¿Qué hago cuando mi gata está en celo?

diciembre 04, 2013 − por CIM Formación − en Asistencia veterinaria, Educación y adiestramiento, Veterinaria − 2 Comentarios

Cuando decimos que una gata está en celo, nos referimos a que se encuentra en el período fértil. En ese momento la gata está más receptiva a aparearse con los machos, un instinto natural que tiene como objetivo concebir y reproducir su genética y especie.

Pasado el período fértil y el celo, la gata deja de estar interesada en aparearse. El cruce de los gatos también se llama monta.

¿Cómo saber si una gata está en celo?

Estos son los principales síntomas del celo en las gatas:

  • Una gata que está en celo se vuelve más emocional y necesitada de lo normal.
  • Tienden a frotarse con más frecuencia con objetos peludos u otros gatos.
  • La gata comienza a ronronear y maullar en voz muy alta para atraer a los gatos machos; el sonido generalmente es poco agradable para los propietarios.
  • La gata se lame la zona genital. Pero cuidado, esto también puede ser un signo de enfermedades urinarias, que pueden ser graves, así que estad atentos.
  • Aumenta el hábito de rascarse y orinar por todas partes para dejar su olor y atraer el agudo olfato del gato macho. Esto puede generar una gran cantidad de suciedad y de trabajo para los propietarios.
  • Las gatas que viven en pisos o que no tienen acceso al exterior de la casa, pueden querer escapar al exterior. Es común ver a las gatas en celo tratando de “atacar” las ventanas y las barreras que les impiden salir.
  • Una gata que está en celo está más necesitada y requiere de mucha atención por parte de sus propietarios.
¿Qué hago cuando mi gata está en celo?

Durante el celo, la gata intenta atraer a los machos. El sonido característico que la gata emite, el olor de la orina, las feromonas que emana y su distinto comportamiento son factores que llevan a los machos a ir detrás de las hembras.

A menos que quieras criar gatos, lo mejor que puedes hacer es evitar que la gata tenga contacto con machos. Esto es importante para ayudarla a prevenir el embarazo. Además, el embarazo no se recomienda en gatas jóvenes, que no tienen la madurez física y psicológica suficiente para tener cachorros.

Existe también la posibilidad de la castración, cuyas ventajas y desventajas explicaremos en algún futuro artículo.

¿Cuándo se produce el primer celo en las gatas?

El primer celo se produce generalmente entre los 4 y 12 meses de edad. La edad exacta depende de muchos factores, como la raza y la época del año en que nació la gata. El primer celo ocurre cuando la gata llega a la madurez sexual, es decir, a la pubertad.

¿Con qué frecuencia las gatas entran en celo?

El celo en las gatas puede durar sólo unos pocos días o, en algunos casos, puede persistir hasta durante 3 semanas. Varios factores influyen en la frecuencia y duración del celo felino. Un factor clave es la variación de la luminosidad ambiental, siendo necesarias como mínimo 12 horas de luz para que aparezca el celo. La mayoría de gatas entran en celo de forma natural cuando los días se hacen más largos (desde finales de invierno hasta principios de verano).

La gata es una hembra poliéstrica estacional, es decir, que presenta varios celos en su estación reproductiva. Existe una diferencia fisiológica esencial con la especie canina, pues la perra presenta un celo separado del siguiente por un descanso sexual total de seis meses, aproximadamente. La gata, sin embargo, mientras dura la estación de actividad sexual (unos 6-7 meses en España) tiene una sucesión ininterrumpida de celos. Cada uno viene a durar unos 7 días, y pueden repetirse cada 10 ó 15 días.

Otros factores que pueden influir en la duración y la frecuencia del celo son: la genética, la raza, el ambiente, la presencia de otros gatos machos y hembras en las proximidades de la gata…

Principales etapas del ciclo del celo felino

El ciclo reproductivo de los gatos se conoce como ciclo estral y tiene varias fases: Proestro, Estro, Diestro, Interestro y Anestro.

  • Proestro y estro: durante esta fase casi no existen manifestaciones externas, por lo tanto su reconocimiento se identifica por el cambio en la conducta. El proestro se caracteriza por una conducta afectuosa cada vez más intensa, fricciones, pisoteos con los miembros posteriores, vocalización y disminución de la hostilidad hacia los machos. Suele durar 1 o 2 días.
  • El estro se caracteriza por aumento de la vocalización, lordosis, mantenimiento de la cola hacia lateral y aceptación de la monta. La duración es bastante variable entre gatas, pero en promedio dura unos 6 días.
  • Diestro: para que este se presente, la gata debe ser servida. La duración es de 30 a 50 días.
  • Interestro o Período entre estros: La gata es poliéstrica estacional, es decir presenta varios celos en determinada estación del año. A su vez es de ovulación inducida por la cópula. Entonces en la estación reproductiva, la gata que no recibe servicio, presentará celos sucesivos en promedio cada 8 días , con un rango de entre 3 a 15 días. Si recibe servicio ovula y desarrolla el diestro o gestación y luego cuando estos finalizan vuelve a presentar celo.
Email This Post

2 Comments

  1. La solución fácil es cortar con el aparato reproductor del animal y acabar con parte de su ciclo natural de vida?Pésimo consejo.Lo que deberían aconsejar es como comprender a nuestro compañero de familia,su lenguaje,sus gestos (más info) y COMO APOYARLE en momentos de su vida como este.

    Atentamente,Lonely.

    • CIM Formación
      28 octubre, 2014 17:46

      Hola Lonely,
      Tienes razón en lo que comentas, porque es un tema complicado. La esterilización de perras y gatas no es la solución más fácil, sino que es la más responsable como propietarios. Además se previenen enfermedades, algunas de ellas muy graves. Puedes leer algo en el siguiente artículo: http://www.cimformacion.com/blog/veterinaria/la-esterilizacion-alarga-la-esperanza-de-vida/
      El momento de apareamiento de la gata, el celo, es tan instintivo que es difícil poder entenderlo con la perspectiva humana. Maúllan sin cesar para atraer a los machos, lo que puede molestar a propietarios y vecinos. Esta etapa se puede alargar varios meses. Además realizan la croqueta continuamente, se frotan con los propietarios y otras mascotas si las hubiera, se lamen los genitales con frecuencia… La naturaleza ha previsto la reproducción; la no-reproducción no está prevista entre los seres vivos, de ahí que el consejo sea la esterilización, o bien resignarse a vivir con una gata que no podrá llevar a término lo que la naturaleza ha previsto para ella.
      Gracias y saludos.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*