo, teniendo en cuenta lo extremadamente sensibles que son.

No sólo smartphones

No sólo los teléfonos móviles pueden producir interferencias en los sistemas e instrumentos del avión. Otros aparatos electrónicos de uso común, como los ordenadores portátiles, agendas electrónicas, reproductores DVD y MP3, etc., también incluyen circuitos osciladores que sin llegar a ser realmente transmisores de radio, sí emiten ondas de radiofrecuencia.

Hasta ahora el uso de los teléfonos móviles estaba prohibido durante todo el vuelo incluido el rodaje, y el del resto de aparatos electrónicos durante las fases de despegue y aproximación; también se prohibió su uso en hospitales dado que podían interferir con las máquinas de monitorización y diagnóstico.

No hay en los registros de los organismos encargados de la investigación, ningún accidente achacable a los aparatos electrónicos, pero sí multitud de incidentes, desde pérdidas momentáneas de control en algunos mandos (frenos), a falsas señales de alarma y desviaciones apreciables de algunos instrumentos.

Aviones protegidos de interferencias

La respuesta por parte de la industria aeronáutica a este problema ha sido fabricar sistemas más protegidos contra interferencias y por parte de los fabricantes de teléfonos y demás dispositivos dotar a éstos de un “modo avión” que asegura que no emiten ninguna señal electromagnética (ni UHF, ni WIFI, ni BLUETOOTH, etc.).

Los aparatos electrónicos a bordo del avión 2Asimismo tanto la FAA como la EASA, han anunciado que se permitirá en un futuro próximo el uso de todos estos dispositivos a bordo siempre que estén en “modo avión” aunque se habla de limitarlos al menos durante las fases más críticas del vuelo, como son las carreras de despegue y aterrizaje.

En un futuro próximo, dada la convergencia en el avance de las medidas tomadas por la industria de la aviación y la industria de la telefonía móvil, llegará un momento en el que sea posible el uso de todos los sistemas mencionados anteriormente a bordo de un avión, sin afectar a los sistemas electrónicos de éste; aunque no estoy seguro de que no afecte a la tranquilidad e intimidad de las personas el hecho de estar rodeados por multitud de conversaciones simultáneas al mismo tiempo.

Autor: Fco Javier Poveda Alarcón (Piloto comercial)

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…