Composición del avión comercial

Todo aspirante a tripulante de cabina de pasajeros debe conocer la composición del avión. Está formada por dos elementos principales, el cockpit (cabina de mando o de control) y la cabina de pasajeros. Esta última está formada por varias partes, como veremos a continuación.

Estructura básica de un avión comercial

Cockpit: cabina de mando o de control

El cockpit es la parte ocupada por los pilotos, desde la que realizan la navegación y controlan los sistemas. En el cockpit, delante de cada uno de los pilotos, están los instrumentos para la navegación, indicadores de rumbo, velocidad altura y posición.

En la parte central están los instrumentos de control de los motores. Entre ambos pilotos, en el pedestal central, están los controles de los motores y los de algunas superficies de control aerodinámico. Además, están las cajas de control de los sistemas de comunicaciones y navegación a través de los cuales se sintonizan las diferentes frecuencias para el vuelo.

En el interior del cockpit podemos encontrar los siguientes instrumentos básicos de navegación: brújula, altímetro, anemómetro, variometro, horizonte artificial y direccional, instrumentos del Vor, ADF e ILS.

Cabina de pasajeros

La cabina de pasajeros ocupa la mayor parte del fuselaje. En ella van situados los asientos para el pasaje y zonas de servicio. La cabina se puede dividir en secciones: bodegas, puertas, galleys y baños.

La bodega está en la parte inferior del fuselaje. Se emplea en gran parte para bodega de carga.  Generalmente todas las bodegas de carga van presurizadas y algunas climatizadas para poder transportar animales vivos. Las bodegas no tienen acceso desde la cabina pero pueden estar dotadas de equipo de detección y extinción de incendios controlado desde el cockpit.

Las puertas son el medio de acceso al avión, y también su medio de salida y evacuación. Cada avión dispone de una serie de puertas distribuidas a izquierda y derecha del fuselaje. Generalmente las puertas de la izquierda se utilizan para embarque y desembarque, igual que la posterior o ventral, cuándo esta exista, que lleva asociada una escalera. La parte exterior derecha del avión, igual que sus puertas, se utiliza para servicios.

Las puertas en los aviones comerciales, excepto determinados modelos, son de tipo tapón, lo que impide que puedan ser abiertas en vuelo con el avión presurizado. Además, disponen de un tobogán inflable que facilitan la salida del avión en una evacuación.

Los galleys son las zonas del avión destinadas al almacenamiento y preparación de los elementos de servicio a bordo. Según el tamaño del avión podrá haber más de uno. La configuración habital consiste en uno en la parte delantera y otro la posterior. En los aviones de fuselaje ancho puede haber también galleys intermedios.

La configuración y dotación de los galleys depende de cada operador. Pueden incluir elementos como hornos, cafeteras, refrigeradores, microondas, lavabo, etc. El almacenamiento suele realizarse en elementos transportables.

En cuanto a los baños, el número mínimo se establece en función de la capacidad de pasajeros y duración máxima de los vuelos. En caso de estar en operativos hay que informar a la cabina de mando para verificar se el vuelo es despachable o no. Los baños irán equipados de inodoro, lavabo con agua caliente, espejo, sistema de voltaje, pulsador de llamada a TCP, sistema de oxígeno fijo con dos mascarillas, cambiador de bebé (no obligatorio en todos), papelera con sistema independiente de extinción automática y detector de humo.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…