Condiciones para volar con bebés y menores no acompañados
Niño mirando por la ventanilla del avión
Foto: Steven Coffey en Unsplash

Condiciones para volar con bebés y menores no acompañados

Los viajes en avión con menores son algo más complicados para los padres, por la preparación que requieren y la cantidad de bultos. Además, también precisan un extra de paciencia. Las aerolíneas han adaptado sus servicios para intentar facilitar los viajes con menores, así que les brindan, en determinadas circunstancias, un trato especial.

Este trato especial incluye atención preferente y, sobre todo, seguridad añadida. Muchas aerolíneas cuentan con asientos de seguridad para niños de menores de dos años. Además, las compañías también tienen protocolos especiales cuando entre sus pasajeros se encuentran niños menores de edad que viajan solos (es decir, sin la compañía de un adulto).

Volar en avión con menores de 2 años

Aunque no es obligatorio -al menos de momento-, cada vez son más los organismos y autoridades los que están insistiendo en el uso obligatorio de asientos de seguridad para niños menores de dos años en vuelos. Las turbulencias y otros problemas de seguridad en los vuelos han llevado a numerosas asociaciones pediátricas a fomentar el uso de este tipo de asientos.

Actualmente, los padres pueden optar por llevar al bebé en brazos o en un asiento de seguridad o asiento con sistema de retención infantil.

El problema es que no todos los aviones disponen de estos sistemas y, en el caso de llevar uno propio, este tiene que pasar los reglamentos del país originario de la aerolínea y, aunque la mayoría de las compañías tienen normativas similares, es necesario asegurarse. Muchos de los sistemas de retención infantil que se utilizan en los vehículos son válidos para los aviones. Los pertenecientes al grupo 0 que se utilizan para bebés son muy prácticos y versátiles.

Consejos para usar un asiento de seguridad durante un vuelo

Para poder utilizar el asiento de seguridad en un avión es necesario buscar la etiqueta que indique que ese sistema de retención infantil está certificado para su uso en vehículos motorizados y aviones. Normalmente todos los sistemas de grupo 0 lo son, pero conviene cerciorarse.

Es importante comprobar que la anchura del asiento seguridad sea adecuado para la mayoría de asientos. En cualquier caso, ante de viajar en avión, conviene consultar con la aerolínea para saber si los asientos de sus aviones son suficientemente anchos. No suele haber problemas de este tipo con los sistemas del grupo 0, pero, una vez más, conviene tenerlo en cuenta.

Es importante avisar a la compañía que se va a viajar con un niño, especialmente si es menor de dos años y va a ocupar un asiento, para que lo tengan en cuenta a la hora de disponer los asientos para garantizar la seguridad y la comodidad del niño.

Igual que ocurre con los coches, los asientos de seguridad para los niños se pueden colocar en el sentido de la marcha o al contrario, en el caso de los niños de menos de 9 kilos.

Menores no acompañados en avión

En otras ocasiones, los menores deben viajar solos en el avión. Por lo general, las aerolíneas cuentan con un servicio de acompañamiento de menores para garantizar la seguridad y bienestar de los menores no acompañados. Este servicio comienzan desde la recogida en el aeropuerto de origen hasta el encuentro con el adulto responsable de recoger al menor en el destino. Durante el vuelo, estos menores están en todo momento atendidos.

Si se requiere utilizar este tipo de servicio, es importante consultar con la aerolínea su disponibilidad, así como la reserva anticipada de dicho servicio. Además, los menores no acompañados deben ser entregados junto con toda la documentación requerida por la aerolínea.

Por otra parte, los padres deben firmar un descargo de responsabilidad y las autorizaciones pertinentes.

Normalmente, se consideran menores no acompañados a los niños menores de 18 años. En cualquier caso, es recomendable ponerse en contacto con la aerolínea para saber si aceptan menores no acompañados y las edades que consideran dentro de esta categoría.

Se establecen dos categorías: una entre los 5 y los 11 años, y otra de 12 a 17 años. Estas edades pueden variar. Los niños menores de 5 años no suelen ser aceptados sin compañía de un adulto por considerarse demasiado pequeños.

Hay que tener en cuenta que cada compañía funciona de una manera, no solo en cuanto al tramo de edad en el que acepta menores no acompañados. También influyen otros conceptos, como el destino o la duración del viaje. Además, es necesario dar toda la información requerida sobre el menor para que la compañía determine si se hace cargo o no.

En algunos casos, las compañías aéreas aceptan menores no acompañados que tengan que hacer transbordos. Si fuera el caso, es necesario tener en cuenta que no todas las compañías tienen los mismos criterios y reglas respecto a los menores no acompañados y que hay que dejarlo todo bien resuelto antes de nada. En la mayoría de los casos, solo pueden hacer transbordo los menores acompañados a partir de cierta edad, normalmente 12 años, aunque en algunos casos se permite antes

Menores acompañados

Cuando viajan en avión, los menores tienen que estar correctamente identificados. Para vuelos nacionales, los menores acompañados que viajan con sus padres deben contar con su documentación correspondiente.

Los menores que tengan más de 14 años deben viajar con su DNI. No hay que olvidar que en España es obligatorio que todos los menores tengan DNI a partir de los 14 años. Los menores de 14 años, si no tienen DNI o pasaporte, deben llevar el libro de familia.

En el caso de vuelos internacionales, todos los menores deben tener su correspondiente DNI o pasaporte (aunque no sea obligatorio tenerlo) y, además, cumplir con los requisitos que haya en el país de destino.

En el caso de los menores que viajan con adultos que no sean sus padres la cuestión es diferente. En vuelos nacionales los mayores de 14 años deben tener su DNI. En el caso de los menores de 14 años sin DNI o pasaporte es necesario que se pueda acreditar que esos niños cuentan con el permiso de sus padres o tutores para viajar con las personas que le acompañan.

En estos casos es necesario aportar una acreditación notarial con los datos personales del menor junto a su fotografía y en la que se incluya la autorización del padre, madre o tutor para viajar, o bien una autorización o permiso de viaje formalizada en alguna Dependencia Policial, mediante comparecencia personal del padre, madre o tutor, a nombre de la persona a la que se encargue la custodia del menor durante el viaje, y que será cotejada en todo momento junto al DNI o Pasaporte de esta persona.

Para viajes internacionales, los menores que viajen con adultos que no sean sus padres o tutores, además de llevar DNI o pasaporte (tengan la edad que tengan) deben contar con un permiso de viaje de las características mencionadas anteriormente (desde el 1 de septiembre de 2019).

Ver todos los artículos de Aeronáutica

Deja un comentario